Democracia popular en todo el proceso: concepto y práctica de China

AP



Niu Qingbao es embajador de la República Popular China en Chile.

Desde mi llegada a Chile he visto con frecuencia los reportajes y debates sobre el sistema político de China en los medios de comunicación, y me he dado cuenta que mucha gente aún no conoce la situación real del desarrollo de la democracia en China. La verdad es que, en los últimos años, China ha profundizado en la comprensión de las leyes del desarrollo político democrático, formulando el importante concepto de “democracia popular en todo el proceso” y se ha llevado a cabo la práctica en profundidad, cuyos logros y experiencias desde el XVIII Congreso del Partido Comunista de China (PCCh) los resumió la recién concluida VI sesión plenaria del XIX Comité Central del PCCh.

La democracia, un valor compartido de la humanidad, es un principio clave sostenido inquebrantablemente por el PCCh y por el pueblo chino. El PCCh, con su aspiración original y misión fundacional como buscar la felicidad del pueblo chino, se adhiere al enfoque centrado en el pueblo e implementa la condición del pueblo como dueño del país en cada aspecto y eslabón de la construcción institucional y la práctica democrática, alcanzando la democracia popular en todo el procesos. El pueblo no solo tiene el derecho de sufragio, sino también el derecho de participar ampliamente en la gobernanza del país a partir de la ley, y los órganos a través de los cuales el pueblo ejerce el poder del Estado son la Asamblea Popular Nacional (APN) y las asambleas populares de los diversos niveles territoriales, y además China cuenta con un sistema único de consulta política. Todas las decisiones importantes y cuestiones relacionadas con los intereses inmediatos del pueblo se someten a consultas amplias y exhaustivas, y sobre la base del consenso, se formulan las políticas y medidas que reflejan la voluntad del pueblo y responden a sus intereses. Como la mayoría de las discrepancias y demandas ya están resultas o admitidas durante el proceso de consulta, las políticas introducidas suelen aplicarse sin problemas.

La democracia de todo el proceso concede suma importancia tanto a los procedimientos como a las prácticas. Muchos académicos y empresarios chilenos están interesados en estudiar el XIV Plan Quinquenal 2021-2025 por su importancia para el desarrollo económico y social de China y por las oportunidades que ofrece a otros países, incluyendo Chile, y el proceso de formulación de este plan es una vívida manifestación de la democracia popular en todo el proceso. Antes de la presentación del plan, el Presidente Xi Jinping organizó siete seminarios especiales para escuchar las opiniones y sugerencias de todas las partes, y las autoridades competentes se llevaron a cabo extensas solicitudes de comentarios y sugerencias de toda la sociedad y recibieron 1,018 millones de comentarios, sobre la base de los cuales, recogieron más de 1.000 sugerencias que están reflejadas en el borrador, y después de experimentar 55 modificaciones de los diputados de la APN y de los miembros de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, el borrador fue aprobado en la cuarta sesión de la XIII APN. En la solicitud de opiniones para este plan, la amplitud, la novedosa forma y la alta participación no tienen precedentes, constituyendo una práctica vívida de la democracia popular en todo el proceso.

La democracia se utiliza para resolver los problemas que el pueblo necesita resolver. Hace 6 años, la Comisión de Asuntos Legislativos del Comité Permanente de la APN creó un punto de contacto legislativo de base en el subdistrito Hongqiao de Shanghai para preguntarle al público su opinión sobre los proyectos de ley, y ha recogido 1001 sugerencias, entre las cuales, 72 han sido admitidas en las leyes nacionales. Recientemente, en el subdistrito Hongqiao han creado una “base primaria de práctica para la democracia popular en todo el proceso”, con el fin de fortalecer mecanismos para escuchar la voz y las opiniones de la ciudadanía de a pie y promover su participación en el proceso legislativo, y lo cual ha recibido la visita de más de 40 embajadores acreditados en China, incluyendo el embajador chileno Luis Schmidt.

Hay muchas formas de lograr la democracia, y es antidemocrático en sí mismo utilizar un solo criterio para medir los ricos y variados sistemas políticos del mundo. Si un país es democrático o no, debe ser juzgado por el pueblo de este país y la clave consiste en si el pueblo es realmente el dueño del país. Según encuestas realizadas por las instituciones como la Universidad de Harvard y el Centro de Investigación Pew, el reconocimiento del pueblo chino al PCCh y su satisfacción con el gobierno se han mantenido superiores al 90% durante largo periodo de tiempo, siendo los más altos del mundo en 10 años consecutivos. Estoy convencido de que la democracia popular en todo el proceso no solo marcará el rumbo para garantizar el derecho del pueblo chino a ser el dueño del país y mejorar las políticas de gobernanza en la nueva era, sino que también aportará la sabiduría y experiencia china para promover el desarrollo de la democracia en el mundo y salvaguardar el espíritu democrático y los valores comunes de la humanidad.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.