Alergias estacionales: Cómo tratarlas y no confundirlas con coronavirus




Aunque muchas personas esperan la llegada de la primavera porque trae de vuelta el calor y empezamos a usar ropa más desabrigada, hay un grupo de personas que teme a la primavera por un motivo muy específico: las alergias.

Entre un 20% y un 30% de los chilenos sufre alergias respiratorias como rinitis, rinoconjuntivitis alérgica o asma, lo que aumenta en este época debido a la polinización de los árboles, pastos y malezas. Pero desgraciadamente no se trata de un problema que dure los tres meses primaverales, sino que se mantiene por más tiempo. Además, en el contexto actual no sería raro que algunas personas pudiesen confundir sus síntomas con los del Covid-19.

“La primavera, desde un punto de vista alérgico, dura desde agosto hasta marzo, pues entre esos meses se van polinizando árboles como el plátano oriental, así como el pasto y las malezas”, dice la inmunóloga de Clínica Alemana, Lorena Jiusan. Y agrega: “Las personas alérgicas se enfrentan principalmente a alergias respiratorias que son la rinoconjuntivitis alérgica y el asma bronquial. También, con menor frecuencia, hay alérgicos con síntomas cutáneos en situaciones puntuales, como cuando se acuestan en el pasto, pero esto es más secundario”.

Los síntomas

La rinoconjuntivitis alérgica se manifiesta a nivel nazal por picazón de la nariz, mucosidad nasal transparente y estornudos frecuentes, así como picazón a nivel de garganta, oídos, picazón y enrojecimiento en los ojos”, dice la especialista. “A nivel de pecho, los pacientes con asma bronquial manifiestan dificultad para respirar, sienten la necesidad de suspirar con frecuencia para meter el aire, tienen dolor de pecho y una tos persistente que dificulta conciliar el sueño y que los despierta por la mañana”.

Estos síntomas hacen que sea fácil diferenciar una alergia estacional de una infección por coronavirus, que genera muy pocos síntomas por vía aérea alta. “No suele generar picazón ni tiende a generar mucha mucosidad, menos transparente y tampoco congestión nasal”, dice Jiusan.

En cambio, lo que sí debiera preocupar es sentir los siguientes síntomas: “Fiebre, malestar general, dolores musculares y presencia de síntomas respiratorios bajos como tos seca que, si bien se podría confundir con asma bronquial, se tiene que tratar dentro de un contexto y tomando en cuenta los otros síntomas acompañantes”.

De todas maneras, ante la duda, lo mejor es buscar orientación médica.

¿Se puede prevenir una alergia?

Hay personas que son alérgicas de toda la vida y que sienten que están mejor preparados para la primavera si toman medicación durante todo el año. Jiusan descarta esta alternativa y recomienda en cambio una prueba cutánea.

En conjunto con el historial clínico del paciente, se puede decidir el período adecuado para que trate sus síntomas”, dice y ejemplifica: “si entre mediados de agosto hasta principios de octubre hay síntomas alérgicos, podemos intuir que se debe al plátano oriental, por lo que no tiene sentido que haga un tratamiento todo el año. Lo que se puede hacer es adelantarse al periodo en que el paciente va a gatillar los síntomas y empezar el tratamiento la segunda semana de agosto para preparar las vías aéreas”.

Ahora bien, si alguien quiere llevar un tratamiento prolongado, existe una alternativa: “La inmunoterapia consiste en enfrentar al organismo a través de una vacuna mensual, a las proteínas del alérgeno que es relevante para el paciente y así inducir una respuesta de tolerancia. Eso va a significar una reducción progresiva de síntomas”.

Comenta