Gobernadores regionales: estudio RN proyecta estrecha disputa

votamtesantiguosPiñeraWEb-820x380

Informe muestra que el oficialismo y oposición quedarían al mando de cinco regiones para cada sector, mientras que seis se definirían en un balotaje.




Empezar a trabajar desde ya para poder ganar en cinco regiones que aparecen como "más seguras" y ampliar, al menos, a otras cuatro la preeminencia de Chile Vamos. Ese es el llamado que hace el experto electoral de RN Tomás Fuentes, quien realizó, junto a Marcel Aubry, un estudio para simular lo que ocurriría con la elección de gobernadores regionales, que se realizará por primera vez en el país en 2020, permitiendo que la máxima autoridad de cada región sea electa por votación popular.

El análisis ocupó como base los datos de la elección de concejales de 2016, pues, según explican los autores, dicha votación es una "mejor fotografía" de la realidad respecto del "voto de partido", y considera, además, que todas las tiendas compitieron por separado en esa elección.

Con estas cifras, Fuentes y Aubry compararon el desempeño de Chile Vamos, la ex Nueva Mayoría y lo que denominaron "otros" -siendo estos últimos diversos actores vinculados a realidades regionales-, lo que les permitió concluir que en las regiones Metropolitana, del Maule, Ñuble, La Araucanía y Los Ríos, el triunfo de la coalición oficialista es "más seguro" (ver infografía). Mientras, en Coquimbo, Los Lagos, Aysén y Magallanes, la ex Nueva Mayoría podría imponerse con mayor facilidad, y en Arica y Parinacota sería el Frente Amplio, con el liderazgo de Vlado Mirosevic, quien podría quedarse con el triunfo.

Así, según esta proyección, de las 16 regiones diez tendrían un resultado en primera vuelta, con cinco zonas que quedarían al mando de cada sector, lo que refleja una estrecha disputa. Las otras seis involucrarían un balotaje. Estas son Tarapacá, Antofagasta, Atacama, Valparaíso, O'Higgins y Biobío. Allí, sin embargo, Fuentes afirma que Chile Vamos "corre con ventaja" para lograr evitar la segunda vuelta.

¿La razón? Dado que el porcentaje que debe obtener un candidato para imponerse y no llegar a segunda vuelta es superior al 40%, Fuentes cree que trabajando desde ya con las "mejores cartas" el oficialismo podría vencer sin balotaje.

Esto, dado que al sumar en el análisis los resultados obtenidos por Sebastián Piñera en la segunda vuelta del año pasado, Chile Vamos tendría mayor posibilidad de imponerse en un total de nueve o 10 regiones.

"Hay cinco regiones que, sin considerar el 'fenómeno Piñera', ya deberían ser nuestras, y hay otras cuatro que le faltan uno, dos o tres puntos para que sean nuestras", sostiene el analista. Y añade: "Entendiendo que existe el fenómeno Piñera, pero que no podemos traspasar (los votos) automáticamente, porque no se trata de un trasvasije, hay gente que hace siete meses traspasó la calle hacia nuestro sector. Le queremos pedir a unos pocos de esos que ya cruzaron que se queden con nosotros para poder, ojalá, ganar en 10 regiones", dice.

Ahora bien, Fuentes precisa que "pretender mantener todos los votos de Piñera es muy difícil, pero con la mitad ya tendríamos bastante aseguradas nueve, incluso 10 regiones".

Negociación en Chile Vamos

El analista sostiene que "ya está instalado" que la coalición oficialista definirá sus candidatos a la elección municipal a través de "primarias competitivas", pues -explica- "no vamos a hacer una primaria porque llega cualquier persona pidiendo competir, porque, luego, quiere ser el concejal más votado". Y este mismo principio, a su juicio, es el que debe considerarse para los candidatos a gobernador.

Esto, dice Fuentes, procurando "hacerlo de la forma más equitativa posible, no que escoja el primero que llega, sino el que tiene mejor candidato, y eso se puede medir".

Su llamado, entonces, es a "sincerar" las cartas que están disponibles en cada partido para iniciar la negociación y comenzar "cuanto antes" el trabajo en terreno. "Chile Vamos tiene que sincerarse pronto, poner sus cartas sobre la mesa y blindar a aquellos candidatos que nos permitan el triunfo", remarca. Y concluye: "Esta es la gran oportunidad que tenemos para dejar, en la elección de gobernadores regionales, a la ex Nueva Mayoría con poca representación".

Comenta