Columna de Pía Mundaca: Tiempos inciertos



En las cinco mediciones realizadas por Espacio Público e Ipsos, la esperanza había sido el sentimiento que más representaba lo que las personas sentían respecto al proceso constituyente. En la sexta y última medición, realizada entre el 12 y el 25 de julio, la esperanza fue superada en promedio por la incertidumbre y alcanzada por la desconfianza. Pareciera ser que el momento nacional reúne un poco de todo: esperanza, desconfianza y falta de certezas, y cuesta separar cuánto de esto es resultado del proceso constituyente y cuánto responde al resto de los desafíos que acontecen y tensionan la cotidianeidad de las personas que habitan nuestro país. Lo que sí queda claro es que estamos remecidos.

Si analizamos la incertidumbre en mayor profundidad y en su relación con el proceso constituyente, hay dos preguntas de esta misma entrega que resultan particularmente interesantes. Cuando les preguntamos a las personas qué creen que pasará en los próximos diez años si es que se aprueba la propuesta constitucional, un 43% cree que ocurrirán cambios positivos y un 50% cambios negativos (12% señala que algunos cambios negativos y un 38% muchos cambios negativos), y solo un 5% cree que el país va a seguir igual después de la nueva Constitución. En un escenario de cambios es comprensible que la incertidumbre se acreciente. En caso contrario, si es que gana el Rechazo, un 34% cree que habrá cambios positivos para el país, y un 37% que habrá negativos. A diferencia del escenario del triunfo del Apruebo, en este caso un 26% estima que el país va a seguir igual si se rechaza la nueva Constitución.

Una segunda dimensión de análisis asociada a la incertidumbre es la preferencia por las reformas. Si se aprueba la propuesta de nueva Constitución, un 84% de las personas encuestadas señala que la Constitución debiera tener modificaciones en el corto plazo. Si la propuesta se rechaza, un 86% afirma que la actual Constitución debiese tener modificaciones a la brevedad. En resumen, los grupos absolutamente convencidos -tanto de aprobar la propuesta tal como está o de rechazar y mantener la actual Constitución- son minoritarios, y lo anterior refuerza un escenario incierto y sensible a la confianza de realizar los cambios comprometidos. Es en esa disyuntiva donde pareciera jugarse la necesaria mayoría para ganar el 4 de septiembre. Además, pareciera ser que la repetida frase que refuerza que la discusión constitucional no terminará el día del plebiscito ya no es propia de cierta elite intelectual o política, sino que también la constatación de las preferencias ciudadanas.

Que haya incertidumbre hoy no es necesariamente un problema, en la medida que haya conducción y señales políticas que permitan constatar que este sentimiento es propio de un momento con fecha de expiración. Y por lo mismo, el itinerario que enfrente nuestro país, reconociendo el escenario de cambios, tendrá un cerco definido y acordado. Ahí sí que tenemos tarea.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.