El misterioso regreso de Blockbuster, la empresa de videoclubes

El gigante de los VHS reactivó sus redes sociales después de siete años y sembró la incertidumbre en internet. Algunos aseguran que pueden tratarse de su incursión en los NFT, otros que puede ser una promoción para una nueva serie de Netflix, pero la empresa ha dado otros pasos similares en el pasado. Pero no cabe duda que la marca sigue siendo muy importante y querida.


El pasado 22 de julio Blockbuster, el otrora gigante de alquiler de películas o videojuegos, volvió a las pistas. Eso sí, el retorno no fue en grande ni con noticias reveladoras. Ese mismo día, la empresa que hasta hace unos años tuvo presencia multinacional, publicó un mensaje en Twitter. “Volvimos desde la tumba”, decía el escueto mensaje, pero después de esa primera misiva no se detuvieron.

Los usuarios inmediatamente comenzaron a hilvanar una serie de teorías y yéndose por todos los extremos más impensados de la tecnología, pero dejaron en claro algo... Cuando las marcas saben trabajar a sus seguidores, su huella deja una marca indeleble y la transforma en una braza que vuelve a revivir ante cualquier aparición.

Esa fue la primera publicación desde 2020, cuando también hicieron un pequeño retorno. Fueron un par de comentarios, mensajes en la red del pajarito azul, y luego volvieron a desaparecer. Eso desde su anterior desaparición en 2014, cuando la marca tuvo que ceder ante el tsunami digital de las plataformas streaming. Netflix, Prime Video, entre otras tantas, llegaron a ganar terreno y obviamente, ante el boom de de las películas y videos digitales, el gigante de los VHS y DVD’s no tuvo más que hacer.

Cerraron en masa los distintos locales en el mundo y, en caso de tener buena memoria, más de alguno recordará las distintas sucursales vacías, aún con los posters de los estrenos más recientes en su interior, pero con pasillos vacíos y sin personal ni estanterías en su interior. La gran debacle comenzó en 2010 y, para entonces, la empresa ya estaba a duras penas.

blockbuster

La compañía, de hecho, conserva a su único “dinosaurio” en pie en la ciudad de Bend, Oregon, en Estados Unidos. Es la última tienda de la empresa y el único rastro que queda de ella. Muchos de sus clientes, según han emitido declaraciones en medios internacoonales, siguen fieles a la firma, apelando a la nostalgia y a la estética de esta.

A pesar de lo “old-school” que pueda parecer ir a uno de estos locales -”el local”, mejor dicho-, se siguen abasteciendo con copias físicas de los estrenos más recientes. Incluso, han asegurado ejecutivos y vendedores de la tienda, que no son pocos los que asisten presencialmente para llevarse un ejemplar -de lo que sea- con el loco de la tienda. El símbolo azul con amarillo, junto a su tipografía tan emblemática, son inolvidable para sus otrorausuarios.

El misterio del silencio

Pero desde la primera publicación el pasado 22 de julio no se ha dicho mucho. De hecho, desde la misma cuenta de la empresa se han dedicado a especular con las mismas teorías que los usuarios lanzan sobre este retorno misterioso. “Blockbuster comenzará con los NFT?”, se han aventurado a decir algunos. ¿Qué dijo la empresa? “Tratando de calcular cuántas veces se ha mencionado ‘NFT’s’ hoy día”, acompañado con un meme. Y es que, básicamente, el sitio se ha convertido en eso.

Progresivamente, con el paso de los días, se convirtió en una cuenta de memes, siempre vinculados al mundo cinematográfico. Cuando Ben Affleck y Jennifer Lopez contrajeron matrimonio, por ejemplo, ellos respondieron con el poster de “Gigli”, estrenada en 2003. “Nunca tuve cargos por esta obra maestra”, se burlaron. Y continuaron. Seis días después, el 28 de julio, hicieron un “#TBT”, usado en Instagram para recordar publicaciones pasadas. En el posteo incluyeron una fotografía de un antiguo local, avisando la clausura. “Gracias, Netflix”, pusieron en la leyenda.

La primera publicación de la marca, el 22 de julio, mostraba a un zombie saliendo de la tumba.

Y siguieron el la imagen de Keanu Reeves triste en una banca, entre otros. Entre ellos, uno de “Chicas pesadas” (2004), con tres de sus antagonista sobre un auto, pero bajo la etiqueta de Paramount+, Netflix y Apple TV. “Súbete, perdedor, vamos a iniciar un servicio de streaming”, agregaron. Uno de los más recientes tiene dos lápidas, una para Blockbuster y otra para AOL.

Pero así ha sido un tema de suma y sigue. De hecho, en caso de querer visitar el sitio web de la tienda es posible... Pero el resultado es inesperado. Al ingresar a su plataforma, al usuario lo recibe una réplica del antiguo sitio, pero no podrá cliquear y lo siguiente que aparecerá es el actor Wayne Knight, en un escena similar a cuando, en “Jurassic Park” (1993), su personaje aparece en un explorador diciendo “No dijiste la palabra secreta”.

Pero hasta ahora poco y nada se ha dicho. Desde los NFT y los servicios streaming, que algunos auguran Blockbuster podría sumarse, otros plantean que es solo para mantener vivo el fervor por la marca. Así como sucede con otras firmas que han podido comercializar productos con su logo, podría ser también el caso de Blockbuster. Lo han hecho 7Eleven, u otras marcas. Aunque, de hecho, la misma comañía, en 2019, lanzó una tienda “pop-up” -de formato limitado- con mercancía oficial de la tienda. Mochilas con los colores de la marca, colecciones completas de polerasy polerones y cuanta vestimenta pudiera imaginarse, pero siempre en la gama de colores tan reconocible de la empresa.

En 2019 la compañía lanzó una tienda de edición limitada con toda una línea de vestimenta con los colores de su firma.

En ese entonces fue un total revuelo y los usuarios, los otroa clientes de la empresa, querían sus artículos con los colores de la marca. Una de esas antiguas bolsas blancas de Blockbuster, con el ticket azul en su exterior, ahora era una cartera resistente o un bolso de compras, pero que podía ser acarreada como un verdadero objeto de colección.

¿El problema? El éxito fue inesperado. Llamativo. Y en distintos lugares solicitaron su apertura temporal. No se pudo. Pero el otro problema fue que tampoco los envíos internacionales, en algunos casos, estaban permitidos, y los distintos usuarios tampoco podían comprar su mercancía. A pesar de todo, dejó en evidencia el fervor con el que algunos viven las marcas y el trabajo que realizan algunas. Desaparecer, volver y viceversa puede despertar incluso el interés en nuevos seguidores.

Eso fue un año antes incluso del estreno del documental “El último Blockbuster” (2020), que cuenta la historia del último local -el mismo de Oregon- y cómo sobrevive hasta hgoy en día. Para ese momento lanzaron, igual que en 2019, una línea de artículos y la “experiencia de marca”, para que los usuarios vivieran cómo era estar en tiempos en que la firma era la gran dominante a nivel global.

De hecho, en 2021 surgió un movimiento DAO -muy similar a ConstitutionDAO- que pretendía revivir a la marca, pero como servicio de streaming. El grupo de usuarios quería comprar lo restante de la compañía, para así hacerla volver de manera digital. Pero las conversaciones no proliferaron e incluso a inicios de julio, previo al primer tuit, Dish Network -dueño de la IP de Blockbuster- se negó a venderles los derechos.

En los últimos mensajes de la compañía no han habido mayores luces al respecto sobre qué significa su regreso. Algunos, incluso plantean que quizás es una promoción para una nueva serie de Netflix que siga la historia de la empresa o que sea una ficción sobre el último local que tienen en funcionamiento, pero nada de eso ha sido confirmado y se quedan en las meras especulaciones. Lo que sí es cierto, es que la frecuencia de las publicaciones siguen siendo a diario y no se detienen, así que aún hay tiempo para recibir buenas nuevas de la emblemática compañía.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Mauricio Torres, fundador de Biometal, empresa que fabrica piercings y otras joyas corporales elaboradas con titanio, cuenta cómo logró que sus productos sean referentes en América Latina y Europa.