Consejos para enfrentar el alza de la UF

Depósitos a plazo, inversión inmobiliaria y cambio en la canasta básica de productos son algunas de las recomendaciones que los especialistas consideran. Además, previo a Fiestas Patrias, el consejo es asegurarse de adquirir productos a un valor más reducido.


La inflación llegó al 13,1%, según lo informado hace unos días por el Instituto Nacional de Estadísticas. La Unidad de Fomento (UF), instrumento que se indexa por la inflación del momento y que se va actualizando de acuerdo a ello, tendría su mayor incremento en septiembre próximo en unos $470 y afectaría directamente a diversos sectores. El 18 de agosto alcanzaba los $33.624. ¿Cómo enfrentar el alza de la unidad?

El más reciente Índice de Precios al Consumidor (IPC) dejó en claro un aumento mes a mes de 1,4%, y que significa directamente que la UF incrementará en ese monto en el mes con respecto al mes siguiente. Hoy en día tenemos una unidad de medida que se ajusta por las variaciones en la inflación y que si uno tiene una inversión, un depósito a plazo o un arriendo, desde el punto de vista del dueño de alguna propiedad, se pueda preservar el valor de ese arriendo.

Si todas las cosas suben un 10%, que ese valor pueda también pueda escalar en un 10% y, de esa manera, poder seguir adquiriendo los mismos bienes que antes. Y es transversal, en una estructura que debiese de ser aplicada no solamente en los precios de determinados servicios, sino también, por ejemplo, en el reajuste que pudiese haber en el sueldo de los colaboradores en los diversos sectores.

Afectación directa

Estamos todos afectados por la inflación y la UF refleja eso, recuerda Alejandro Vicondoa, académico del Instituto de Economía de la Pontificia Universidad Católica. El alza de la UF afecta a todas aquellas personas que tienen un contrato de arriendo, porque muchas veces tienen cláusulas que se ajustan cada tres o seis meses o que, derechamente, están fijados en UF.

Pero también a quienes tienen créditos hipotecarios -porque los dividendos están también fijados en esos términos y se van a actualizar significativamente por la inflación-, pero también próximamente a las cuotas en las matriculas de los colegios o universidades, porque también muchas instituciones contienen cláusulas de ajustes por lo que suceda con la UF. “Cuando uno tiene un resfrío, el termómetro lo que refleja es la temperatura, pero lo que te afecta es una gripe... Y sucede lo mismo con la UF y la inflación”, plantea el académico UC.

Inflación en Estados Unidos supera las expectativas y aumenta la presión sobre la Fed para nuevas alzas en la tasa de interés
Para poder sortear el alza de la UF e inflación, una de las recomendaciones es comprar de forma mayorista y sustituir los artículos de la canasta básica por otros más económicos.

Si bien existen algunos sectores ciudadanos que se pueden ver principalmente afectados. la situación es también transversal. “La inflación, y con eso el alza de la UF, nos afecta a todos, encareciendo el costo de la vida”, comenta Pablo Pincheira, economista de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI). “Y es especialmente duro para quienes tienen deudas en UF o cuentas en UF, como pueden ser arriendos, seguros o las colegiaturas”, añade.

Sortear un periodo complejo

El dólar ha sido una de las herramientas más variables. De alzas y bajadas. ¿Conviene comprar la moneda extranjera? Es difícil saberlo, resume Vicondoa, porque la cotización del dólar que los usuarios ven tiene un fuerte componente de incertidumbre en su valor. “Estamos frente a una moneda que está alrededor de los $880, pero a veces pasa a $920 y después cae un poco, y las estimaciones lo que muestran es que el precio de la divisa tiene entre $100 o $150 pesos atribuidas a la incertidumbre”, menciona el académico, y hace alusión al proceso constitucional, a la situación política y el contexto económico en Chile y en el mundo.

Las encuestas de expectativas que publica el Banco Central, dice Pincheira, de la UAI, muestran el dólar en torno a los $900 a $920 en el corto plazo. “No indican una gran alza, pero estamos en un escenario de alta volatilidad, en el que puede haber grandes oscilaciones dependiendo del resultado del plebiscito y cuando termine la intervención del Banco Central”, plantea.

“A medida que haya noticias positivas o negativas, el precio debería ir moviéndose, pero la volatilidad y la incertidumbre debería caer si es que esperamos que Chile vuelva a crecer y se pueda estabilizar la inflación, pero hoy en difícil hace una inversión como antes, con un ‘Sí' o un ‘No’”, asegura. La mejor recomendación, añade, es esperar a ver qué sucede a nivel local e internacional, puesto que es una buena forma de cubrirse ante la incertidumbre doméstica y en escenarios de volatilidad, pero a la escena local se suma la aún vigente guerra en Ucrania y el posible conflicto entre China y Taiwán.

Construccion-7451075.jpg
A largo plazo la inversión en propiedades permite recuperar bastante con respecto a la inflación, sobre todo dependiendo del sector.

Entre las posibilidades que menciona Vicondoa, aunque no es tan popular, el depósito a UF puede ser una buena selección. “Uno puede invertir en UF en los bancos y, en estos periodos, eso te permite cubrirte frente a la alta inflación, porque básicamente la tasa que uno obtenga es la real, a la cual uno le debería sumar la inflación para tener el retorno nominal”, asegura. Y añade que, de aquí a un año, es de esperar que sea menor al 13% que se está viendo hoy en día.

En los depósitos a plazo puede existir otra alternativa, pero el problema son las tasas. “Debería esperarse una baja en la inflación, particularmente, y se proyecta que sea de un 7% para el año que viene... Y a un año, pensando en ese escenario, podría ser una alternativa para protegerse en parte de la inflación”, comenta el docentre de la PUC. “Las tasas de interés nominales están bastante altas y sin duda es una buena alternativa a considerar”, dice Pincheira, de la UAI. En ese sentido, es una chance un poco más segura, que no depende de la volatilidad que tiene el dólar y que es bastante fuerte.

La inversión en propiedades es una opción apropiada. Son un bien para protegerse contra la inflación, pero existe el riesgo de que si la situación empeora, los precios de las propiedades caigan. “Es el riesgo en el corto plazo, pero en un periodo extenso se recupera bastante con respecto a la inflación, sobre todo si es una buena zona”, plantea Vicondoa, de la UC.

“Las formas de protegerse dependerán de cada uno, porque existen efectos muy significativos, particularmente en los hogares de menos ingresos y capacidad de recursos y endeudamiento más limitada”, añade, proponiendo ue, en esos casos, están las posibilidades de buscar mejores prtecios, hacer compras mayoristas y de “defenderse mirando los bolsillos”. En este sentido, Pincheira dice que es recomendable modificar la canasta de consumo, sustituyendo bienes por algunas alternativas más baratas.

Temporada de Fiestas Patrias

Se tratará, por primera vez en años desde iniciada la emergencia sanitaria, de unas Fiestas Patrias con mayor normalidad. Al menos, los especialistas concuerdan en que si bien el valor de los artículos será superior a otras ocasiones, habrán sectores que se reactiven, como el turismo. La forma más concreta en que se materializará el alza de la UF, bromea Pincheira, es que “los anticuchos estarán más caros”.

Vicondoa, de la UC, asegura que se podrá ver la reactivación del turismo, y que es uno de los sectores más postergados de la recuperación luego de la pandemia. “En estos últimos recesos existieron restricciones de movilidad e incluso de festividades”, dice el economista. Otra cosa, añade, es que habrá que esperar a ver qué sucede con los tan tradicionales bonos para esta temporada, pero lo que se podría esperar es un incremento en la demanda de productos asociados al 18 de septiembre, principalmente comida y ropa típica.

Algunos artículos vinculados al periodo de fiestas patrias, como trajes típicos y la carne, podrían ver sus valores afectados. Los usuarios pueden adelantarse a las eventuales alzas vinculadas al periodo.

“Se puede esperar cierto incremento, considerando también los planes del gobierno, y eso puede impactar en el precio de productos específicos, como la carne y que convendría anticiparse un poco, para evitar o moderar las alzas que se dan cerca de la fecha”, dice. A estos, comentan, se podrían sumar el incremento en el valor de los pasajes aéreos o en buses a larga distancia, pero también de los arriendos.

Teniendo en consideración que serán las fiestas patrias “más normales” en años, “lo normal de la economía sería que subieran todos los precios”. “Pero también venimos de una situación en la que en los últimos años hubo restricciones y hay una demanda contenida por festejar de forma más tradicional”, estima Vicondoa.

Último trimestre a la baja

“Como la UF se mueve de acuerdo a la inflación... si esta cede, la UF también lo hace”, dice Pincheira. Las últimas encuestas del Banco Central, comenta, muestran también que lainflación debiese comenzar a ceder, pero muestran un decaimiento con velocidad moderada. Sumado a eso, el mismo Ministro Mario Marcel aseguró que para el último trimestre del año esperan un retroceso con respecto a la inflación.

La UF entonces comenzará a crecer más lento y, producto que podría ceder el tipo de cambio y que baje sus niveles, si se logra mantener va a contribuir a sostener los precios de los bienes importados. “Ya estamos viendo que la liquidez que salió de la pandemia con los IFE y los retiros se está agotando, por lo que debería haber menor demanda en lo que resta de año”, dice Alejandro Vicondoa, sobre el periodo pasado, en que hubo una demanda muy alta y la economía tuvo una sobreexpansión, que los economistas veían como insostenible en el largo plazo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Juan Carlos Verdugo, fundador e impulsor de Liquidos.cl -cadena que vendió en 2019- habla sobre cómo pasó de tener una botillería sin nombre a una distribuidora que cautivó a su público con precios accesibles, variedad de productos y buena atención.