Cierra Pacific Fitness: sucesión de Fritz Bartsch baja la cortina por 10 días para ordenar sus finanzas

La compañía decidió cerrar toda la cadena a nivel nacional de manera temporal, para reestructurarse jurídica, comercial y administrativamente.




Y al final del día optaron por cerrar…al menos hasta lograr ordenar las finanzas.

El remezón económico por el que atraviesa hoy la principal cadena de gimnasios del país, Pacific Fitness, los obligó finalmente a bajar la cortina. Es que tras la muerte de su controlador, Fritz Bartz, la compañía ha debido rearmarse, y con ello, ha ido tomando conocimiento de la cantidad de compromisos a los cuales debe hacerle frente, en instancias en que la sucesión -sin conocimiento del negocio- ha ido tomando posición.

“Se anuncia la paralización del servicio temporal de la cadena de Gimnasio Pacific a nivel nacional por un período de 10 días, este cese de actividades operacionales surge debido al sensible fallecimiento de su socio mayoritario y dueño de la marca, Fritz Bartsch, el 23 de junio del presente”, señaló la abogada contralora de la cadena, Yessica Ulloa. Agregó por escrito que: “Las pérdidas emocionales y familiares que conllevó su deceso, nos obliga a una reestructuración jurídica, comercial y administrativa en atención a que la cadena hoy es una comunidad de bienes”.

Destacaron estar en conversación con los franquiciados para acelerar la restauración del servicio. “Necesitamos detener las operaciones para que la reorganización administrativa y comercial pueda marchar con la celeridad que se necesita, y así cumplir con nuestras obligaciones contractuales y comerciales”, agregó Ulloa.

Pulso justamente publicaba la semana pasada la solicitud de incautación de 20 sucursales de la cadena, luego de que la quiebra de una de las sociedades bajo las cuales opera la firma se extendiera a toda la estructura de la compañía.

Es que si bien en 2017 Inmobiliaria General Velásquez había pedido la quiebra de la sociedad Gimnasio Pacific Fitness Chile Limitada por impagos, a comienzos de este año el tribunal estableció que todas las sociedades bajo las cuales operaba la firma constituían una sola unidad económica, por lo que la quiebra se hizo extensiva a todas ellas. Hoy, todo ese proceso está en manos del liquidador Tomás Lacámara.

“Inicialmente, pensábamos que la marca Pacific era una sola y bajo una sociedad”, explicaba hace unas semanas la abogada de la Inmobiliaria General Velásquez, Daniela Gómez, a Pulso. Y añadía: “Como estudio empezamos a indagar cómo estaba realmente conformada esta sociedad y nos dimos cuenta que tenía un entramado societario bastante complejo: la mayoría eran de responsabilidad limitada, conformadas por él -Fritz Bartsch- como persona natural o sociedades donde él es dueño. Y empezamos a armar el flujo”.

En total, se trató de una estructura de unas 26 sociedades -hay procesos judiciales que dan cuenta de hasta 33- cuyos representantes legales eran Fritz Bartsch y personas cercanas al empresario, y cuyo giro era el de gimnasios; todas ellas, están en la quiebra.

Y si bien representantes legales a cargo de algunas de estas sociedades interpusieron recursos para frenar estos procesos, aduciendo que eran franquicias independientes de la matriz, estos fueron rechazados por la justicia reafirmando la tesis que es sólo una unidad económica. El mismo Fritz Bartsch intentó detener ese proceso antes de morir, sin éxito.

De esta manera, en mayo se habían incautado tres sedes localizadas en la Región Metropolitana, y la semana pasada se había autorizado el proceso en otras 20, ubicadas específicamente en San Fernando, Curicó, Talca, Linares, Chillán, Los Ángeles, Concepción, Coronel, Temuco, Villarrica, Valdivia, Puerto Varas, Puerto Montt y Castro. Y si bien, la firma anunciaba su proceso de apertura en 16 locales, ocho de ellos estaban justamente en aquellas posiciones ordenadas para incautar.

A ello, se sumaban los remates ligados a las incautaciones, además de demandas por no pago de arriendos, acciones judiciales de carácter laboral y de cobranza; un pool de situaciones que obligaron a la sucesión a hacer una pausa, parar, cerrar toda la operación y analizar bien el cómo seguir .

Ordenando la casa

Hoy, la sociedad está en etapa de orden. Es que la sucesión de Fritz Bartsch compuesta por sus hijos, no tiene vinculación con el negocio. Bartsch controlaba la firma en solitario. Dado ello, hoy es Yessica Ulloa, la contralora general a cargo de la sucesión de la cadena, la que está analizando y evaluando el estado de las finanzas y de la estructura, y la que prevé llevar adelante la conversación con los acreedores que permita viabilizar la continuidad de la firma.

Pacific Fitness llegó a ser la mayor cadena del país. Nació en 1997 y levantó una red de 104 sucursales, dijo su propietario a comienzos de este año, cuando lamentaba el cierre por la pandemia, que ya sumaba 16 meses. Ahora, no obstante, bajan la cortina, aunque esperan que sea por un período acotado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.