Ácidos en la piel

Ácidos-en-la-piel-ID

Gracias a su gran poder exfoliante, los ácidos de uso tópico ayudan a activar la renovación celular de la epidermis, rejuveneciéndola, mejorando su tono, textura y luminosidad. Hoy, con una cosmética cada vez más democratizada y al alcance de todos, repasamos los más utilizados, sus beneficios y recomendaciones.




Piel renovada

Los ácidos que se usan en cosmética son moléculas con pH bajo que se aplican en forma tópica para activar la renovación celular de la piel. "La mayoría provoca una exfoliación controlada, a través de una quemadura química de las capas superficiales de la epidermis como el ácido glicólico o el ácido retinoico; otros pueden tener un efecto hidratante como el ácido hialurónico, o pueden actuar en algunos procesos enzimáticos, como el ácido tranexámico, que ayuda en la pigmentación de la piel", explica el doctor Andrés Figueroa, dermatólogo de Clínica Universidad de los Andes.

¿Cómo actúan?

Los ácidos actúan a nivel epidérmico y, tal como explica la dermatóloga Javiera Guarda (@drajavieraguarda), dependiendo del tipo de ácido que se utilice, el porcentaje o concentración de este y el pH de la piel del paciente será el grado de profundidad (superficial, medio o profundo). "El peeling superficial actúa sobre la capa córnea, y puede ser utilizado en todo tipo de piel. Se usa para eliminar arrugas poco profundas, líneas de expresión y para reducir lesiones de acné. El peeling medio actúa a nivel de la epidermis y dermis superficial. Se recomienda principalmente para eliminar arrugas (sobre todo de expresión), manchas producidas por el sol y marcas del acné. El peeling profundo actúa a nivel de la epidermis y dermis superficial y media. Se emplea para tratar todo tipo de arrugas, manchas de la edad, cicatrices y lentigo solar", explica.

Recomendaciones

  • Aunque hoy existen muchos productos cosméticos de uso domiciliario que incluyen ácidos, todos los especialistas coinciden en que lo mejor es consultar primero con un dermatólogo o cosmetólogo.
  • Al ser exfoliantes, no se recomiendan para pieles irritadas o zonas muy sensibles como párpados o labios, y siempre deben ir aparejados de un filtro solar, dice el doctor Andrés Figueroa.
  • Con respecto al uso de peelings domiciliarios, la dermatóloga Javiera Guarda recomienda comenzar con concentraciones bajas y según cómo reaccione la piel se puede ir aumentando su concentración y/o frecuencia.
  • La especialista también explica que el uso de ácidos debe realizarse idealmente durante la noche. "Es recomendable combinarlo con una crema regeneradora de día y siempre utilizar protección solar", dice.

Glosario

Gracias a su gran poder exfoliante, los ácidos de uso tópico ayudan a activar la renovación celular de la epidermis, rejuveneciéndola, mejorando su tono, textura y luminosidad. Hoy, con una cosmética cada vez más democratizada y al alcance de todos, repasamos los más utilizados, sus beneficios y recomendaciones. Mandélico Se trata de un alfahidroxiácido, un ácido derivado de las almendras capaz de producir una exfoliación de la piel, mejorando la renovación celular y la producción de colágeno. Además tiene propiedades antimicrobianas. Es utilizado en fotoenvejecimiento y en discromías (manchas) como el melasma. Azelaico Es un ácido derivado del trigo y la cebada. Por sus propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas se utiliza para tratar la rosácea y el acné. También es útil como despigmentante en algunos casos. Tricloroacético Es un ácido fuerte, por lo mismo debe ser manejado por especialistas. Su efecto es más profundo dependiendo de la concentración y el tiempo de acción, pudiendo presentar quemaduras si es mal utilizado. Se emplea en peelings químicos principalmente para tratar fotoenvejecimiento y manchas. Glicólico Es un derivado de la caña de azúcar. Sus moléculas son pequeñas y eso les permite penetrar más profundamente. Es ideal para tratar el acné, disminuir arrugas y manchas, y para aportar luminosidad y firmeza. Salicílico Derivado de la corteza del sauce. Se utiliza para limpiar los poros eliminando residuos y sebo. Se recomienda para pieles con acné. También tiene acción antiinflamatoria, antiséptica y antibacteriana. Láctico Derivado de la leche, es similar al glicólico. Sus moléculas son más grandes, lo cual permite una acción potente a nivel superficial. Ayuda a suavizar contornos y a reducir el daño producido por la luz solar. También mejora la textura y el tono de la piel, y el aspecto en general.

Comenta