Chevrolet muestra el Tracker totalmente renovado que llega este año al país

El SUV pequeño fabricado en Brasil destaca por un alto equipamiento de serie en seguridad y por pasarse a la tendencia de los motores turboalimentados.




En medio de la preocupación local, regional y mundial por el coronavirus, Chevrolet de Brasil se atrevió a develar y poner a la venta el nuevo familiar Tracker. El conocido SUV, comercializado en otras regiones como Buick Encore, llega esta vez en su segunda generación y caracterizado por un alto estándar en seguridad desde su versión de base. Asimismo, esta evolución del modelo presentado en 2013 deja en el pasado las motorizaciones aspiradas para ofrecerse únicamente con alternativas turboalimentadas más potentes y eficientes.

El Tracker 2020 se monta sobre la nueva plataforma GEM de General Motors, arquitectura que comparte con el nuevo Ónix que igualmente estará en Chile a mediados de año. Como el hatchback, el Tracker de acceso estará impulsado por el motor turbo de 1.0 litros, un bloque tricilíndrico que rinde 116 caballos y entrega una fuerza de 160 Nm. La versión más equipada, en tanto, equipará el motor 1.2T (también de tres cilindros) que extiende el poder hasta los 132 Hp y los 190 Nm. Mientras el motor 1.0T se liga a una caja manual de seis cambios o a una AT también de seis, el Tracker 1.2T solo está disponible con esta última transmisión.

Un 7 en seguridad

Al menos para el mercado brasileño, y siguiendo la línea del Volkswagen T-Cross, el Tracker equipará de serie control de estabilidad, de tracción y seis airbags. Asimismo también se cuentan luces LED y neblineros, llantas de 16″, volante con regulación de altura y profundidad, cluster de 2,3″, cinturones delanteros con pretensores, pantalla MyLink de 8″ compatible con Android Auto y Apple CarPlay, y con Bluetooth para hasta dos teléfonos en simultáneo. El WiFi también es de base y permite la conexión al mismo tiempo de hasta seis dispositivos.

Las variantes 1.2T suman según versión ruedas de 17″, sensores de luz y de agua para activación automática de luces y limpiaparabrisas, frenado de emergencia autónomo, encendido automático de luces de emergencia ante frenada bruscas, indicador de distancia con el vehículo que antecede, monitoreo de presión de inflado, cargador inalámbrico de celulares, asistente de estacionamiento y techo solar panorámico.

En Brasil, donde es producido (planta de GM en Sao Caetano do Sul), el Chevrolet Tracker arranca precios en 82 mil reales, vale decir, $ 13,9 millones. Ahora solo queda esperar para saber si el buen equipamiento de serie en seguridad se mantendrá para la versión de acceso que se comercialice en el país.

Comenta