Hisense ULED U70 4K: gran relación precio/calidad

⭐⭐⭐⭐★

Uno de los principales productos de la multinacional china —que se instaló hace poco en Chile— son los televisores de muy buenas prestaciones a precios un poco más alcanzables. A pesar de algunos detalles —como la falta de HDMI 2.1 y más apps en su sistema operativo—, las teles de esta marca son una muy interesante propuesta de valor.



Similar a lo ocurrido en el mercado de los dispositivos móviles, el negocio local de televisores también se ha visto alterado con la entrada de nuevos participantes chinos, los que han conseguido democratizar el acceso a un televisor inteligente, acercando los contenidos en 4K o Ultra HD a presupuestos más acotados. Hisense es una de ellas.

Fundada el año 1969 en la región de Shangdong, la compañía se llamaba Qingdao No.2 Radio Factory y comenzó fabricando radios y luego televisores. En 1994 se reestructuró bajo el nombre de Hisense, donde se ha especializado en dispositivos móviles, componentes ópticos y línea blanca, aunque su principal producto son las TVs: no por nada son desde 2004 el principal fabricante de estos productos en China.

Es justamente con televisores que Hisense se ha hecho conocida en nuestro país. Hace un par de meses, la marca presentó su última línea, la ULED 4K U70, que continúa y mejora las prestaciones de su línea anterior, la H8GCL, y que llega en dos tamaños a nuestro mercado: 55 y 65 pulgadas. Los nuevos modelos presentan interesantes innovaciones, las que combinadas con un precio atractivo, lo hacen una excelente opción para quienes buscan refrescar sus viejos aparatos televisivos.

Especificaciones

  • Dimensiones: 144.7 x 83.5 x 8.8 cms.
  • Tamaño: 55″ / 65″
  • Peso: 19.5 Kg.
  • Resolución: 3840 x 2160 4K UHD
  • Conectividad: USB-A (2) / HDMI 2.0 (3) / Wi-Fi / Bluetooth
  • Sistema de color: Quantum Dot Color
  • Tasa de refresco: 120 Hz
  • Sistema Operativo: Vidaa U 4.0

4K nativo y rango dinámico alto pero sin HDMI 2.1

El U70 se erige con prestancia una vez que ya está instalado. Su diseño frontal es clásico, con un marco relativamente delgado, y la marca que se encuentra al centro, en la parte inferior del televisor, sobre los sensores. Su base es de cuatro patas en “V”, las que mantienen el aparato en un punto más bien fijo, y se agradece que la marca haya hecho unos espacios especiales para pasar el cableado.

La conectividad física, como es usual, la encontramos al costado izquierdo de la parte trasera más gruesa. Ahí están los tradicionales puertos USB-A (vienen 2) y tres entradas HDMI 2.0 (se echó de menos un puerto HDMI 2.1, fundamental para las nuevas generaciones de consolas). También nos encontramos con una entrada para cables ethernet y coaxiales para audio.

Sin ser espectacular se ve bien, hasta con ciertas líneas de elegancia y sobriedad. De lado el aparato no es tan delgado como otros, especialmente sobre su base, donde su parte trasera aumenta de tamaño. Nada del otro mundo, en todo caso, aunque algún acento distintivo en su diseño le habría dado más personalidad al aparato.

En términos generales, estamos hablando de una pantalla con una resolución de 3840 x 2160 píxeles, es decir, con calidad 4K nativa. Además, el sistema incluye una serie de software de mejoramiento de imagen y de audio, como Dolby Vision-Atmos, FreeSync, Dolby Vision IQ y modo de creación de películas, entre otras características de personalización de imágenes automática.

Estas además suceden en tiempo real gracias a su sistema de procesamiento Hi-View Engine, un conjunto de algoritmos de inteligencia artificial que optimizan cada escena según las condiciones internas —es decir, la calidad de imagen desde su fuente— y externas —como la luz ambiental. Además, posee rango dinámico alto, o HDR+10, lo que ensalza de manera efectiva el brillo de los colores. Por su parte, la tecnología Dolby Atmos genera un sonido agradablemente envolvente y con un buen desempeño.

Alta tasa de refresco y buen contraste

En cuanto a la pantalla, lo más importante, estamos frente a un brillante panel que se alimenta por puntos cuánticos LED (también conocida como tecnología quantum dot) que permite personalizar el televisor de acuerdo a nuestro visionado, ya sea para ver una película, noticias, deporte —incluye un “modo fútbol”— y por supuesto, videojuegos.

El U70 presenta una especial dedicación al tema, partiendo por su tasa de refresco de 120 Hz, que permite que la acción en pantalla sea lo más fluida posible. Esta tasa puede ser variable, con cambios automáticos a baja latencia, para evitar los retrasos de la “información” que se transmite desde la pantalla y optimizar la apariencia de los colores. El modo se activa de manera automática en cuanto el aparato detecta el encendido de una consola de videojuegos.

En su contraste entre blancos y negros, el televisor se comportó de manera óptima, acentuando ambos extremos, sin matices —no al nivel de una pantalla OLED—, pero con una amplia relación de 6300:1. Así, uno puede ubicar el televisor en cualquier lugar de la casa, independiente de la luminosidad u oscuridad variable que pueda existir en un dormitorio o en un living, y verse con la misma nitidez y contraste.

Vidaa: sistema operativo fluido pero sin tantas apps

Como buen televisor smart, posee asistente de voz y todos los elementos necesarios para disfrutar una buena experiencia online. Además de los rápidos tiempos para cargar una app, el U70 viene con Netflix, YouTube, Amazon y Pluto TV previamente instalados. El televisor funciona con su propio sistema operativo, Vidaa, muy similar a Android TV aunque sin la variedad de aplicaciones y canales de Google. Eso hará que muchos servicios aún no estén disponibles —como HBO Max, por ejemplo—, pero para un uso regular funciona bastante bien.

Su control remoto plástico es pequeño y funcional, junto a varios botones específicos para ciertas apps, como YouTube Music y hasta Claro Video, lo que fue una pequeña sorpresa. Además, incluye un botón para comandos de voz.

Lo que sí fue una agradable adición es que el televisor permite buscar el control remoto si es que éste, como suele suceder, se ha extraviado. Un gran acierto que todas las TVs deberían incluir por defecto.

Veredicto Práctico

Para un televisor con prestaciones de gama alta y una imagen de calidad óptima ultra HD, el U70 de Hisense no decepciona en cuanto a sus características y a la experiencia de visionado. Ya sea hacer zapping, ver Netflix, jugar videojuegos, escuchar un recital o mirar videos en 4K, su desempeño no tuvo problemas, algo que resulta razonable si se considera su precio. Y un detalle final no menor: tiene garantía por 24 meses.

Nota: ⭐⭐⭐⭐★


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 30 de noviembre de 2021. Los valores y su disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.