Las nuevas empresas chinas de vehículos eléctricos sufren cada vez más pérdidas a pesar del auge de las ventas

NIO, que comercializa vehículos eléctricos de alta gama, obtuvo unos ingresos récord en el segundo trimestre, pero registró unas pérdidas casi cinco veces superiores a las del año anterior. Foto: Bernadett Szabo/ Reuters

El aumento de los precios de las baterías y los retrasos en la cadena de suministro de este año han hecho subir los costos de los fabricantes de automóviles que queman efectivo. Entre los afectados se encuentran tres empresas que cotizan en Estados Unidos y que son muy populares entre los compradores chinos: NIO Inc, que comercializa vehículos eléctricos de alta gama; Xpeng Inc, que promociona su software de conducción automática como rival de Tesla Inc; y Li Auto Inc, la más joven del trío.


HONG KONG- El mercado chino de los automóviles eléctricos está en pleno auge, pero las empresas emergentes de este tipo de vehículos están sufriendo pérdidas a pesar del aumento de las ventas.

Este año, el aumento de los precios de las baterías y los retrasos en la cadena de suministro han incrementado los costos de los nuevos fabricantes de vehículos eléctricos. Las empresas emergentes ya están quemando dinero para introducir modelos más nuevos e inteligentes -completados con asientos de masaje calefaccionados o servicios de intercambio de baterías- para hacerse un espacio en el mayor mercado automovilístico del mundo.

Entre los afectados se encuentran tres empresas que cotizan en Estados Unidos y que son muy populares entre los compradores chinos: NIO Inc, que comercializa vehículos eléctricos de alta gama; Xpeng Inc, que promociona su software de conducción automática como rival de Tesla Inc; y Li Auto Inc, la más joven del trío. Las tres compañías declararon mayores ingresos y registraron mayores pérdidas en el segundo trimestre con respecto al año anterior, citando el aumento de los costos y la interrupción de los suministros. Xpeng anunció que también se había visto afectada por la escasez de chips.

Las empresas de nueva creación vieron cómo se ralentizaba su impulso hacia el punto de equilibrio. Xpeng citó las restricciones del Covid-19 y los cierres de las ciudades para frenar las visitas de los clientes a las salas de exposición, mientras que Li Auto dijo que los pedidos se habían atenuado porque los clientes están esperando su próximo modelo.

Es mucho lo que está en juego para los recién llegados al abarrotado sector de los vehículos eléctricos en China, especialmente cuando se enfrentan a empresas como Tesla y BYD Co. Estos dos gigantes automovilísticos más consolidados están acaparando una considerable cuota de mercado, mientras que las marcas extranjeras tradicionales también están introduciendo más modelos eléctricos para mantener su posición en el mercado. BYD triplicó sus beneficios del año pasado, hasta superar los US$ 500 millones en los seis meses transcurridos hasta junio.

Otra empresa que espera triunfar en el competitivo mercado chino de los vehículos eléctricos es China Evergrande New Energy Vehicle Group Ltd., una filial del promotor inmobiliario China Evergrande Group. La producción en masa comenzó el viernes y los productos finales se entregarán a los clientes en octubre, según la empresa.

La mayoría de los fabricantes chinos de vehículos eléctricos no fueron rentables durante los seis primeros meses de este año y es poco probable que alcancen el punto de equilibrio en los próximos 12 a 18 meses, aseguró Fitch Ratings en una nota la semana pasada.

Ahora bien, el lucrativo mercado chino de los vehículos eléctricos está en auge gracias a las políticas favorables, como las exenciones de impuestos a la compra, las subvenciones en efectivo y la relajación de las cuotas de licencias, para impulsar las ventas de nuevos autos eléctricos frente a los tradicionales con motor de combustión. A su vez, las ventas mensuales de automóviles de nueva energía se han duplicado o incluso triplicado este año.

La Asociación China de Turismo prevé que el país venderá 6,5 millones de vehículos eléctricos e híbridos enchufables este año. El gobierno chino señaló a principios de año que quería que los vehículos de nueva energía ocuparan el 20% de la cuota de mercado en 2025, pero esa cifra se superó en agosto, cuando casi el 30% de todos los vehículos de pasajeros vendidos utilizaron nuevas energías. La asociación de turismo predice que los vehículos de nueva energía tendrán una cuota de mercado del 55% en 2025.

NIO, con sede en Shanghai, obtuvo unos ingresos de US$ 1.500 millones en el segundo trimestre, batiendo sus propios récords, pero registró unas pérdidas de US$ 411 millones, casi cinco veces más que un año antes. Xpeng, con sede en Guangzhou, se ha colado entre los 10 mayores vendedores de vehículos eléctricos de China, al duplicar prácticamente el número de autos vendidos y sus ingresos, que ascendieron a US$ 1.100 millones en el mismo trimestre. Sin embargo, sus pérdidas fueron de US$ 403 millones, más del doble que un año antes.

Por su parte, el director ejecutivo de Xpeng, He Xiaopeng, aseguró que la escasez de chips y baterías ha supuesto un gran reto para la empresa desde el año pasado. He sostuvo que la situación ha mejorado gradualmente, pero que la empresa todavía se enfrenta a un alto riesgo de escasez de 10 tipos de chips en la actualidad. La escasez de chips sigue siendo un gran problema, pero debería aliviarse a principios del próximo año, agregó.

El aumento de los costos de las baterías se ha compensado, en parte, con el incremento de los precios, según los directivos de Xpeng, aunque el fabricante de automóviles no ha podido recuperar totalmente los desembolsos debido a la acumulación de pedidos, lo que significa que algunos vehículos entregados se han vendido antes a un precio inferior.

El pleno potencial del repunte de las ventas de vehículos eléctricos en China también se ha visto limitado este año por los confinamientos y el debilitamiento de la economía de consumo.

El presidente de Li Auto, Kevin Shen, comentó que la empresa se había visto muy afectada durante el segundo trimestre debido al resurgimiento del Covid-19. La firma se mantendrá cautelosamente optimista, aunque en alerta, afirmó Shen durante una videoconferencia el mes pasado.

A pesar de que los ingresos de Li Auto aumentaron un 73% en el segundo trimestre con respecto al año anterior, sus pérdidas se duplicaron hasta alcanzar los US$ 96 millones.

Tanto Xpeng como Li Auto dieron estimaciones conservadoras para las cifras de entrega del tercer trimestre. Xpeng comentó que algunos compradores de autos podrían haber aplazado sus compras a la espera de los lanzamientos de nuevos modelos más adelante en el año. El fabricante de automóviles lanzó en agosto el vehículo deportivo utilitario G9, un modelo que, según los observadores del sector, es un rival potencial del Modelo Y de Tesla.

Ahora, según los analistas, las tres empresas emergentes tendrán que seguir sorteando los problemas de la cadena de suministro, con pocos cambios en las políticas de Covid de China a la vista.

A diferencia de las empresas consolidadas, las nuevas compañías de vehículos eléctricos tienen poco margen de maniobra para recortar los gastos o la investigación y el desarrollo con el fin de frenar las pérdidas, declaró el analista de Barclays Jiong Shao. Las firmas deben seguir gastando para desarrollar y construir nuevos modelos.

NIO y Li Auto duplicaron su gasto en investigación y desarrollo en el trimestre, mientras que Xpeng lo aumentó en un 46%.

Los inversores deben centrarse en si una empresa puede destacar diferenciando con éxito sus productos en el mercado, un obstáculo que BYD ha superado, según Shao.

“Si no invierten ahora, dentro de dos años se acabó el juego para ellos”, advirtió finalmente Shao.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.