Gobierno propone regular uso de armas químicas y biológicas

Autor: Javiera Matus

El ministro de Defensa, Alberto Espina.

El Ejecutivo ingresó un proyecto de ley a la Cámara de Diputados el 13 de julio. Se establecen penas que llegan al presidio perpetuo.


Un presunto ataque químico con dicloro y gas sarín en Duma, Siria, el 7 de abril dejó a 50 muertos y 500 heridos. También, semanas después del atentado terrorista a Estados Unidos en 2001, hubo un ataque biológico con esporas de ántrax que fueron enviadas por medio de cartas de correo a medios de comunicación de ese país. Pese a que en Chile en los últimos años no han ocurrido situaciones de esta magnitud, con el objetivo de anteponerse a estos hechos, el gobierno presentó un proyecto de ley que crea nuevos delitos para penar el uso de armas químicas y biológicas.

La iniciativa fue ingresada el 13 de julio por el Ministerio de Defensa a la Cámara e implementa la convención sobre la prohibición de desarrollo, la producción, el almacenamiento y el empleo de armas químicas y biológicas.

Actualmente, la Ley de Control de Armas, que data de 1978, sanciona de forma genérica estos hechos, dejando fuera el empleo y la tenencia de fábricas o instalaciones de armas químicas y biológicas.

“Debemos avanzar (…) con la finalidad de dotar de mayor eficacia a los controles existentes, que permitan (…) impedir el desvío, transferencia y la adquisición de insumos por grupos terroristas u anarquistas que se contraponen a la paz y seguridad intencional”, dice el proyecto.

Las armas químicas pueden ser agentes nerviosos, como el sarín y el tabún, que causan dificultad para respirar, convulsiones y muerte; agentes sanguíneos, como el cianuro de hidrógeno, que causa convulsiones, el coma y la muerte; causantes de ampollas, como el gas mostaza, que produce quemazón en los ojos y la piel, y agentes pulmonares, como el cloro, que causa asfixia y muerte.

Y un arma biológica es cualquier virus o bacteria que produzca enfermedades.

Nuevos delitos

Según el texto, “la producción, transporte, tenencia o transferencia de armas químicas o biológicas será sancionado con la pena de cinco años y un día a 20 años”. Asimismo, el empleo de estas armas será penado con 15 años y un día a presidio perpetuo, y la proposición para cometer el delito, con la pena de 61 días a cinco años.

También, el proyecto categoriza a las sustancias químicas tóxicas en tres listas (ver tabla), y se establece que el uso de estos productos será destinado exclusivamente para fines de investigación, médicos, farmacéuticos o de protección en cantidades que puedan ser justificadas. Además, los operadores autorizados para trabajar con estas sustancias deberán sujetarse a obligaciones y prohibiciones dependiendo de la lista en que se encuentre la sustancia que están usando. La autoridad nacional que regulará todo esto, dice el proyecto, será la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN).

El ministro de Defensa, Alberto Espina, señaló a La Tercera que “después de 20 años de haber suscrito el tratado que prohíbe las armas químicas y de 40 en el caso de las armas biológicas, por fin se implementa en Chile una normativa que sanciona penalmente a quienes elaboren o utilicen armas químicas y biológicas, hasta con penas de presidio perpetuo”.

En tanto, el director de la DGMN, Jorge Morales, afirmó que “este es un hecho que responde a una necesidad como Estado de dar cumplimiento al compromiso adquirido al momento de ratificar la Convención de Armas Químicas (CAQ) y la Convención de Armas Biológicas (CABT), por cuanto en sus propios articulados se determina que para cumplir con sus disposiciones, los Estados partes deben contar con una normativa específica”.

Para el presidente de la Sociedad Chilena de Química, Eduardo Pereira, Chile está atrasado en esta materia. “A nosotros como país nos puede parecer lejano esto, porque no tenemos, afortunadamente, un historial de uso de armas químicas, como sí lo vemos todavía con rebrotes en otros países. Pero aunque nos parezca lejano, sí puede ocurrir, porque producir un arma química es relativamente sencillo y barato, no se requiere ni mucho dinero ni mucha instalación y ni mucha base técnica”, dijo.

En ese sentido, señaló que “algo tan sencillo y alcanzable como cianuro se puede fácilmente transformar en un arma química, entonces es una muy buena noticia que se vaya a legislar, porque, además, han surgido pequeños grupos terroristas o anarquistas que podrían tener acceso por la facilidad a este tipo de compuestos”.
Indicó que “hoy se ponen a disposición de todo el mundo a través de internet, hay fórmulas que cualquier persona puede bajar e intentar reproducir para generar un arma química”.

Congreso

El miércoles pasado, el gobierno le puso urgencia simple al proyecto que ingresó a la Comisión de Defensa de la Cámara el 13 de julio. Para el diputado DC Manuel Matta, presidente de esta instancia, “los horrores de las armas químicas y biológicas están ya probados en la sociedad con sus nefastos resultados, de manera tal que es un proyecto que bienvenido sea y que lo vamos a tratar con la mayor atención posible”.

En tanto, la diputada del PPD Loreto Carvajal, quien también integra la Comisión de Defensa, dijo que “en el contexto que hemos vivido, recordemos lo que pasó en dictadura con Eugenio Berríos, que generó armas biológicas que son materia de investigación respecto del posible asesinato de Frei; aquí hay una conducta de la que Chile no está preparado y me parece bien que se regule”.

Seguir leyendo