El orgasmo femenino

orgasmo femenino-09




La pregunta

"Llevo casi diez años de actividad sexual y me impresiona cómo los hombres siempre pueden llegar al orgasmo. No me calza que, pese a que nosotras tengamos un órgano destinado solamente a darnos placer, nos cueste mucho más sentirlo. Por lo mismo, me interesa saber qué pasa en nuestro organismo y por qué ellos pueden disfrutar más". 

Valentina, 30 años. 

El orgasmo y la mujer siempre han sido tema de debate en la sexualidad. No es un mito que a nosotras nos cuesta mucho más experimentar el deseo y llegar al clímax, sobre todo a través de la penetración. Según explica Gianella Poulsen, Jefa Unidad Terapia de Pareja y Sexualidad de Red Salud UC-Christus, un tercio de las mujeres sólo tiene orgasmos ocasionalmente y otro tercio jamás los ha sentido. ¿Por qué nos pasa esto? Las razones son tanto fisiológicas como culturales y sicológicas.

Que el hombre suele excitarse mucho más rápido y necesita de menos estímulos, es una realidad. "En reposo, ellos tienen un 60% de su cerebro apagado y cuentan con el doble de espacio para la sexualidad que la mujer. Esto provoca que puedan activar rápidamente el erotismo y alcanzar el orgasmo con facilidad. La mujer, en cambio, tiene el 90% de su cerebro prendido y necesita más tiempo para despertar la excitación", explica Poulsen. Para la sexóloga Dafna Dukes, también tiene que ver con que nosotras somos mucho más verbales y ellos más visuales. Y, por consecuencia, los cerebros de ambos se excitan de manera diferente. "El hombre puede tener una respuesta sexual a la velocidad de la luz, en cambio la mujer necesita de un juego previo porque su mente es mucho más sensible y eso la excita más. El problema es que el machismo imperante genera que el hombre sí se pueda tocar, descubrir qué le gusta, y la mujer no", dice.

Para ambas expertas, el desconocimiento o la negación de la masturbación, es uno de los grandes culpables. "La disposición anatómica hace que los hombre desde siempre estén en contacto con el pene y desde ahí fluye fácilmente el autoconocimiento y la masturbación. En cambio muchas mujeres no han explorado sus zonas de placer con claridad. Los principales expertos en sexualidad sostienen que la masturbación es vital para incrementar el placer sexual, tanto si la mujer está sola o con un compañero", afirma Gianella. Dafna concuerda con eso: "Las que se han tocado desde niñas, ya saben qué puntos tocar y qué es lo que les gusta. Y durante la penetración saben cómo moverse y ejercer presión. Una mujer que está desconectada con su propio cuerpo, obviamente también lo va a estar con su sexualidad".

Durante el 2017 The Journal of Sex and Marital Therapy concluyó, a través de una encuesta realizada a dos mil mujeres entre los 18 y 94 años, que el 66,6% de ellas prefieren estimulación en el clítoris para llegar al orgasmo, mientras que para el 18%  la penetración vaginal es suficiente. "La sexualidad se puede vivir y gozar de diferentes formas, sin embargo, es cierto que tocar clítoris mejora la experiencia de muchas. El problema es que al no saberlo, se limitan con las cosas que solo ven en las películas o través del porno, donde solo se ve una penetración constante. Las mujeres somos súper poderosas sexualmente pero algunas no lo saben. Cuando el hombre eyacula, su excitación cae al vacío, pero nosotras no tenemos ese tema porque después del primer orgasmo se pueden seguir generando mayores descargas nerviosas", cuenta Dafna Dukes.

Algunos consejos

Gianella Poulsen entrega sus recomendaciones para hacer de la sexualidad un encuentro mucho más placentero:

  • Otro de los impedimentos para el disfrute es su actitud frente al desnudo y posibles inseguridades. La propuesta es desprenderse del prejuicio del cuerpo perfecto y que mientras se esté trabajando en desarrollar un potencial orgásmico, olvídate de las críticas corporales.
  • No dejar que el sexo sea tan predecible y rutinario, ya que esto tiende a marcar una pauta de los próximos encuentros, lo que disminuye el placer que brinda la novedad. Una buena idea es desprenderse de los roles asociados a cada género y disfrutar desde la experiencia de uno y no desde 'el deber ser'.
  • Las mujeres pueden trabajar su cuerpo para desarrollar una mejor capacidad orgásmica, ejercitando el pubococcígeo, que es la banda muscular que yace en el fondo de la pelvis y soporta todos los órganos sexuales y reproductivos, así como la uretra y el recto. La contracción de este músculo aumenta el placer y la facilidad de llegar al clímax tanto con estimulación del clítoris como vaginal.
  • Si se tiene pareja estable, que ambos tengan mapeado el cuerpo del otro para estar al tanto de qué le y aprender cómo hacerlo.

Comenta