México se une a Chile y la Unión Europea y también pide aplazar elecciones en el BID

Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador en el Rose Garden de la Casa Blanca. Foto: AFP

Posponer las elecciones sería un revés para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien en junio nominó a su principal asesor para América Latina, Mauricio Claver-Carone,




México pidió retrasar la elección de un nuevo presidente para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en medio de la controversia causada por el esfuerzo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para tener un aliado cercano a la cabeza de la institución.

La Secretaría de Hacienda de México anunció este viernes su apoyo a un aplazamiento de la votación para escoger al próximo presidente del BID, prevista para el próximo mes, y señaló que el tema requiere más diálogo para decidir el papel de la institución en medio de la pandemia global.

La medida se produce después de que la Unión Europea y luego Chile manifestaran su apoyo a un retraso en la votación.

Posponer las elecciones sería un revés para Trump, quien en junio nominó a su principal asesor para América Latina, Mauricio Claver-Carone, como candidato para encabezar la institución con sede en Washington.

Si bien Claver-Carone se presenta como un aire fresco para una institución que ha tenido solo cuatro presidentes en seis décadas, su potencial mandato también significaría romper la tradición tácita de que este importante banco sea encabezado por un latinoamericano.

Otras críticas

La medida provocó críticas de políticos y exdiplomáticos de la región, incluido el brasileño Fernando Henrique Cardoso y el colombiano Juan Manuel Santos, quien en junio escribió una carta en la que instaba a los países miembros a rechazar la nominación de EEUU.

La declaración de México no hace mención específica al candidato estadounidense y alude a la imposibilidad de los gobernadores del BID para reunirse en persona.

Su reunión anual de marzo se pospuso debido al virus. Si bien EEUU es el mayor accionista, con una participación de 30%, y tiene un veto de facto basado en los requisitos de quórum, quien gane la elección necesitará el apoyo de más de la mitad de los 28 países miembros de la región.

La pandemia de coronavirus ha aumentado la importancia del banco, ya que planea prestar miles de millones de dólares para ayudar a los países latinoamericanos a recuperarse.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.