Cuidar al otro, una tarea de todos




Diciembre. Último mes del año y, por tradición -especialmente en el hemisferio sur-, un período de cierre.

En los colegios, las graduaciones, las premiaciones, el paso de octavo básico a cuarto medio, la prueba de admisión universitaria. En los trabajos, las evaluaciones de desempeño, los resultados de productividad del año y, en algunos casos, las decisiones de reajuste de personal. En las calles, el llamado a pasar una “feliz Navidad” y un “próspero Año Nuevo”. A nivel personal, las preguntas: ‘¿cumplí todo lo que prometí para este año?’ ‘¿Qué promesas haré para el 2023?’.

Frente a todo eso, dice Alemka Tominic, directora de la Escuela de Psicología de la Universidad Diego Portales, diciembre se convierte en un mes “altamente propicio para que ocurran cosas buenas y malas en términos de salud mental”.

Para muchas personas que sufren enfermedades como la depresión o la ansiedad, estas fechas pueden representar un gran desafío, pues el ambiente de constante felicidad suele resaltar más la soledad y la tristeza.

Además, tras dos años de pandemia, estas fechas pueden ser un recordatorio de la ausencia de un ser querido que falleció y a quien, en muchos casos, no se pudo despedir de la manera adecuada.

Suicidio estacional

De acuerdo con el último informe del Ministerio de Salud que analiza el fenómeno del suicidio, este tiene un comportamiento estacional, es decir, que durante un período del año la tasa baja y en otro sube. Tras un alza histórico en los meses de septiembre, y la mantención de niveles altos de suicidios hasta noviembre, las tasas más altas se dan justamente entre diciembre y enero.

Son muchos los elementos que pueden influir en el comportamiento suicida, como variables sociodemográficas, culturales, psicológicas, sociales y biológicas. Pero hay componentes que son predisponentes para la conducta suicida, como un intento previo o haber sufrido eventos traumáticos en la infancia. Esto influye en personas que son más vulnerables al interactuar con factores precipitantes o estresores ambientales, como la soledad no deseada y la presión social.

“Hay una serie de estresantes en esta época, pero eso no quiere decir, necesariamente, que esto vaya a generar conductas suicidas. Lo más importante es tener en cuenta que el suicidio es multicausal. En esta época pueden darse reflexiones de cumplimientos de metas o no, la presión social, la soledad, la lejanía, recuerdos del pasado, dificultades económicas que podrían ser factores desencadenantes de la conducta suicida, pero tenemos que recordar siempre la complejidad de este tema”, afirma Ana Paula Vieira, de la Fundación Míranos, que busca prevenir este tipo de sucesos, particularmente entre las personas mayores.

En esta época del año, la sensación de duelo, pérdida y soledad puede verse incrementada. “Eso puede -sin estigmatizar- ocurrir de forma más frecuente en personas mayores porque en el transcurso del tiempo hay más probabilidades de perder personas queridas, principalmente en las personas mayores con pocas redes sociales”, destaca.

Evanyely Zamorano, creadora de la Fundación Summer, orientada en luchar contra el bullying, cyberbullying y el suicidio, especialmente entre personas más jóvenes, hace énfasis en que este fenómeno “es una forma de gestionar la vida poniendo en juego la vida. Es un llamado a querer vivir, pero sin el dolor que siento y para eliminarlo pongo en peligro mi vida”.

“El suicidio no busca eliminar a una persona, sino dar muerte a una situación que causa dolor intenso. Son agravantes el sentir soledad, sentirse una carga y sentir que esta situación determinada no va a cambiar. Por eso es urgente el cuidado colectivo y aprender a gestionar el dolor: no todos los días tenemos la misma energía, pero sí todos los días somos vulnerables y mortales aunque lo olvidemos”, afirma.

Cuidados colectivos

Si bien los problemas de salud mental se expresan en las personas individualmente, siempre ocurren en un entorno. En ese sentido, dice Ana Paula Vieira, lo más importante es recordar que estamos en comunidad y que por ende debemos, como sociedad, pensar en el otro.

“Pensar en la persona que uno sabe que está más sola y hacerle una invitación, quizás llevarle algo o hacer una llamada. También sabemos que durante la pandemia mucha gente perdió su trabajo y creó un emprendimiento, entonces comprar ahí los regalos o la comida de Año Nuevo es una manera de apoyar a esas personas”, comenta.

En la misma línea, Alemka Tominic expresa que más que pensar qué puede hacer una persona que sufre de depresión, ansiedad o ideación suicida, es necesario plantearse qué puede hacer, en estas fechas, el entorno familiar o de personas significativas para ayudarla.

“Una de las cosas más importantes, que puede sonar simple, es estar ahí, estar cerca y emocionalmente disponible para escuchar, así como también dispuesto o dispuesta a que la persona no responda a las expectativas que el resto pueda tener para estas fechas, porque pueden ser difíciles para personas que portan diagnósticos asociados a depresión, ansiedad y otros”, comenta.

Cuando alguien de un entorno cercano, familiar o significativo porta un diagnóstico de salud mental, es responsabilidad de todos y todas cuidarle, generar las mejores condiciones de cuidado, sin presionar. “Esas formas de presiones hacia la felicidad, del tipo ‘oye, ponte contenta o contento, es una fecha bonita’, sobre todo para personas con diagnóstico de depresión, son muy agobiantes”, dice. En ese sentido, sugiere a personas que están deprimidas o ansiosas que comuniquen a su entorno significativo cómo son estas fechas para ellas o ellos.

Asimismo, Ana Paula Vieira hace hincapié en que hay que dejar que lleguen los sentimientos y validarlos. Porque sí, es válido sentirse triste por extrañar a alguien que falleció, o su lugar de origen, o a un tiempo pasado. Pero así como es importante reconocer eso, también es relevante cambiar el foco. “Quizás buscar algo placentero para comer dentro de lo que se puede pagar, pero que me gusta. Ser gentil y bueno con uno mismo”, sostiene.

Alemka Tominic coincide. “Darnos permiso para estar preocupados y preocupadas respecto al futuro, darnos permiso para que en el fondo las celebraciones no sean necesariamente una fiesta espectacular sino que sean más sencillas”, comenta.

Otro elemento importante, dice Evanyely Zamorano, puede ser informarse más sobre temáticas de salud mental. En ese sentido, menciona que la Fundación Summer implementó recientemente OASIS, una recopilación de las principales directrices nacionales e internacionales en primeros auxilios psicológicos expresada de una manera didáctica y fácil de aprender. “Si bien no somos súper héroes, podemos ser oasis donde las personas encuentren contención, aliento, solidaridad, empatía. Un oasis no elimina el desierto, pero muchos oasis hacen del desierto un lugar transitable. Por eso, ser un oasis es activar al ser humano, es elegir salvar a las personas que tienen un problema de salud mental”, afirma.

Una observación final

Alemka Tomicic menciona que es relevante recordar que, independientemente de todo lo mencionado anteriormente, estas fechas son oportunidades para encontrarse y poner el acento en eso puede ser algo muy bueno.

“Es un rito que hemos acordado socialmente, históricamente, aun cuando haya perdido su sentido religioso y se haya secularizado en el último tiempo. Es un rito de encuentro y una manera que la sociedad puede cuidar a las personas es generar mejores condiciones para ese encuentro: que puedan viajar las familias que están lejos; tener unos días de descanso para compartir con hermanos, hermanas, parejas, marido, mujer, hijos, hijas”, comenta.

Uno de los factores protectores de la salud mental son justamente los vínculos, pero, para que estos existan, es importante que desde el Estado y desde los trabajos se permita el fortalecimiento de estos.

*En Chile existen distintos espacios de ayuda telefónica o en línea para personas que presenten pensamientos suicidas. Algunos de ellos son: Salud Responde del Ministerio de Salud: 600 360 7777 / Plataforma Saludablemente: www.gob.cl/saludablemente / Fundación José Ignacio: www.fundacionjoseignacio.org / / Fundación Todo Mejora: www.todomejora.org / Fundación Summer: www.fsummer.cl / Fundación Míranos: www.fundacionmiranos.org

Lee también en Paula

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Chieko Asawaka, líder de este proyecto, perdió la visión por completo a los 14 años, lo que la motivó a crear el dispositivo que utiliza inteligencia artificial..