“Es perjudicial para los trabajadores”: Justicia declara inadmisible la quiebra de Microplay

El 11° Juzgado Civil de Santiago resolvió no cursar la solicitud ingresada hace apenas una semana y media, apuntando a que ésta no cumple con los requisitos de la Ley de quiebras.


Un vuelco en 180° sufrió en la justicia la tienda de videojuegos Microplay, que en la primera semana de enero presentó una solicitud de liquidación voluntaria de la empresa por enfrentarse a “un estado de estrés financiero que hace inviable la continuación de la compañía”.

Ayer, el 11° Juzgado Civil de Santiago resolvió no dar curso la solicitud ingresada hace apenas una semana y media, apuntando a que ésta no cumple con los requisitos de la Ley de quiebras. En específico, la resolución dictada por el juez Ernesto Hernández señala que la empresa “ha declarado que no existen juicios pendientes con efectos patrimoniales en su contra”, incumpliendo con ello la legislación que regula la liquidación voluntaria de una compañía.

En su razonamiento, el juez especifica que la legislación vigente “no contiene definición alguna de insolvencia ni aporta los antecedentes necesarios para su identificación”, por lo cual para decretar la insolvencia se requiere demostrar “o una inhabilidad real y absoluta, y no la mera falta de posibilidad derivada de una situación transitoria; es decir, hay insolvencia cuando la suma de los bienes y recursos es inferior al monto de las deudas”.

El escrito agrega que la información aportada por Microplay “da cuenta de una mera cesación de pago pero no constituye en caso alguno el presupuesto fáctico de insolvencia”.

Según comentó el abogado Octavio Azócar, del estudio Chile Defensa Abogados -quien representa a una parte de los trabajadores de la compañía, y defiende también a los trabajadores de la constructora Claro Vicuña Valenzuela- el rechazo a la liquidación voluntaria “es perjudicial para los trabajadores” ya que “los deja vinculados a la empresa, sin sueldos y sin poder ser despedidos y finiquitados por el liquidador, lo que significa que no reciban las prestaciones laborales adeudadas”.

Azócar agrega que están estudiando presentar acciones antes la Dirección del Trabajo, como la del despido indirecto, o autodespido.

De acuerdo con la información que aportó la compañía en la causa, Microplay cuenta con una caja de $38.939.260, distribuidas en seis cuentas corrientes, y en el inventario contabiliza cerca de 5.000 productos valorizados en casi $3.205 millones.

Por otra parte, las deudas financieras de Microplay ascienden a $1.545 millones, siendo sus principales acreedores los bancos Bci, Santander, y BancoEstado. En cuanto a las deudas con proveedores, se detallaron 121 facturas impagas por $3.625 millones.

Mira aquí el documento que rechaza la quiebra

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.