Horas sin luz por cortes de suministro se disparan en el año y La Araucanía tiene el peor registro

Torres Alta Tension

Foto: Andres Perez

A mayo de 2019 el tiempo promedio de interrupciones eléctricas, a nivel país, fue de 6,86 horas. Desde la industria sinceraron que hay una deuda para mejorar la calidad del servicio.


Uno de los principales problemas que enfrentan las empresas distribuidoras con la ciudadanía es cuando hay cortes de luz. Estos se hacen notar periódicamente y, a pesar de que los canales de comunicación de las empresas -según indican- han mejorado, las horas promedio a nivel país con interrupciones eléctricas no han tenido un significativo cambio en los últimos años. Un reflejo de ello son las cifras de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), que dan cuenta de que la calidad de suministro se ha mantenido.

De hecho, según el indicador SAIDI -que representa la duración promedio de interrupciones que experimenta un cliente durante un periodo de tiempo- al 31 de mayo de este año, el tiempo promedio sin luz llegó, a nivel país, a 6,86 horas. En cambio, en el mismo periodo de 2018, los cortes de suministro alcanzaron las 5,13 horas; es decir, 34% menos. Las cifras de 2017 también se alejan a las de este año, donde el indicador (SAIDI) alcanzó las 5,54 horas promedio. La Región de la Araucanía fue la más afectada a mayo de este año, alcanzando 22,74 horas sin luz. Le sigue Los Ríos con 13,06 horas y Tarapacá con 12,64 horas (ver tabla).

Las interrupciones se debieron en su mayoría a problemas internos, es decir, producto de fallas en instalaciones de las empresas de distribución. Estas representan, a mayo de 2019, 4,02 horas promedio a nivel país. La segunda razón del alza se debe a factores externos, que son fallas en las instalaciones de las compañías de generación y transporte de electricidad, que se tradujeron en 1,77 horas. El resto de interrupciones eléctricas, se justificaron por razones de fuerza mayor, que son hechos irresistibles e impredecibles.

La deuda

Uno de los principales frentes del segmento de distribución es disminuir la cantidad de horas sin suministro, y así también lo sinceró el director ejecutivo de Empresas Eléctricas -gremio de transmisión y distribución-. Rodrigo Castillo.

"Nuestro principal desafío es mejorar la calidad de suministro, ya que somos conscientes del impacto que tiene en la calidad de vida de las personas la electricidad y, por ello, tenemos como prioridad de nuestras inversiones reforzar la red", aseguró. Agregó que el objetivo del país es llegar a cuatro horas máximo de interrupción al 2035 y a una hora al 2050, por lo que para lograr esos objetivos se necesitan hacer cambios estructurales, modificar el modelo y aumentar las inversiones. "Las empresas de distribución son intensivas en inversión. Sin embargo, para alcanzar las expectativas de la ciudadanía en calidad de suministro y los estándares de países más desarrollados se requiere una inversión mucho mayor y para ello, es necesario contar con un nuevo modelo", precisó Castillo.

En tanto, el Superintendente de Electricidad y Combustibles, Luis Ávila, señaló que "como Superintendencia, hemos intensificado la fiscalización en los segmentos de Distribución y Transmisión, como consecuencia de la calidad de servicio que han recibido los ciudadanos, la que ha empeorado durante los primeros meses del 2019".

Desde Saesa, indicaron: "Estamos haciendo las mayores inversiones de la historia en nuestro sistema de distribución, desde las regiones de Biobío a Aysén". Así, agregaron que están modernizando "un sistema de más de 60 mil kilómetros de líneas, de las cuales un 70% están en zonas rurales".

Comenta