Gremios acusan acuerdo "entre cuatro paredes" para modificar Ley de Pesca

Zarpe barco pesquero artesanal de Coronel 74.jpg

Esto, luego que la comisión del Senado anunciara que este lunes se votaría el proyecto de ley que modifica la normativa sectorial, tras un acuerdo con el gobierno. Industria se quejó de no haber sido escuchados.




Un nuevo foco de conflicto se generó en el sector pesquero. Esto, luego que, tras un acuerdo entre el gobierno y la Comisión de Pesca del Senado, se anunciara que este lunes se votará la propuesta de Ley Corta al sector que enviara a mediados de año el Ejecutivo y que busca hacerse cargo y corregir los cuestionamientos que ha generado la ley, promulgada en el primer gobierno de Sebastián Piñera.

Este acuerdo fusiona la propuesta inicial del gobierno con algunas de la Comisión de Pesca del Senado, que se relacionan principalmente con mayores garantías para los artesanales y establecer que la propiedad de los peces es del Estado de Chile. No obstante, el punto más relevante de la propuesta es que se pone término a la renovación automática de las licencias de pesca.

De acuerdo con el calendario establecido en el acuerdo entre el gobierno y el Parlamento, los días 17 y 19 de diciembre se votarán las indicaciones en particular, para luego pasar el proyecto a la sala del Senado. Tras ello, el proyecto pasará a la Cámara de Diputados, primero a la Comisión de Pesca y luego a la sala. Sí allí también se aprueba, quedará lista para su promulgación.

Pero este acuerdo no le gustó a los mayores gremios pesqueros. Tanto Asipes, que representa a los industriales pesqueros, como Sonapesca, que incluye también a sectores más pequeños; acusaron que no se generó ningún espacio de debate y que el proyecto de ley se votará sin haberse escuchado los planteamientos de la industria.

Incluso más: señalaron que la reforma que se votó fue definida "entre cuatro paredes" y añadieron que analizarán diversos caminos para impedir que esto finalmente se materialice.

"Nunca había pasado que se tramitara un proyecto así, sin escuchar a nadie", reclamó el gerente general de la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca) Héctor Bacigalupo. "Estamos bastante desinformados, dado que lo que pasó, nadie tiene los textos de lo que se está legislando", agregó (ver entrevista relacionada).

Otra entidad que se lanzó en contra de la decisión de la Comisión de Pesca del Senado fue la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes). Según esa entidad, ya habían alertado sobre la exclusión de la mirada de la industria en este debate, al negarse reiteradamente audiencias solicitadas con miembros del Congreso y autoridades del gobierno.

"Pero nunca pensamos que también se nos negaría la posibilidad de dar nuestra opinión ante el mismo Congreso, que es el lugar donde deben ser escuchados todos los actores cuando se tramitan leyes tan importantes como esta", afirman desde Asipes.

"Más allá de las legítimas diferencias en torno a cuál debe ser la más adecuada legislación de pesca que tengamos como país, es inconcebible que se censure a los actores, técnicos y académicos que mejor conocen esta actividad, impidiéndoles siquiera ser escuchados de manera previa y renunciando así a la posibilidad de que se enriquezca el debate con miradas y aportes diferentes", explicó la presidenta de Asipes, Macarena Cepeda.

"No entendemos como, por una parte, las autoridades económicas del país se esfuerzan en transmitir optimismo y confianza y, por la otra, representantes del mismo gobierno avalan procedimientos como éste", complementó.

Defensa del Senado

El presidente de la Comisión de Pesca del Senado, Rabindranath Quinteros, descartó las acusaciones de los gremios pesqueros y señaló que, contrario a lo que plantean, sí se les abrió espacio para particiar del debate.

A su juicio, los reclamos tienen que ver con que no les gusta la propuesta del Ejecutivo y que eso se relaciona porque esta "toca directamente sus intereses".

Comenta