Otra más: Mutual de Seguridad también pide la quiebra de Supermercados Montserrat

09 de Diciembre de 2011/SANTIAGO Antenas de Celulares camufladas, Supermercado Montserrat ubicado en la comuna de Ñuñoa. Foto:NADIA PEREZ/AGENCIAUNO

Esta es la sexta vez en el año que una compañía solicita la liquidación forzosa de la cadena ligada a la familia Bada Gracia. En marzo recién pasado, la compañía decidió poner fin a su operación tras 40 años de vida.




Se siguen sumando actores que reclaman la quiebra de la cadena de Supermercados Montserrat. Es que hoy prácticamente no hay ningún tribunal civil de Santiago que no esté viendo una causa asociada a la compañía. Y ahora se agregó la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción.

El pasado 9 de junio, la entidad –patrocinada por el abogado Pablo Caglevic- ingresó una demanda ante el 10° Juzgado Civil de Santiago, justamente solicitando la liquidación forzosa de la cadena, liderada por la familia Bada Gracia.

Según se lee en la acción judicial, la Mutual –presidida por Lorenzo Constans- es acreedora de la compañía. Hasta el 24 de mayo de 2021, Montserrat le debía $273,7 millones por concepto de cotizaciones del seguro social contra riesgos de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, tal como lo contempla la ley 16.744, además de intereses, reajustes y costas. Todo, sobre una base de 1.432 trabajadores declarados. “Dicha obligación consta en la resolución Nº 0050/949316/2021, de fecha 24 de mayo del año 2021, dictada por la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción, la cual tiene mérito ejecutivo”, señala.

La mora por parte de la compañía habría comenzado en febrero de 2020, prolongándose durante todos estos meses. En la demanda destacan que el artículo 117 de la Ley Nº 20.720 establece que cualquier acreedor podrá demandar el inicio del procedimiento concursal de liquidación de una empresa deudora, si ésta cesa en el pago de una obligación que conste en título ejecutivo con el acreedor solicitante.

“En este caso se dan todos los presupuestos requeridos por la indicada disposición legal, puesto que Supermercados Montserrat S.A.C. tiene la calidad de empresa deudora en conformidad a la Ley, y ha cesado en el pago de una obligación con mi representada la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción, obligación la cual consta en un título ejecutivo”. Y agregan: “Ruego declarar, previa audiencia de la empresa deudora (…), la liquidación forzosa de Supermercados Montserrat S.A.C.”; representada –subraya el documento- por Andrés Bada Gracia, Pablo Bada Gracia, María Paz Bada Gracia, Juan Contreras Ascuí, Bernardita Tafall Díaz y Alberto González Cáceres.

En la acción, además, se pide designar a Enrique Ortiz D’Amico para que asuma como veedor en caso de que la compañía se oponga a su liquidación; o directamente como liquidador a Loreto Ried si el camino fuera ese, y como liquidador suplente a Patricio Martínez.

Seguidilla de causas

Esta sería la sexta vez en el año que piden la quiebra de la cadena. En marzo, la empresa Factoring y Finanzas solicitó lo mismo por una deuda de $457 millones, la cual luego fue retirada. Ese mismo mes, fue el turno de la sociedad de productos alimenticios CV Trading por el no pago de $17,8 millones. En mayo, Montserrat pagó y la demanda fue archivada.

En abril, se sumó Embotelladora Dos Banderas, por una mora de $108 millones; en mayo, en tanto, se agregó la Sociedades de Inversión EFCON SpA por el no pago de $209,6 millones, producto de 16 facturas cursadas entre el 1 de diciembre de 2019 y 30 de julio de 2020. Ese mes, solicitó lo mismo la empresa de aseo industrial High Clean –por $115 millones-; todos estos procesos están hoy en trámites iniciales.

Esto, además, de las múltiples acciones judiciales que se han interpuesto como gestión preparatoria para el cobro de facturas. Dentro de este abanico -sólo el 2021- están empresas como Nestlé, Market Negocios, Agrícola Los Maquis, Ideal, entre otros. El año pasado, se presentaron 36 acciones judiciales por impagos.

Historia de la crisis

La delicada situación financiera de la cadena se arrastra desde a lo menos 2020. Es desde ese ejercicio, cuando la firma comenzó a acumular una serie de requerimientos judiciales por el cobro de facturas, llegando a sumar impagos por $6.159 millones, según Dicom. Dado ese escenario, a fines del año pasado realizó una importante reestructuración de pasivos, lo que les permitió obtener recursos frescos para ir pagando a los acreedores e ir reduciendo sus deudas -disminuyéndolas a menos de $3.000 millones-, lo que complementaron con amplios despidos.

Sin embargo, en marzo recién pasado, la compañía decidió poner fin a su operación. A esas alturas, la cadena tenía sólo nueve de los 36 supermercados que llegó a administrar. Y según consignó Diario Financiero, habría optado por arrendarlos a sus competidores. La nota daba cuenta, de hecho, que dos de ellos -en Colina y Calera de Tango- ya habían sido traspasados a Walmart. Con lo anterior se ponía fin a 40 años de historia de la que llegó a ser la cuarta cadena supermercadista más importante del país.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.