Marta Ortega: la heredera que formó Amancio para el recambio generacional en el imperio Zara

FILE PHOTO: Marta Ortega, daughter of Inditex founder Amancio Ortega, reacts during the International Horse Show 2016 in Gijon, Spain, August 25, 2016. REUTERS/Eloy Alonso/File Photo

Ha recorrido los departamentos de finanzas, ventas y diseño de la compañía, en la carrera que a sus 37 años la lleva hasta la cima de Inditex. El mercado, inseguro del cambio, está a la espera de ver si realmente Marta logra estar a la altura del cargo de presidenta de la compañía, sin contar todavía con experiencia en cargos ejecutivos.




En 2007, sus 27 años y tras licenciarse en Ciencias Empresariales en la European Business School de la Universidad de Londres, una joven de pocas palabras, llegaba a trabajar a una tienda de Bershka en el barrio de la capital británica de Chelsea. Aunque no reveló de entrada su origen, sus compañeros no tardarían en enterarse de su linaje. Se trataba de la heredera del imperio de Inditex, Marta Ortega Pérez, que este martes fue nombrada presidenta de la compañía para asumir el cargo el 1 de abril de 2022.

Su ingreso de incognito en ese primer empleo, era parte del plan de formación de su padre, Amancio Ortega, quien fuera varias veces el hombre más rico del mundo (actualmente, el número 11 con un patrimonio de US$73.500 millones). Convencido de que la menor de sus tres hijos era su sucesora natural, no dudó en prepararla con tiempo para enfrentar el desafío de asumir la conducción para cuando llegara el momento del recambio generacional.

A Marta se le suele ver muy cerca de su padre Amancio Ortega, fundador del imperio Inditex y varias veces el hombre más rico del mundo.

Así, Marta, una recurrente protagonista de las revistas de papel cuché de España y el mundo, ha podido conocer a lo largo de sus 37 años en detalle el negocio familiar del que se siente responsable. Siguiendo la ruta trazada por su progenitor, ha recorrido diversos departamentos desde finanzas, pasando por ventas, hasta incluso diseño en Zara Woman, en diferentes puntos del globo, considerando que esta gigante de la moda tiene presencia en el 90% de los países del mundo.

“Uno nunca sabe qué le depara el futuro, pero creo que mi lugar aquí dentro es estar cerca del producto, como mi padre siempre hizo”, señalaba recientemente en entrevista con The Wall Street Journal, consciente de su destino en la compañía.

“Siempre he dicho que dedicaría mi vida a desarrollar el legado de mis padres, mirando al futuro pero aprendiendo del pasado y al servicio de la compañía, nuestros accionistas y nuestros clientes, en el lugar donde se considere que soy más necesaria”, declaró Marta al ser nombrada presidenta, ya confirmado el rol protagónico que adquiere en la historia del grupo gallego.

Un largo camino por recorrer

Marta Ortega ha participado de varias competencias de hípica, como Madrid Horse Week in Madrid en noviembre de 2014.

Sin embargo, la confianza que le entrega su padre no es compartida plenamente por el mercado, donde este martes las acciones de Inditex cayeron 6,1% ante el asenso en la firma de más valiosa de la bolsa de Madrid (US$ 89.200 millones) de a quien parte de la prensa hispana catalogó como una de una “millennial”.

“Creemos que el momento de la decisión no es el mejor, ya que creemos que tanto Marta Ortega como el consejero delegado Óscar Maceiras (nombrado en ese cargo en la misma jornada) tienen mucho que demostrar en lo que respecta a su capacidad para dirigir esta gran bestia en plena crisis del Covid-19″, señaló a sus cliente la firma europea de finanzas Kepler Cheuvreux.

En efecto, aunque la formación de Marta ha sido extensa, todavía se percibe como incompleta por parte de los inversionistas, particularmente porque en su carrera todavía no había asumido un solo cargo de orden gerencial.

“Creemos que los cambios son malas noticias para Inditex”, dijo por su parte la firma de inversión española Alantra, agregando que hubieran “esperado un periodo de transición más ordenado y suave, con la supervisión de (Pablo) Isla en un cargo no ejecutivo”.

Este último estuvo 16 años en la compañía y desde 2011 como su presidente, por lo que se atribuye gran parte del éxito de la compañía a su gestión. Se trata, entonces, de un puesto difícil de llenar para Marta.

De esta manera, esta por verse si la competidora de equitación logra correr con éxito la carrera de obstáculos para mantener en lo más alto de la industria de la moda a Inditex. En esta tarea no apuesta a su favor únicamente su padre, sino que también el propio isla. “(Marta es) muy humilde. Pero al mismo tiempo, por supuesto, tiene opiniones firmes sobre muchas cosas diferentes”, indicó recientemente ejecutivo.

Juega también a favor su clara definición del negocio que entra a liderar. “Creo que es importante tender puentes entre la alta costura y la calle, entre el pasado y el presente, entre la tecnología y la moda, entre el arte y la funcionalidad”, señaló Ortega Pérez en la citada entrevista a WSJ, medio que que asegura que la heredera de Inditex, “como alguien que encarna los extremos de la industria de la moda, está ayudando a Zara a derribar la división tradicionalmente incuestionable entre la moda de lujo y la ropa de masas”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.