PDI reporta más de 3 mil denuncias por uso fraudulento de tarjetas el 2021: revisa sus recomendaciones para evitar ser víctima de este delito

Organizaciones de carácter internacional están detrás de estos ilícitos. “Se caracterizan por los roles de sus integrantes, por ejemplo se encuentran las personas encargadas de instalar los dispositivos que clonan las tarjetas, también están aquellos que decodifican los datos extraídos y los traspasan a otros plásticos y con menos preparación técnica, pero con un mayor riesgo de ser identificados y/o detenidos se encuentran los que realizan las compras o giros de dinero con la tarjeta clonada”, explicó el subprefecto Marcelo Romero, jefe de la Bridec Metropolitana.




Un total de 3.354 denuncias por el delito de uso fraudulento de tarjetas de débito y crédito a nivel nacional fueron recibidas el 2021 por la Policía de Investigaciones.

Se trata de un delito que ha ido en aumento exponencial en los últimos años. considerando que el 2010 se contabilizaron 610 denuncias.

Frente a ello, la Brigada Investigadora de Delitos Económicos (Bridec) de la PDI alertó a la ciudadanía y entregó recomendaciones generales sobre el modus operandi de este delito para evitarlo.

El subprefecto Marcelo Romero, jefe de la Bridec Metropolitana, detalló que existen dos formas de clonar las tarjetas, una a través del cajero automático “en cuyo caso se instala un dispositivo denominado skimmer que tiene por función copiar la información de la banda magnética de la tarjeta, superponiéndolo en la ranura donde ésta debe ser introducida, a lo que se suma la instalación de una micro cámara a través de la cual se registra el ingreso de la clave”.

La otra modalidad de clonación se logra mediante el uso de un falso lector de tarjeta (POS) o uno verdadero intervenido que copia la información de la banda magnética y la clave secreta, pero “para ello es necesario que el operador del establecimiento de comercio asociado a este sistema de pago esté coludido con la organización delictual”, precisó el subprefecto Romero.

Según lo investigado por la Brigada Investigadora de Delitos Económicos Metropolitana, el delito es cometido principalmente por organizaciones de carácter internacional, cuyos integrantes, en su mayoría y quienes la lideran, son extranjeros. “Estas organizaciones se caracterizan por los roles de sus integrantes, por ejemplo se encuentran las personas encargadas de instalar los dispositivos que clonan las tarjetas, también están aquellos que decodifican los datos extraídos y los traspasan a otros plásticos y con menos preparación técnica, pero con un mayor riesgo de ser identificados y/o detenidos se encuentran los que realizan las compras o giros de dinero con la tarjeta clonada”.

Recomendaciones

Desde la Bridec recomiendan estar atentos a movimientos de dinero por montos no habituales o transacciones en lugares o establecimientos no conocidos. Para ello es esencial que el titular de la tarjeta revise periódicamente su estado de cuenta.

Además se sugiere cambiar la tecnología de la tarjeta de banda magnética a chip, ya que en teoría el chip no podría ser clonado en atención a que posee una doble medida de seguridad que corresponde a la encriptación de la información y a que la validación de la misma se realiza mediante códigos dinámicos.

Igualmente, se invita a tener especial cuidado al momento de ocupar la tarjeta, ya sea en cajero automático o en máquinas de pago. No hay que compartir la clave secreta y se debe ocultar con la mano u otro elemento al momento de digitarla. No se debe aceptar ayuda de terceros mientras realiza el pago, no hay que perder de vista la tarjeta al momento de pagar y se debe cambiar periódicamente la clave secreta.

Por último, en caso de detectar o tomar conocimiento que ha sido víctima del uso indebido de su tarjeta de crédito o débito, el llamado de la Policía de Investigaciones es a efectuar la denuncia respectiva en el cuartel más cercano.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.