Aurora Olave: La mujer clave de Sofofa

Fue la única directora ejecutiva del gremio. Ahora asume como la primera mujer en la secretaría general. Reconocida como una gran gestora, algunos ven cierta debilidad en el manejo del debate público. Sin embargo, ella -estudiosa y ejecutiva, como la definen- ya está aprendiendo. Hoy su principal tarea tiene que ver con políticas públicas. Y ya avanza en definir aquellos temas donde Sofofa sí tomará posición.




“Aspectos económicos de la Constitución. Alternativas y propuestas para Chile”, de Rodrigo Valdés y Rodrigo Vergara es hoy uno de los libros de cabecera de Aurora Olave (42 años, casada, dos hijas).

Hace un par de semanas, el presidente de Sofofa, Richard von Appen, la llamó. El diálogo se tradujo en un ofrecimiento que le implicaba asumir la secretaría general del gremio; por primera vez una mujer llegaba a esa posición donde antes habían estado Andrés Concha, Cristóbal Philippi y Jorge Ortúzar. “Le dijo que feliz asumía el desafío”, confirman cercanos. Von Appen quería que la asociación tuviera una cabeza única, tal como lo contemplaban históricamente los estatutos. Eso se tradujo en eliminar la dirección ejecutiva que ocupaba Olave y en la salida del entonces secretario general, Rafael Palacios, quien había llegado a esa posición en diciembre, un cambio que generó críticas internas, lideradas por el expresidente Bernardo Larraín Matte, quien cuestionó un cambio tan radical a tan solo dos semanas de la llegada de su sucesor.

Olave se restó de esa polémica, dicen quienes la conocen. Entendió que un nuevo presidente podía traducirse en modificaciones internas. Y que la claridad de Von Appen para plantearle sus aspiraciones -con un marco definido- le generó la confianza necesaria para embarcarse en esta nueva tarea... Más que mal, la ejecutiva ya llevaba cuatro años en un gremio que conoce bien. Ella armó el equipo ejecutivo que hoy trabaja en Sofofa. “Aurora es suficientemente inteligente para saber cómo pararse en esta organización. Ella tiene todo el conocimiento técnico y de cuatro años trabajando en Sofofa, por lo que creo que lo puede hacer muy bien”, opina la exconsejera Carmen Román.

Responsable, muy ejecutiva, estudiosa y fanática del deporte -tiene un personal trainer dos veces a la semana y utiliza la aplicación “Pelotón” para hacer ejercicio todos los días- hoy está abocada a aprender de políticas públicas, para algunos su talón de Aquiles y la gran fortaleza que tenía Rafael Palacios. De hecho, si bien nadie desconoce su capacidad de gestión, hay quienes ven con cierta suspicacia su nombramiento por -dicen- no tener suficientes habilidades en el debate público, algo que requiere su nueva posición. Un head hunter que la conoce asegura que tendrá que desarrollar esas habilidades. Y el libro de Vergara y Valdés es parte de ese aprendizaje -”Es por pega”, ha dicho-, el cual intercala -por placer- con “The Universe Has Your Back”, de Gabby Bernstein.

En la última semana se ha reunido a distancia casi a diario con el economista de la dirección de políticas públicas de Sofofa, Rodrigo Mujica, y la asesora legal, Muriel Sciaraffia. El jueves, de hecho, avanzaron con Mujica en una presentación con aquellos temas donde Sofofa debiera tomar posición. Y ya hay ciertos planteamientos avanzados. “Está metida en varios temas”, confidencian cercanos.

Tiene claro que no puede ser experta en todo. Y hoy escucha y aprende. “Tiene todas las habilidades para desenvolverse bien”, subrayan al interior del gremio, donde le restan dramatismo a las críticas: “Sofofa tiene una red de expertos que apoya y ayuda, y acá hay un tema bien de estrategia donde Aurora se maneja. No existe la sensación de que no tenga las habilidades”.

Entre Isla de Maipo y EE.UU.

María Aurora Olave Lacamara vivió hasta los 12 años en Isla de Maipo. Su familia paterna tenía y tiene una viña que comercializa uva a granel, con la variedad sauvignon blanc. El mundo del agro fue su entorno, hasta que la separación de sus padres la trajo a Santiago, junto a su mamá Soledad y a su hermana del mismo nombre (39 años, gerenta de Desarrollo de Negocios de Cornershop). Ingresó al colegio The Mayflower School. Salió a los 17 años como la mejor alumna de su generación.

No sabía qué estudiar. Bachillerato en la Universidad Católica fue el punto de entrada. Pensó en Medicina, tomó un ramo de esa carrera y cambió de parecer. Entró a Ingeniería Comercial y aunque fue ayudante de Rolf Lüders en Economía Chilena, se orientó al área de Administración, que tenía un perfil más práctico. De hecho, sus cursos preferidos fueron los de estrategia que abordaban casos reales de empresas. “La conocí como profesor y es una brillante profesional”, dice el expresidente de la CPC, Alfonso Swett, que le hizo clases en el ramo creación de empresas.

Su grupo en la universidad y con quienes es amiga hasta el día de hoy, lo conformaron la directora de Forus y consejera de Sofofa, Macarena Swett, y la gerenta de Distribución Institucional de Zurich AGF, Catalina Correa.

Egresó en marzo de 2001, se casó en junio, y en agosto partió a EE.UU. por un MBA que cursaría su marido, Martín Valdés, en la Universidad de Michigan. En el intertanto, trabajó en Aceites Olave. El fundador, Elvio Olave, es primo de su padre Vicente Olave. Ella quería trabajar en el breve tiempo que le quedaba en Chile y habló con Elvio -”es muy cercano a su padre, como hermanos”, señalan- e ingresó a la empresa. Siguió con ellos luego desde EE.UU.

En Norteamérica vivió en Ann Arbor, un pequeño pueblo en Michigan. Desde allá se movió por un período a Londres, donde trabajó en una oficina comercial que tenía CMPC. A su retorno a EE.UU., partieron a Nueva York, por motivos laborales de Valdés. Ahí entró a la Compañía Sudamericana de Vapores como analista de finanzas. Se deleitó con la ciudad, su gente y su diversidad. Y sintió que para poder ser parte real del entorno debía estudiar allá. Postuló a Columbia y a la New York University (NYU) y quedó en las dos. En la segunda le ofrecieron una beca y optó por esa casa de estudios. Hizo ahí un MBA que derivó en dos prácticas: Colgate Palmolive y The Boston Consulting Group. Si bien en ambos trabajos le ofrecieron quedarse, ella optó por el BCG.

En ese marco -y ya con sus dos hijas- volvió a Chile. Se transformó en la primera mujer del BCG Chile. “Fue muy ameno trabajar con ella, se hacía muy fluido. Es muy sencilla”, puntualiza el ex associate de BCG y amigo, Andrés Guerrero. Para ellos fue la Oli, apodo derivado de su apellido Olave.

Cercanos precisan que si bien pudo coordinar sus labores de madre con sus trabajos, era común verla en la oficina hasta tarde. Los fines de semana, no obstante, siempre fueron y son para la familia.

Desde BCG migró a SK Comercial. Como gerente de Desarrollo le tocó ver directamente el contrato que tenía la compañía con Airbus. Viajó, de hecho, un par de veces a Toulouse, Francia, donde se arman los aviones.

En 2015 asumió la gerencia de Desarrollo y Planificación Estratégica de la empresa de soluciones financieras eCapital, su último puesto antes de Sofofa.

Su aterrizaje en Sofofa

Nunca había trabajado en la actividad gremial; su vida había estado ligada siempre al mundo del desarrollo estratégico empresarial. Sin embargo, hace cuatro años su trayectoria laboral se juntó con Sofofa.

Tras haber estado en una comida, un amigo le mandó un whatsapp y le pidió urgente su currículum. Sin pensarlo ni actualizarlo, se lo mandó. Su amigo luego le contaría que se lo había mandado al expresidente de Sofofa, quien la llamaría. No se conocían. Se tomaron un café y si bien Olave no había pensado en cambiarse de trabajo, la invitación la convenció. “La Aurora lo encontró un líder superinnovador, que quería modernizar. Fue una invitación a la cual no pudo decir que no”, señalan cercanos.

En junio de 2017 fue presentada como la primera y, a la postre, única directora ejecutiva del gremio. Y aunque asumió el cargo en agosto, fue ella quien el 11 de julio de ese año acompañó a Bernardo Larraín a La Moneda, en su primer encuentro con la entonces Mandataria Michelle Bachelet.

De ahí en adelante se encargó de bajar los lineamientos de su nuevo jefe. Redujo de 36 a cuatro los comités del gremio -los que seguirán en esta administración- y armó todo el equipo. El único currículum que le remitió Larraín fue el de Rafael Palacios. Al director de Administración y Finanzas, Gonzalo Russi, al director de Socios y Desarrollo Regional, Gonzalo Brahm, y a la directora de Comunicaciones, Carolina Reyes, los sumó Olave. “Es muy organizada, muy matea. En ese sentido tenía grandes ventajas en la parte técnica, pero otra cosa era ver cómo armaba esta organización, y fue así como armó lo que hoy es Sofofa, le dio una estructura”, señala Román. “Ella fue muy necesaria para darle orden y método”, agrega.

Hoy continuará de la mano del mismo equipo. Ya está buscando a un director de Políticas Públicas y al director de Socios y Desarrollo Regional, luego que Gonzalo Brahm se fuera a estudiar al MIT, dos puestos claves en instancias en que sus desafíos en la secretaría general pasan por avanzar en propuestas que favorezcan el desarrollo de sus gremios y empresas socias; y en promover políticas públicas orientadas a generar mayores oportunidades.

La ingeniera comercial asume en un período donde el debate constitucional se tomará gran parte de la discusión. Y al interior del gremio lo tienen claro: los próximos dos años ya estiman que uno de sus grandes focos será el realizar propuestas de políticas públicas que apunten hacia un crecimiento integrador, a potenciar el comercio y a la mejora de las prácticas empresariales. Todo, ahora bajo el mando de Olave.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.