Jorge Yunis

Jorge Yunis

Director de Empresas Familiares y Senior Fellow & Mentor Family Firm Institute - Boston

Pulso

Improvisaciones oportunistas sobre empresas familiares


La especialidad se inicia en Chile en 1987 y nace públicamente en 1990 cuando junto a la Cámara de Comercio de Santiago organizamos la primera conferencia.

El segundo salto lo dimos de la mano de la Escuela de Administración PUC, programa que tuve el honor de fundar y dirigir muchos años.

A nivel internacional 2 grandes asociaciones nos agrupan y CERTIFICAN, una en USA y la otra europea; mantienen el liderazgo en el ámbito de la investigación y difusión. Hemos traído a sus máximos exponentes.

En Chile esta materia ha llamado la atención. Pero como en muchos otros ámbitos, es imprescindible poner un cable a tierra, dar campanazos de conciencia y poner control a un sin número de improvisaciones, caminos desviados y por qué no decirlo ciertos aprovechamientos que miran a este segmento empresarial solo con un objetivo de facturación.

Cómo van a ser profesionalmente serios los siguientes ejemplos: universidades que ofrecen programas supuestamente ad-hoc con foco exclusivamente en lo económico sin plasmarlo con las particularidades de la gestión familiar.

También publicación de investigaciones del ámbito general de negocios y que se les agrega repetidamente el distintivo de “familiar” intentando darle el aire de especialidad; o columnas de opinión de consultoras y académicos SIN certificación que sorprenden con conclusiones presentadas como novedosas y que yo mismo las publiqué hace 20 años (perdón la auto referencia). O como lo expresó un director de prensa que “las empresas familiares son simplemente empresas”, ¡wow por la gran ignorancia! También suena hasta vergonzoso que un abogado, conocido penalista, se promocione como referente. Último ejemplo: plantearse como experto en Family Office y hablar exclusivamente de inversiones financieras.

Siendo Familiares cerca del 90% de las empresas en Chile, es demasiado obvio que las oportunidades profesionales están en este mercado, pero de ahí a ser especialista y llegar a experto me parece que hay que guardar bastante recato y moralidad. Ya se conocen más que suficientes casos de problemas ocasionados a familias empresarias cuyas causas están plasmadas en estos y otros ejemplos. Además la especialidad también ha dado saltos gigantescos a la par del mundo!

Seguir leyendo