Dos querellas: los intentos de Ingesmart por contratacar a Latam Airlines

Latam Airlines sale de la Ley de Quiebras de Estados Unidos tras 892 días

Luego que la aerolínea se querellara contra su administrador de catálogos por apropiación indebido, el socio de Ingesmart respondió. El 17 de enero, presentó dos querellas; una por denuncia calumniosa, y otra por "suscripción engañosa de documento", por la firma de un pagaré dos días antes de poner término anticipado al contrato. El tribunal declaró inadmisible esta última. La primera sigue en espera.


A mediados de diciembre pasado, Latam Airlines llevó a la justicia a la compañía que por más de cinco años administró su catálogo online de canje de puntos. Acusó a Ingesmart de apropiación indebida de más de $424 millones, monto que la aerolínea le habría entregado para comprar artículos y que -se lee en la acción judicial- fueron destinados a otros fines.

Un mes después, la historia dio un nuevo giro.

El 17 de enero, el socio de Ingesmart, José Antonio Dinamarca Ossa, respondió a la compañía. No vía una contestación a la querella actual, si no que interpuso dos acciones judiciales en contra de la aerolínea. Una acusando denuncia calumniosa ante el 8° Juzgado de Garantía. “Latam interpuso una querella con el único propósito de perjudicar la reputación y fama de Ingesmart”, se lee en ella. Y una segunda, ante el 4° Juzgado de Garantía, donde los inculpa de autores del delito de suscripción engañosa de documento, cometido en perjuicio de su compañía.

“La querella (...) es absolutamente calumniosa, por lo que nuestro representado ejercerá las acciones judiciales correspondientes”, dice la querella.

Sin embargo, dos días después la justicia se pronunció respecto a la segunda acción: “Atendido el solo relato de los hechos expuesto en la querella, ellos no son constitutivos de ningún delito”. “Se declara inadmisible la querella”, según dictaminó la jueza Andrea Osorio. La defensa de Ingesmart, sin embargo, asegura que la causa sigue vigente, pese a que la querella haya sido declarada inadmisible, pues queda como denuncia y la Fiscalía tiene la obligación de investigar. Añaden, además, que aún quedan recursos pendientes, como la reposición y la apelación.

La que se tramita ante el 8° sigue a la espera.

Acá está la versión de Ingesmart respecto al conflicto con Latam.

El inicio de la relación

Según explican ambos documentos, Ingesmart S.A es una empresa con sedes en Chile, Perú, Ecuador y Colombia que provee soluciones tecnológicas. Los principales servicios son seguridad electrónica, smartcity, ciberseguridad, Internet de la cosas, comunicaciones y redes e infraestructura audiovisual.

En 2017, la compañía se hizo cargo de la comercialización de kilómetros de Latam en diferentes comercios del país, con la finalidad de gestionar la venta de sus kilómetros; y la administración de los catálogos de la firma en Chile, Argentina, Colombia y Ecuador.

En resumen, el servicio consistía en entregar a un equipo de personas la gestión tecnológica, comercial y administrativa de los canjes de productos realizados en el catálogo Latampass. Lo anterior, contemplaba disponibilizar un catálogo con una oferta de diferentes productos y giftcards en la plataforma.

Latam Airlines

“En virtud del alto volumen de transacciones de este catálogo, el incremento de facturación que representaría para la razón social, el bajo margen de contribución para el negocio que obligaba a fortalecer su fuerza de venta y la importancia del cliente para dicha sociedad (...) se decidió crear una nueva razón social”, dice la querella.

Se formó Fidem para atender puntualmente las necesidades comerciales de Latam. “A partir de la firma del referido anexo, toda la relación contractual, facturación y todo lo relacionado al contrato, se llevó adelante, desarrolló y ejecutó por la empresa Fidem, por lo que Ingesmart dejó de prestar estos servicios a Latam”, destaca. La única excepción fue en relación a Cencosud a solicitud -se lee- expresa de Latam, por lo que ello sigue siendo administrado por Ingesmart. “Esto rigió hasta el primer semestre del año 2020, fecha en la cual Cencosud decidió no seguir siendo parte del programa Latampass y se avocó a cobrar la deuda que Latam tenía con ellos, producto de la cesación de pagos por parte de Latam”, subraya la querella.

Si bien la acción judicial reconoce que a raíz de los efectos de la pandemia, hubo retrasos en el pago a proveedores por parte de Fidem, insiste que esto fue responsabilidad de la aerolínea. Dicen que la compañía aérea siempre tuvo atrasos que se agravaron en marzo de 2020.

Latam, en tanto, aseguró en su acción juidicial que a principios de 2022, empezaron a recibir quejas de los proveedores del catálogo, señalando que Ingesmart no estaba pagando, a pesar de que eran facturados a Latam.

Dado ello -coincide la querella de Latam con la de Ingesmart- se acordó entre las partes una modalidad diferente de pago para el segundo semestre del 2022 para ciertos y determinados productos que consistía en que Latam compraba inventario para que este fuera entregado por Fidem, según los canjes que realizaban los usuarios del programa de fidelización.

Durante noviembre hubo varias reuniones entre las compañías para conversar de la situación, y abordar las deudas existentes de Fidem; la aerolínea le pidió que firmara un pagaré por $380.797.466 para que se hiciera cargo de saldar los pasivos. Fidem pagó los impuestos respectivos y retiró el documento de la notaria. Se acordó, además, una extensión del contrato hasta marzo de 2023.

Sin embargo, asegura la querella de Ingesmart, dos días después de eso Latam mandó una carta dando término anticipado al contrato. Según la acción judicial de la aerolínea, habían recibido llamados de proveedores que seguían impagos, y que -de hecho- la misma compañía había reconocido que los dineros habían sido derivados a pagar a otros clientes.

“El verdadero motivo oculto en la ‘puesta en escena’ de Latam, consistente en alentar a nuestro representado a mantener la relación comercial a través de reuniones, llamadas telefónicas y correos electrónicos en los que se acordó la continuidad del contrato e inclusive se remitió el borrador de extensión del mismo, no tenía otra finalidad que inducir a error a nuestro representada a fin que suscribiese engañado el pagaré, y firmando como fiador y codeudor solidario del mismo don José Antonio Dinamarca Ossa, esto, con el objeto de granjearse Latam de un título ejecutivo, lo que en definitiva causó un perjuicio económico enorme en nuestro representado”, se lee en la acción judicial.

“Es más, lamentablemente, don José Antonio Dinamarca Ossa, con fecha 22 de diciembre de 2022, tomó conocimiento a través de la publicación en la página web del diario La Tercera, que Latam interpuso una querella en contra de la empresa Ingesmart, representada legalmente por nuestro representado”. “Es decir, luego de granjearse del título ejecutivo bajo engaño, y simular perjuicio y no una deuda, mediante un intento frustrado de disfrazar los hechos en comisión de un ilícito, a sabiendas que es una deuda de Fidem, originada en un desgaste de la relación contractual, de la cual poseen absoluta responsabilidad por sus incumplimientos en tiempo y forma de pago y por retrasos continuos en pagos y facturas no pagadas por Latam, adicionalmente se querellan en contra de Ingesmart. Como ya se señaló, dicha persona jurídica no poseía relación contractual con Latam, sino Fidem dañando su reputación”.

Aseguran que Latam incurrió en el delito de suscripción engañosa de documento, ilícito previsto y sancionado en el artículo 470 N° 4 del Código Penal, bajo el título de la ‘apropiación indebida y otros fraudes especiales’, en calidad de autor del mismo.

En paralelo, los acusó de denuncia calumniosa: “La querella establece calumniosamente que los hechos que en ella se relatan fueron en directo beneficio de la empresa Ingesmart”. Y agrega: “En la querella omite señalar Latam-lo que se acreditará en la oportunidad procesal correspondiente-, que fue precisamente Latam, mediante el retraso y no pago oportuno de determinadas facturas, lo que retrasó el pago de Fidem a los proveedores, lo que generó una tremenda inestabilidad económica en Ingesmart y profundas pérdidas”.

La voz del tribunal

El 19 de enero el 4°Juzgado de Garantía declaró inadmisible una de las querellas presentadas, la por suscripción engañosa de documentos.

El tribunal señaló que las conversaciones entre las partes, consistieron efectivamente en tratativas y propuestas para efectos de renovar contratos entre ambas partes, “sin embargo, no consta en ningún documento que efectivamente Latam se obligara a renovar contrato a cambio de contraprestación alguna por parte de la víctima, quien simplemente pecó de ingenua al entregar un vale vista a Latam en razón de deudas contraídas anteriormente en base a una expectativa futura de negocio”. Aseguró que Fidem tenían experiencia previa en negocios propios de su rubro, debiendo haber precavido esa situación. “Y asegurado las consecuencias de entregar un vale vista en las circunstancias que relata”, agregó.

En la defensa de Ingesmart precisan, sin embargo, que ello sigue adelante en calidad de denuncia.

La que se sigue por denuncia calumniosa aún está en pausa.

Hata el momento, el tema seguirá discutiéndose en la causa original de Latam.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.