Ignacio Urrutia: “Ojalá J. A. Kast termine siendo el candidato presidencial de la UDI”

Dice que hoy se siente “totalmente libre”. Descarta arrepentirse de las declaraciones que lo convirtieron en protagonista de varias polémicas. Y adelanta que en marzo se profundizará la coordinación con otros diputados oficialistas que respaldan a Kast.


A un mes de haber renunciado a la UDI y convertirse de manera formal en el primer diputado de Acción Republicana en el Congreso, el diputado Ignacio Urrutia dice que lo está “pasando bomba”. Conocido por defender férreamente el régimen de Pinochet -lo que le ha traído más de una polémica y lo ha convertido en asiduo asistente a la Comisión de Ética de la Cámara-, el parlamentario dice que no se arrepiente de nada, pero que hoy está en una nueva etapa, “como en una resurrección política”. De eso y de su decidido apoyo a José Antonio Kast como candidato presidencial, conversó con La Tercera.

Cuando renunció a la UDI, dijo que no estaba dispuesto “a dar explicaciones ni al Tribunal Supremo (de ese partido) ni a nadie”. ¿Se siente más libre ahora?

Hoy día estoy completa y totalmente libre. Hace mucho rato que quería tener la libertad para poder trabajar con tranquilidad por José Antonio Kast. Ojalá que el día de mañana José Antonio termine siendo el candidato presidencial de la UDI. Sería maravilloso y para allá va nuestro objetivo. Ahora estoy muy contento, feliz de la vida, como que renací en política, lo estoy pasando bomba. No estoy en un partido político, pero estoy en un movimiento donde me siento total y absolutamente parte.

¿Significa una responsabilidad mayor ser la “cara visible” de AR en el Parlamento?

Sin duda, es de mucha responsabilidad, primero porque Acción Republicana ahora puede presentar proyectos de ley, lo que antes no podía. Al mismo tiempo, Acción Republicana apoya a varios parlamentarios -alrededor de siete parlamentarios de RN más alguno de la UDI- y una parte de ese apoyo se transmite también a través del mío, con la experiencia que tengo con los años que llevo en el Congreso.

¿Van a generar con ellos alguna instancia formal de coordinación?

A partir de marzo, vamos a tener una instancia formal, reuniéndonos por lo menos cada 15 días, para organizarnos y ver cómo llevamos adelante el trabajo, donde todos tengan las mismas oportunidades, en prensa como en proyectos de ley.

¿En marzo va a nacer una bancada de Acción Republicana?

No, porque para hacer una bancada separada tienes que renunciar a los partidos y no es la idea que renuncien. Cada uno tomará su decisión, pero nosotros no estamos propiciando eso.

¿Cuáles son los énfasis que quieren defender, impulsar o proyectar a través de iniciativas legales?

Acción Republicana -esto era en secreto, pero lo voy a contar igual- está armándole un perfil a cada uno de los diputados de acuerdo a su expertise, a los temas que más han trabajado en este año que llevan trabajando en el Congreso. La idea es que cada uno se enfoque y trabaje fuertemente en ese perfil.

Calificó al presidente Allende de “cobarde”, habló de “terroristas con aguinaldo”, dijo que prefería que se disolvieran las FF.AA. “antes que ingresen homosexuales”. Esas son algunas de las frases por las que protagonizó bulladas polémicas. ¿Se arrepiente?

No me arrepiento de los cosas que he dicho y que, además, muchas de esas la sigo creyendo hasta el día de hoy. De lo que me arrepentí en un momento y lo dije fue cuando hablé de los terroristas que reciben aguinaldo, de haber generalizado. El error grande fue haber generalizado, pero de lo demás no me arrepiento, porque la verdad es lo que pienso.

¿Buscará reperfilarse ahora que está en otro movimiento?

Hoy día estoy en otra, lo que no significa que no vaya a seguir defendiendo la labor del gobierno, de las FF.AA. y de Carabineros de Chile. Pero estoy en un movimiento nuevo, distinto, que se está dedicando a los problemas que tiene la gente hoy día, como el tema de La Araucanía, estamos preocupados de decir basta a la delincuencia, que ha propasado todos los límites de lo tolerable, de la droga ni hablar; nos preocupa el tema de la salud, que tampoco lo ha arreglado el gobierno.

A propósito de estas polémicas, ¿cómo ha visto lo que pasado en estos días por las declaraciones de la diputada Marisela Santibáñez respecto de Jaime Guzmán?

Realmente me impacta la izquierda, lo que hicieron (Gabriel) Boric y Maite Orsini con reunirse con un terrorista, la propia Marisela Santibáñez, que me cuesta mucho creer lo que dijo, no sé si fue un exabrupto, porque ella se le murió una hija, no es para actuar así. La izquierda por un lado se lava la boca con los derechos humanos sin parar, pero por otro lado avala este tipo de cosas y nos quieren poner una ley mordaza para que no podemos referirnos a nada entre el 11 de septiembre del 73 y el 11 de marzo del 90. Y la izquierda como si nada, tiran mierda para allá y para acá, tiran mierda para todos lados. Ese doble estándar es extremadamente peligroso.

Respecto de José Antonio Kast, quien muy probablemente sea candidato presidencial una vez más…

(Interrumpe) Espero que sea candidato presidencial. Me vine a trabajar con él, porque quiero que sea Presidente de Chile, pero, para eso, tiene que armarse una plataforma más allá de lo que es hoy día Acción Republicana. Tiene que armarse un partido político, que lleve candidatos a concejales, alcaldes, parlamentarios, gobernadores, a todo.

El paso de movimiento a partido político podría “ahuyentar” apoyos, porque los diputados tendrían que renunciar a su partido actual…

Depende de como se haga. Para armar un partido usted no necesita parlamentarios, necesita gente inscrita, y después tendrá que buscar los candidatos para llevar en las distintas instancias. Es decir, una cosa es mantener este trabajo con diputados de distintos partidos como se ha hecho hasta hoy y, en paralelo, la formación de un partido político.

Cuando usted se sumó formalmente a Acción Republicana planteó que podrían venir más renunciar de diputados. ¿Sigue manteniendo eso?

Creo que van a entrar más diputados, pero no ahora, más adelante, sobre todo cuando se arme como partido. Mientras se mantenga como movimiento es difícil que ingresen más diputados porque muchos de los diputados que están detrás de Kast quieren ir a la reelección y no lo van a hacer como movimiento.

Seguir leyendo