A 5 años de la brutal agresión: cómo inspira la figura de Daniel Zamudio la lucha de los activistas LGBT

En conversación con La Tercera, Luis Larraín, fundador de Iguales; Erika Montecinos, coordinadora de Rompiendo el Silencio; y Rolando Jimenez, vocero del Movilh son enfáticos en recordar que siguen habiendo víctimas de crímenes de odio y aún no se alcanza la igualdad de derechos ante la ley

¿Cómo cambió Chile después de la Muerte de Daniel Zamudio? Esa es la pregunta que La Tercera realizó a voceros de movimientos que representan a la comunidad LGTB.

A cinco años de la brutal agresión que sufrió el joven de 24 años en el Parque San Borja, que 24 días después le provocó la muerte y que motivó, posteriormente, a la creación de la Ley Antidiscrimación, Luis Larraín, fundador de Iguales; Erika Montecinos, coordinadora de Romiendo el Silencio; y Rolando Jimenez, vocero del Movilh, recuerdan qué sintieron ese 2 de marzo de 2012 y reflexionan si es que la sociedad chilena aún está presente la homofobia y discriminación.

Estas son sus reflexiones sobre cómo la figura de Zamudio ha motivado la lucha LGBT:

Luis Larraín, fundador de Iguales : activismo hasta que se logre la igualdad ante la ley

larrain

“El día de la agresión de Daniel lo sentí distinto a cómo lo vivió el resto, porque yo estaba estudiando fuera de Chile. Sentí vergüenza y desconcierto, porque cuando fundamos Iguales, sentíamos que Chile estaba avanzando y que realmente estábamos generando que una real importancia del tema respecto a políticas públicas, entre otras cosas. Sentí vergüenza porque me estaba creyendo un cuento que no era. Lo de Daniel fue un golpe a la realidad. Respecto a si Chile ha cambiado después de este episodio, creo que sí y que no. Creo que sí porque, por una parte, la forma de conocer lo que piensa la opinión pública es a través de las encuestas, y según Cadem, un 64% de la población aprueba el matrimonio igualitario, en comparación al 30% que lo aceptaba el 2011. Pero mientras haya un 1% de la población que no respete la igualdad, vamos a seguir con el activismo”

Erika Montecinos, coordinadora y vocera de Rompiendo el Silencio: por una ley que condene los crímenes de odio

erika

“En lo personal recuerdo este día con mucha tristeza. Fui a verlo al hospital cuando estaba agonizando, estuve ahí y había un ambiente de total recogimiento, me sentí muy afectada, lloré. Daniel fue una inspiración. En ese entonces no existía la agrupación, pero fue una inspiración para seguir luchando. No sé si Chile cambió después de esto en cuanto a niveles de homofobia y transfobia, pero si cambió en cuanto a que estos casos hoy no pasan inadvertidos. Son sumamente condenados por la sociedad. Ya no se toleran demasiado ciertas agresiones, pero creo que también cae un poco en lo políticamente correcto porque tenemos sectores conservadores de derecha e izquierda, y de todos lados, que siguen pensando lo mismo pero no lo dicen por medio a represalias. Su agresión y muerte dieron paso a la Ley Antidiscrimación, una ley muy débil, que luego fue criticada por las mismas organizaciones que la negociaron. Quiero agregar que lo que falta en el país es una ley de crímenes de odio no sólo con resultado de muerte, sino que también sanciones las expresiones de odio tal como pasa en España”.

Rolando Jimenez, vocero del MOVILH: los esfuerzos para que no hayan más muertes

22 de Julio de 2011 En el Palacio de la Moneda personeros del MOVILH asisten a una reunión para tratar el tema de la Lay de Unión civil entre personas del mismo sexo. En la imagen Rolando Jimenez. Foto: FELIPE FREDES F/AGENCIAUNO

“Para nosotros Daniel está presente todo el tiempo. Uno podría haber pensado que después de su asesinato habría un cambio cualitativo sobre cómo la sociedad chilena trata y ve a los homosexuales. Si bien ha habido un cambio cultural grande desde que a Daniel lo agredieron y falleció, hemos tenido que lamentar 18 asesinatos más. Su recuerdo estará para siempre, pero también la necesidad de seguir trabajando para que no hayan otros Daniel Zamudio nunca más. Lamentablemente, cuando se cumpla el aniversario de su muerte, vamos a tener que ir a colocar cuatro placas más en su memoria, con el nombre de las víctimas del año pasado. La brutalidad del ataque y la alevosía permitió visibilizar de la manera más cruel el cómo la discriminación termina con la vida de una persona y eso permitió un salto en la conciencia de los ciudadanos, pero todavía tenemos incitación al odio, y casos en que se consideran sub humanos a los homosexuales. Todavía hay personas que desde la religión y la política insisten en que no tenemos los mismos derechos ni la igualdad ante la ley. Daniel se ha transformado en un ícono de esta memoria y de esta voluntad desde el mundo de la diversidad sexual de llegar a la igualdad plena de derechos”.

Seguir leyendo