La “irresponsabilidad fiscal” de la reforma de pensiones: Patricio Arrau y Salvador Valdés apuntan contra el proyecto del gobierno

SALVADOR VALDES

El presidente de Gerens y también asesor de algunas AFP, y el senior fellow de la Escuela de Negocios de la UAI, cuestionaron en duros términos la propuesta del Ejecutivo.


Un duro juicio en torno al endeudamiento público que generaría la reforma de pensiones, al considerar las fuentes de financiamiento para el nuevo seguro social del 6%, como también el aumento en la Pensión Garantizada Universal (PGU), realizaron este lunes los expertos previsionales Patricio Arrau y Salvador Valdés. Invitados al programa de Icare TV “La Semana Económica”, los economistas calificaron como una “irresponsabilidad fiscal” la propuesta del Ejecutivo.

Según detalló Arrau, la iniciativa se diferencia de otros sistemas de pensiones al no ser de reparto puro, sino más bien de “reparto transitorio”, en que la nueva cotización de 6 puntos porcentuales del sueldo imponible es destinada al pago de pensiones de los actuales pensionados, y donde al inicio del sistema, la diferencia entre los recursos disponibles y los existentes en el fondo, será cubierta con deuda.

El fondo se va a endeudar con el Estado y esa deuda va a tener que pagarla en el transcurso de los próximos 50 o 60 años”, explicó Arrau, consultor y presidente de Gerens, quien asesora a algunas AFP en el marco de la reforma previsional.

Al momento de analizar cómo la creación del seguro social con el 6% de cotización extra complementará las pensiones obtenidas de los ahorros individuales, considerando la garantía de 0,1 UF por cada año cotizado al momento de jubilar que se establece bajo el nuevo componente de seguridad social, Arrau cuestionó que el diseño contemplado para poder responder a los primeros pensionados sea por medio de subsidios.

“Desde el minuto que parte este sistema, a todas las personas que están hoy día jubiladas se les cuenta el número de años que cotizaron, se multiplica por 0,1 UF con un máximo de 36 meses, y por lo tanto, si has cotizado por 10 años, te va a llegar 1 UF más (de pensión), si has cotizado por 20 año, 2 UF más, y así hasta 36 meses. Eso a todos los que están jubilados hoy día. Esto está garantizado por el seguro. Y como el seguro todavía no está entregando pensiones, te va a entregar todo”, comentó Arrau.

A su juicio, ello implica un subsidio que generará una pesada carga a las arcas fiscales.

“Eso es de cargo del nuevo 6%, y como al principio nadie tiene pensión del 6%, te van a entregar la totalidad de los años multiplicados por 0,1 UF con el máximo de 3,6 UF. (...) Por lo tanto, en un principio, no solo no tienes la plata, el Fondo se endeuda con el Fisco, por varios años, todo esto con ingresos generales de la Nación. Entonces, el fondo acumula esta deuda, y en el futuro, cuando empiece a recibir ingresos operacionales que ocurren por la diferencia de rentabilidad, ahí va a empezar a devolverle al Fisco”, remarcó Arrau.

El consultor detalló que la acumulación de recursos del 6% comenzará a generar rentabilidades con el tiempo, a una tasa cercana al 3,8%, pero por otra parte el ente del Estado pagará solo 2% de dicha rentabilidad para generar ingresos operacionales, los que “en un principio van a ser usados para pagar esta deuda. Entonces, en la práctica, lo que está ocurriendo es que toda la nueva generación que hoy día entra a trabajar y que jubila en 40 años más, a través de spread va a estar financiando por diferencia el pago de la deuda del Fisco”.

Por su parte Valdés, senior fellow de la Escuela de Negocios de la UAI, cuestionó además que el aumento de la PGU quede a cargo de implementarlo para el próximo gobierno.

“En el gobierno de Boric los gastos y subsidios aumentan de una forma bien importante, del orden del 0,6% del PIB cada año (..) pero los ingresos, los nuevos tributos que van a financiar esto, se dejan para después, al próximo gobierno. El gobierno que va del 2026 hasta 2030 va a tener que subir impuestos y los beneficios no los va a poder subir si es que se aprobara como está y no se legisla nuevamente. Esto, desde el punto de vista político es un clásico: el gobierno actual da los nuevos beneficios, pero no los tributos necesarios para financiarlos. Si se aplicara la regla fiscal a esto, sería inaceptable”, apuntó.

El académico agregó que “tal como se está proponiendo en el proyecto, el endeudamiento nuevo -que es bien sustancial- queda en el ente público nuevo”, lo que, afirmó, “se netea” con los activos del Estado, sin reflejar efectos en el déficit, lo que calificó como “un error contable”.

Ante dicho cuadro, y considerando los efectos del endeudamiento, Valdés afirmó que el diseño del proyecto de reforma era irresponsable.

“Siendo un poquito más firmes, digamos, aquí hay una irresponsabilidad fiscal. Si no se meten estas cuentas dentro del perímetro de la regla del gasto público y la deuda pública (...), en el fondo estamos sacando parte de los ingresos y gastos públicos fuera del perímetro de responsabilidad fiscal”, lanzó el economista.

Consultado sobre si dicha dinámica es solo responsabilidad de la actual administración, Valdés reconoció que el aumento de la PGU realizado durante el anterior gobierno de Sebastián Piñera ya había incumplido con las estimaciones en torno al cargo fiscal que generaría a futuro la pensión que se financia con impuestos generales.

“Yo diría que sí. Estoy de acuerdo con eso, de hecho fue imposible conseguir proyecciones fiscales a 100 años plazos con la Dirección de Presupuestos. A empujones, el consejo consultivo logró pasar de proyecciones al 2030 hasta 2050, que para reformas previsionales es insuficiente, es poco. Es cierto, esto (reforma previsional) es otra capa de lo mismo. Entonces, lo que tenemos que hacer es detener este espiral. Tenemos que sincerarnos, porque sino vamos a seguir la ruta de Italia, de Argentina, etc.”, alertó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.