Gobierno destraba polémica por salario mínimo y logra acuerdo para reajuste plurianual de 24 meses

Autor: Pía Toro M.

El pacto alcanzado con la oposición excluye a PC y el Frente Amplio. Hoy los ministros de Hacienda, Trabajo y Segpres se reunirán a las 10.00 horas en el Congreso, con los senadores Ricardo Lagos Weber y Jorge Pizarro. El nuevo proyecto que considera un aumento a $288 mil a febrero de 2019.


Luego de intensas reuniones y tratativas telefónicas durante todo el fin de semana, el gobierno llegó a un acuerdo con parte de parlamentarios de oposición para ingresar un nuevo proyecto de reajuste de salario mínimo al Congreso.

Al igual que el viernes, ayer pasadas las 15.00 horas los ministros de Interior, Andrés Chadwick; Hacienda, Felipe Larraín; del Trabajo, Nicolás Monckeberg y de Segpres, Gonzalo Blumel, se reunieron en la División de Políticas interministeriales (Morandé 1158) con los senadores Jorge Pizarro (DC) y Ricardo Lagos Weber (PPD) – representantes del bloque opositor-para destrabar la polémica respecto al reajuste salarial, y así los trabajadores que perciben el mínimo puedan recibir el aumento antes de Fiestas Patrias.

“Hemos tenido una buena reunión con parlamentarios de la oposición y tenemos un acuerdo en base a los elementos de una propuesta que ingresaremos mañana (hoy) y sacar este reajuste de salario mínimo en los menores tiempos posibles para que esté disponible para los trabajadores más vulnerables del país”, dijo el ministro Larraín.

Los ejes del pacto

El acuerdo tiene 3 puntos esenciales. Lo primero es que el salario mínimo pasará de los actuales $276 mil a $288 mil entre septiembre y febrero de 2019. En un principio el Ejecutivo había propuesto $286 mil, sin embargo, ya han pasado dos meses sin reajuste, por lo que el aumento de $12.000 debería paliar ese período.

En segundo lugar, el periodo de reajuste plurianual, tal como lo adelantó PULSO, se reducirá a 24 meses (30 meses era el proyecto original y 28 meses en el veto presidencial).

Y un tercer punto, que se mantiene respecto a las últimas propuestas del gobierno es que para marzo de 2019 el salario mínimo llegará a $301 mil y en marzo de 2020 el reajuste consideraría un aumento del 2,5% real (según crecimiento económico). Si se cumplen las proyecciones del Banco Central respecto a la inflación de 3%, este último aumento llegaría al 5,5% nominal, es decir, alcanzaría los $317.555.

Esto llevaría a una nueva negociación de salario mínimo en junio – julio de 2020 y así no se mezclaría con las elecciones municipales, que era la mayor preocupación de la oposición.

Para alcanzar este acuerdo, que contempla a los parlamentarios del PPD, DC y, eventualmente del PS, el gobierno tuvo que colocar al ministro Chadwick como uno de los principales interlocutores, y así dar las garantías del proceso.

“Yo tengo una opinión crítica del gobierno en esta materia, pero aquí de lo que se trata es tener un reajuste que vaya directamente a los trabajadores que lo necesitan”, dijo el senador Lagos Weber.

En esa misma línea, el senador Pizarro sostuvo que “lo que me parece importante es que se buscó una salida intermedia entre las fechas de vigencia del acuerdo y eso significa que para agosto de 2020 habrá un nuevo reajuste, antes de las elecciones municipales”.

En este contexto, el ministro Monckeberg sostuvo que “valoro este acuerdo, porque aunque costó, es el reajuste más importante de los últimos 15 años y el que sea plurianual da cuenta de un país maduro, que no improvisa y que es capaz de actuar con mirada de largo plazo”.

En definitiva, hoy los ministros y los parlamentarios que fijaron el acuerdo se reunirán a las 10.00 horas en el Congreso (Valparaíso), para luego ingresar la propuesta, que esperan sea aprobada a más tardar mañana.

Los que se oponen

El acuerdo alcanzado por el Ejecutivo es sólo con parte de la oposición, porque tanto los partidos que integran el Frente Amplio como el Partido Comunista se oponen a un reajuste plurianual de más de 18 meses. Además exigen que el monto de la compensación por los dos meses sin reajuste sea mayor al que se establecerá en la nueva propuesta.

“No queremos que se reajuste automáticamente, queremos que hayan negociaciones con los actores involucrados. El Congreso ya había llegado a un acuerdo por 18 meses, pero el gobierno lamentablemente lo vetó y con eso imposibilitó que los trabajadores pudieran tener un reajuste en el mes de agosto”.

Seguir leyendo