El desmayo en su visita a Chile en 1994




Era marzo de 1994 y Hermógenes Pérez de Arce llegó hasta el Hotel Hyatt para realizar una entrevista a Margaret Thatcher, que estaba en Chile de visita.

El día anterior, la ex primer ministro de Gran Bretaña había sufrido un impasse al desmayarse mientras dictaba una charla en el mismo hotel organizada por la Sofofa, y lo primero que Pérez de Arce le preguntó a Denis Thatcher, esposo de la Dama de Hierro, fue cómo evolucionaba su salud.

"No es nada que no se le quite con dos buenos martinis", respondió el marido de la ex premier británica, quien el día anterior tuvo una indigestión, por lo que decidió no comer nada y eso derivó en su desvanecimiento.

"El Pacífico es la puerta de Chile al mundo, aun cuando tienen ustedes a la vez, por fortuna, una vía hacia el Atlántico. Ciertamente ustedes son un país que tiene una visión global", dijo en su charla ante la Sofofa.

En esa oportunidad, Thatcher también planteó que "nosotros hemos comprobado, en años recientes, los nocivos efectos del tipo de cambio fijo. Con todo (e incluso antes que yo asumiera el problema en Gran Bretaña), ustedes marcaron la pauta a seguir". Y a continuación agregó que "ahora es correcto hablar, sin necesidad de cruzar los dedos o de tocar madera, del milagro económico chileno".

Sus palabras respondían al interés que tuvo durante su mandato en los cambios impulsados en Chile, entre ellos la reforma previsional que diseñó José Piñera, quien se desempeñó como ministro del Trabajo de Augusto Pinochet.

Con ocasión de su visita, la única que realizó a nuestro país, Thatcher también realizó una charla en el Centro de Estudios Públicos (CEP), que ayer subió una fotografía a su sitio web recordando ese momento.

El viaje de la ex mujer fuerte de Inglaterra, que se extendió por cuatro días, incluyó además una cena en su honor en la casa de Hernán Briones, donde una de las invitadas fue Lucía Pinochet Hiriart.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.