Joaquín Lavín: “Consideraría un fracaso que el plebiscito de salida sea 60%-40%, eso quiere decir que la Constitución que se escribió dividió más en vez de sumar”

Prohibición de fumar en plaza y parque de Las Condes

Foto: Agencia Uno.

El exabanderado presidencial de la UDI reconoció que hay ciertas normas que se han trabajado en el hemiciclo que no le gustan y ejemplificó con que “la eliminación del Senado creo que es un error". A la par, se inclinó por una "tercera opción" para el referendo. “Ojalá lleguemos a una Constitución que nos una y si no, bueno, habrá que tomar una decisión y decir, ‘oye, habrá que rechazar porque no me gusta esta’. Pero ojalá que sea para hacer otra que tenga tales características. Esa tercera opción es la que ojalá se desarrolle en los próximos meses”, especificó.


Desde principios de septiembre de 2021 hasta fines de enero de este año estuvo trabajando en la Universidad Internacional de La Rioja, en Madrid. Inmediatamente volvió a Chile y estuvo en Chillán hasta que, a principios de marzo, se incorporó a la Universidad del Desarrollo como profesor investigador.

Tras meses sin aparecer en los medios de comunicación, el exalcalde de Las Condes y exabanderado presidencial de la UDI, Joaquín Lavín -quien quedó fuera de la carrera a La Moneda en la primaria de Chile Vamos donde triunfó Sebastián Sichel- conversó con Emol TV sobre su presente, en el que destaca la publicación de su libro “Las diez tendencias que transformarán Chile”. Y aunque aseguró que no quería opinar sobre política contingente, abordó uno de los procesos más trascendentales que esta viviendo el país: el trabajo de la Convención Constituyente para la redacción de una nueva Carta Fundamental.

Lo primero que señala al respecto tiene relación con su voto en el plebiscito de entrada. “Yo voté Apruebo porque creo que Chile necesita de verdad una nueva Constitución, pero debe ser una Constitución que nos una. Siempre se habla de la casa de todos, la que tenemos hoy día no es la casa de todos, pero necesitamos que la nueva sea la casa de todos y que no que deje afuera a más gente todavía”.

Enseguida apuntó que “consideraría un fracaso que si el plebiscito de entrada fue 78-22, el de salida sea 60-40, eso quiere decir que la Constitución que se escribió dividió más en vez de sumar, a mi me gustaría una Constitución que fuera aprobada abrumadora y mayoritariamente”.

En ese sentido puso el acento en el trabajo que recae en los convencionales, afirmando que deben encontrar consensos y que, si es que estos no se encuentran, se tendrá que buscar una nueva fórmula “porque estamos en una especie de trampa, de falsa alternativa, de decir “usted aprueba la constitución que estoy escribiendo aquí o seguimos con la Constitución del año 80″, las dos alternativas no son buenas a mi juicio, ojalá hubiera una opción distinta”.

Sobre el trabajo que se ha visto hasta ahora reconoció que hay cosas que no le gustan. Por ejemplo, “la eliminación del Senado creo que es un error porque en el fondo le da más posibilidad a que los países vayan cambiando a cada rato (...), esos países que viven cada cuatro años reinventándose de nuevo no sirve, tiene que tener una cierta estabilidad, especialmente ante la oportunidad que tenemos hoy día”.

En esa misma arista precisó que la “gracia” de la Cámara Alta es que lo senadores se mantienen ocho años en el cargo lo que significa, a su juicio, que “van más allá de un gobierno, no estaban atados al gobierno de turno, podían pensar con una perspectiva distinta, eran personas que tenían una edad mayor, por tanto tenían ya una experiencia previa diferente”.

Concluyó recalcando en que “ojalá lleguemos a una Constitución que nos una y si no bueno, habrá que tomar una decisión y decir, ‘oye, habrá que rechazar porque no me gusta esta’. Pero ojalá que sea para hacer otra que tenga tales características. Esa tercera opción es la que ojalá se desarrolle en los próximos meses”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.