Es probable que la recuperación económica de China sea lenta y accidentada, debido a los confinamientos por Covid-19

Las estrictas restricciones de Covid-19 en China han complicado los esfuerzos de Pekín por estabilizar la economía. Foto: QILAI SHEN/ BLOOMBERG NEWS

Los economistas prevén un repunte más lento, ya que la debilidad del mercado inmobiliario, la confianza empresarial y las exportaciones están frenando el crecimiento.


HONG KONG- Hace dos años, la economía china se recuperó con fuerza tras sufrir su peor contracción en décadas, cuando las autoridades cerraron la metrópolis de Wuhan para mantener controlado el coronavirus.

Es poco probable que esta vez China consiga una remontada similar, según los economistas, que prevén una recuperación prolongada mientras Beijing trata de estabilizar la economía tras cerrar temporalmente los principales centros de fabricación y comercio, incluido Shanghái.

Este año, el impacto a corto plazo de la política de tolerancia cero de China con el Covid-19 no ha sido tan perjudicial como en 2020. El producto interno bruto de China se expandió un 0,4% en el periodo de abril a junio con respecto a hace un año, anunció el viernes la Oficina Nacional de Estadísticas. En el primer trimestre de 2020, la economía se contrajo un 6,9% año tras año debido al inesperado cierre y confinamiento de más ciudades.

Aun así, este año la economía del país se enfrenta a mayores vientos en contra. China arrastra una crisis de confianza en su vasto sector inmobiliario. Los consumidores son reacios a gastar mientras el crecimiento de los ingresos se estanca. Las empresas también frenaron las nuevas inversiones, con miedo de futuros cierres. En el exterior, China encara un enfriamiento de los pedidos de exportación, a medida que la Reserva Federal y otros bancos centrales suben los tipos de interés para frenar la creciente inflación y los minoristas en el extranjero trabajan a través de las altas existencias.

“La economía china ha tocado fondo, pero aún no está fuera de peligro”, afirmó Bruce Pang, economista jefe para China de Jones Lang LaSalle. Dijo que sería “casi imposible” alcanzar el objetivo oficial del país para todo el año, de un crecimiento de alrededor del 5,5%, ya que para ello sería necesario que la producción china creciera al menos un 8% cada trimestre durante el resto del año.

Los datos del viernes llevaron a algunos bancos de inversión a rebajar sus previsiones de crecimiento en China. Société Générale recortó su previsión de crecimiento para todo el año al 2,7% desde el 4,1%. Barclays, por su parte, espera que la economía china se expanda un 3,1% este año, desde el 3,3%.

La lentitud de la economía china significa que el presidente Xi Jinping podría tener que lidiar con el aumento de las tensiones sociales antes de un importante Congreso del Partido en el que se espera que mantenga su papel para un tercer mandato sin precedentes.

Residentes caminando por un barrio de Shanghái que ha entrado en cuarentena este mes. FOTO: QILAI SHEN/ BLOOMBERG NEWS

Tampoco es un buen augurio para los países exportadores de materias primas y las empresas multinacionales, que hasta ahora han confiado en la demanda china de metales y bienes de consumo para superar los tiempos difíciles.

El gigante minero Rio Tinto PLC advirtió el viernes, en un informe a los accionistas, que “los vientos en contra son considerables” en China, uno de sus mercados más importantes, debido a las restricciones laborales y de movimiento destinadas a frenar los brotes de coronavirus.

Tres de los principales motores de crecimiento de China en el pasado -su mercado inmobiliario, la inversión y las exportaciones- se enfrentan ahora a las turbulencias.

Los datos oficiales muestran que la caída de los precios de las viviendas nuevas en China se amplió en junio con respecto al mes anterior, mientras que las ventas de terrenos para futuros desarrollos inmobiliarios -una importante fuente de ingresos para los gobiernos locales- se hundieron el mes pasado. El mercado de la vivienda en China había sido un motor económico fundamental durante la mayor parte de 2020, ya que los chinos dejaron su dinero en propiedades en busca de rendimientos de inversión.

A comienzos del verano de 2020, hubo un intento de los reguladores chinos de exprimir la deuda excesiva de los promotores inmobiliarios, desencadenando una caída del mercado inmobiliario que ha durado más de lo que esperaban los economistas. Los propietarios de viviendas de varias ciudades chinas han amenazado con dejar de pagar las hipotecas de las casas inacabadas.

A su vez, los propietarios de empresas, acosados por la perspectiva de repetidos confinamientos, son reacios a invertir en nuevas fábricas o a contratar más trabajadores. Los economistas temen que una inversión más débil acabe suprimiendo la demanda.

Ma Hongshen, dueño de una pequeña empresa de renovación de viviendas en Beijing, dijo que los pedidos de los clientes han disminuido en los últimos dos meses, ya que en muchos barrios residenciales se prohibieron los proyectos de renovación de viviendas cuando las autoridades de Beijing impusieron estrictos controles para acabar con un brote.

La demanda de renovación de hogares también se ha enfriado en línea con el mercado inmobiliario en general, explicó Ma. También señaló que las restricciones intermitentes dificultan que su negocio se mantenga a flote.

Una encuesta realizada por el Grupo UBS entre abril y mayo a más de 500 altos ejecutivos de empresas, reveló que los encuestados esperaban un menor crecimiento de las ventas, un menor margen de beneficios y un debilitamiento de los pedidos de exportación este año.

Como la tasa de desempleo se mantiene alta, los consumidores chinos también están empezando a acumular dinero en efectivo. El mes pasado, casi seis de cada diez depositantes urbanos, encuestados por el banco central de China, dijeron que estaban más dispuestos a ahorrar ahora que antes, el nivel más alto en dos décadas.

Durante un mes de cierres y confinamientos en Shanghái, Ding Yawei depositó 100.000 yuanes, que equivalen a unos US$ 14.800, para comprar un departamento de 430 metros cuadrados.

Ding, que trabaja en una empresa de educación, aseguró que la nueva responsabilidad de pagar una hipoteca mensual de cerca de US$ 1.300 y las regulaciones impredecibles significan que reducirá los gastos innecesarios, como comer fuera y comprar en centros comerciales.

“Al igual que la mayoría de mis amigos, no tenemos mucha confianza en la economía”, declaró Ding.

En 2020, el éxito temprano de Beijing en la contención de Covid-19 permitió a los fabricantes producir bienes y cumplir con enormes volúmenes de pedidos de Occidente.

Aunque las exportaciones chinas crecieron a un ritmo mejor de lo esperado en junio, los economistas predicen que la demanda de Occidente, que ha mantenido ocupadas a las fábricas chinas, está destinada a disminuir, ya que los responsables políticos están aumentando los tipos de interés para contener la inflación galopante, que afectará en la confianza de los consumidores.

Según los medios de comunicación estatales chinos, en Ningbo, ciudad costera del este de China cuya economía depende en gran medida de las exportaciones, las autoridades locales reservaron este mes un vuelo privado para que 36 empresarios visitaran a sus clientes en Europa y trajeran nuevos pedidos. Otras ciudades, como Haining, han seguido su ejemplo para ayudar a los exportadores a sortear el obstáculo de los estrictos controles fronterizos de China.

Sin duda, los economistas afirman que el país pronto podría presentar nuevas rondas de estímulos orientados a las infraestructuras, un libro de jugadas muy utilizado que ya ha ayudado a sacar a la economía del estancamiento, incluso tras la crisis financiera mundial de 2008. Desde mayo, los responsables políticos han lanzado una serie de ayudas fiscales, como recortes de impuestos por el valor de cientos de miles de millones de dólares.

Sin embargo, los economistas advierten que esta respuesta política tiene sus límites. Se espera que este estímulo se concentre en industrias que no crearán suficientes nuevos puestos de trabajo en áreas que China necesita, como el sector de los servicios. También dejará al país cargado de más deuda, dicen.

“Es muy probable que la recuperación sea mucho más gradual que en 2020″, concluyó Frederic Neumann, economista jefe para Asia de HSBC.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El objetivo de Metatool es investigar cómo el cerebro humano consiguió imaginar objetos para resolver problemas y traspasar esa información a los robots para mejorar sus habilidades.