Francisco Vidal, exministro y vicepresidente del PPD: “Estoy viendo la opción presidencial o la opción de gobernador regional”

Foto: Roberto Candia

El exvocero de Michelle Bachelet dice que -esta vez- será candidato y que baraja dos posibilidades. Defiende la idea de la unidad opositora desde la DC al Frente Amplio y dice que -les guste o no a sus amigos- él cree en la evolución de Lavín.




La única vez que el exministro y vicepresidente del PPD, Francisco Vidal, fue candidato a un cargo de elección popular fue en las municipales de 1992. “Fue en la ‘Sierra Maestra’ de la derecha: Las Condes”, dice, y suelta una carcajada. “Obviamente perdí y fue con dignidad”, recuerda. Ahora está decidido a volver a ponerse el traje de candidato: tras el plebiscito de octubre decidirá si será candidato a gobernador regional o se sumará a la carrera a La Moneda.

Se vienen varias elecciones en los próximos meses. ¿Por qué ha sido renuente a ser candidato?

El Parlamento no es una cosa que me atraiga en lo sustantivo. Es fundamental, obviamente, pero como fui ocho años al Congreso como ministro quedé como matriculado con Valparaíso. No es mi vocación. La vocación política que tengo es en cargos ejecutivos o en cargos partidarios, tan denostados hoy.

¿Será candidato en esta oportunidad?

Me estoy reservando para una decisión posterior al plebiscito. Me leí, alguna vez lo comenté, un mail que salió del Congreso de gobernadores regionales y en mi opinión es un desastre. Sin embargo, creo que hay que hacer esa elección, porque había unos pillines que querían postergarla una vez más, y segundo, creo que los gobernadores regionales al día siguiente van a formar una asociación gremial y van a ir a La Moneda y Valparaíso a pedir más recursos y atribuciones, con una gran diferencia: el gobernador regional de Santiago va a tener en sus espaldas un millón de votos. Por eso estoy viendo la opción presidencial o la opción de gobernador regional, pero después del plebiscito.

¿Por qué es tan esquiva la unidad opositora?

Es esquiva porque en la lógica política se privilegia la identidad, que es natural y legítima, por sobre un bien superior que es la unidad para construir un proyecto de país distinto. La izquierda tiene una tendencia a la fragmentación privilegiando mucho la identidad. La tesis nuestra hoy día es que manteniendo la identidad, que hace la esencia fundamental de un partido, hay que hacer un esfuerzo por subordinarla a un esfuerzo común, entre otras cosas, porque con todo lo que uno quiere la identidad, en mi caso del PPD, el PPD solo no puede ganar ninguna elección sustantiva, ni el PS solo, ni los comunistas solos, ni los radicales solos, ni los DC solos, ni los Frente Amplio solos.

Entonces esa unidad es de la DC al Frente Amplio…

Siempre he sido partidario de la unidad más amplia y ancha sobre la base de un piso de contenido común.

¿Se dificulta la unidad debido a que el candidato que aparece mejor posicionado en las encuestas es una figura comunista?

Lo que pasa es que esa es la realidad hoy día y yo estoy por transformar esa realidad. Quiero competirle a Jadue en una eventual primaria si tomara la opción presidencial. La votación comunista está en el 5%, ese es el electorado comunista, y Jadue está marcando un 15%. Significa que hay 10 puntos de ciudadanos que votaban por nosotros y que hoy día están diciendo Jadue, entre otras cosas, porque aún no ven con claridad, en el mundo socialista, radical o PPD, un liderazgo que le compita a Jadue democráticamente, todos juntos, en una primaria que nos permita enfrentar a la derecha en noviembre del próximo año.

Se lo pregunto de otra manera: ¿Si fuera un PS o un PPD el mejor posicionado tendría la misma dificultad el proceso de unidad?

Pone un ingrediente de excesiva radicalidad y mi lectura es que Jadue es completamente legítimo como candidato, pero la lectura es que el país requiere de cambios profundos y con un procedimiento de gradualidad. Mi tesis es cambio profundo gradual, no cambio profundo y radical inmediato.

¿Jadue tiene algo de razón cuando dice que hay un espíritu anticomunista en algunos dirigentes de la izquierda chilena?

Tiene razón, porque además hubo diferencias fundamentales entre nosotros y el PC en la historia reciente.

¿Le parece que la Nueva Mayoría fue una buena experiencia?

No. Fue un buen proyecto, en mi opinión, una buena inspiración, un programa transformador que tuvo un problema: a mitad del camino fue administrado por personas que ese programa lo miraban muy conservadoramente, para decirlo elegante.

Salió un informe de la ONU que establece que el gobierno de Nicolás Maduro viola los DD.HH. y comete crímenes de lesa humanidad. ¿Complica ese tema internacional las posibilidades de Jadue teniendo en cuenta su postura a favor del gobierno venezolano?

En lo personal, hace tiempo para mí Venezuela es una dictadura. Y China también es una dictadura, y es nuestro principal socio comercial. Esa mirada de la política exterior y los principios que uno defiende en Venezuela y en China ¿alteran o modifican la necesidad de construir un gobierno de mayoría en que tú requieres al PC para ser mayoría, ya sea en primera o segunda vuelta? Debemos reconocer la diferencia que es sustantiva. Pero esa diferencia, con respecto a cómo el mundo ve a Venezuela y a China, no debe alterar una conducta en Chile, de que todos respetamos el sistema democrático como se entiende en Occidente, que no se aplica ni en Venezuela ni en China. ¿Quién en la izquierda hoy día en Chile dice que quiere para Chile el modelo de Maduro? Ni el PC.

Usted ha hecho una suerte de dupla con Lavín. ¿Eso le implica dar muchas explicaciones a sus socios políticos?

Estuve cuatro años y medio, todos los días, de lunes a viernes, en un programa diario que se llama Polos Opuestos y soy testigo de la evolución de Lavín. Yo le preguntaba al aire: ¿Votarías por Pinochet de nuevo? Me dijo que no. Le pregunté si ¿iría de nuevo a ver a Pinochet llevado de un ala por Longueira? Me dijo que no. Y es una persona que está convencida. Así que yo digo lo que pienso. Les guste o no les guste a mis amigos, es mi convicción. Así de simple.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.