El proyecto televisivo que unió a Mauro Valdés, Óscar Lería, Paola Luksic e Ignacio Rivadeneira

Zapping TV proyecto televiso

Un variopinto grupo de inversionistas está hoy tras zapping tv, el primer cableoperador virtual que permite tener un servicio similar al cable, pero vía internet. Ya hicieron un levantamiento inicial de capital -donde entró Wayra- y actualmente está en proceso la segunda ronda de financiamiento por us$2 millones. En paralelo, preparan su debut en Perú y Colombia.


Gustavo Morandé y Mauro Valdés se conocieron en veredas opuestas. Mientras el primero acababa de lanzar El Telón, una aplicación que permitía ver los canales de televisión abierta por internet; el segundo era director ejecutivo de TVN y uno de los tantos gerentes que había amenazado a Morandé con demandarlo si es que no bajaba la plataforma que -por lo demás- no tenía ningún permiso de transmisión. "Lo conocí peleándome con él", recuerda Morandé. "El Telón se nos apareció como una bestia negra emergente que podía seguir por los mismos caminos del cable, sin pagar derechos de autor", rememora Valdés.

Hoy, el panorama es distinto. No solo están en la misma vereda, sino que los dos son socios de Zapping TV, un nuevo sistema de televisión vía streaming, mediante el cual se puede acceder a más de 80 canales a través de internet y desde cualquier plataforma, sin necesidad de cable. En él también participan el abogado y exasesor de Sebastián Piñera en el primer período, Ignacio Rivadeneira; el empresario Óscar Lería junto a Paola Luksic; y Luis Enrique Álamos, exsocio principal de PWC Chile -en calidad de director, no de inversionista-, entre otros. Un variopinto grupo de accionistas que con este emprendimiento preparan su aterrizaje en Perú y Colombia, mientras avanzan en una segunda ronda de financiamiento para levantar US$2 millones adicionales.

Uniendo socios

Tras el cierre de El Telón, Gustavo Morandé decidió relanzarlo. En 2014 sumó radios, canales regionales y diferentes contenidos. En ese contexto fue que llamó a Valdés para sumarlo a la iniciativa. "Un tiempo después me buscó -recuerda el ex TVN- y le dije que estaba dispuesto a ayudarle, pero que fuéramos por el lado 100% legal". Y así fue. De hecho, El Telón 2.0 direccionaba a los portales de los propios canales de TV abierta que ya tenían streaming.

De la mano de Valdés vino Ignacio Rivadeneira. "Mauro me presentó al Nacho Rivadeneira, con quien eran amigos, y la familia Rivadeneira entró como socia", cuenta Morandé.

Según rememora Rivadeneira, desde hace años que venía sondeando una alternativa en el mercado de las telecomunicaciones. "Mi señora trabaja en la tele (la animadora María Luisa Godoy), entonces siempre me mantuve muy vinculado a la televisión y siempre me encantó el tema de las comunicaciones, y me puse a estudiar algunas alternativas de inversión, y ahí hablé con Mauro que venía saliendo de TVN", relata. Incluso dice que estudió el proyecto del canal UCV TV cuando salió a la venta. "Hablé con mucha gente, y al final me armé la convicción de que la televisión tal como la conocíamos hasta ahora estaba decayendo en todas partes del mundo, y lo que estaba emergiendo con fuerza era la televisión vía streaming o la televisión por internet, y ahí Mauro me puso en contacto con Gustavo, y entramos con mis hermanos a El Telón".

Al poco andar, el proyecto ya era un negocio grande. Morandé recuerda que tenían una fuerza de venta de 30 personas, generaban contenido… "Y en algún minuto esto se empezó a ir de las manos y se transformó en la empresa que no quería: llena de guionistas, de gente y no había tecnología, que era lo que a mí me importaba. Y a fines de 2018 dijimos 'cortemos esto' y volvamos al proyecto original: un cableoperador por internet", señala.

Tal desarrollo era nuevo en Latinoamérica. De hecho, en EE.UU. había partido recién con el portal Sling TV. "Eso -explica Morandé- generó un quiebre en el mundo, porque era la primera empresa que firmaba acuerdos con Disney, con Fox, sin ser un cableoperador". Y así, en 2018 decidieron empezar a trabajar en una empresa nueva: Zapping TV, cuyo eslogan era justamente "Corta el cable".

Por más financiamiento

Cerca de 5 millones de norteamericanos cortan el cable anualmente -indica Morandé-. Si la industria tiene a 70 millones de personas, ésta pierde del orden del 7% de sus usuarios al año. Al revés, si en 2016 había un cableoperador virtual en EE.UU., hoy son seis, y el sector crece a tasas de 120% anual. Ya tiene 8 millones de abonados. "No sé si el 100% que corta el cable se va a una aplicación como ésta, pero cuando la gente termina con el cable y dice 'me quedo solo con internet y Netflix', después empieza a decir '¿dónde veo los Oscar o el partido de fútbol?'. Entonces, se termina echando de menos un servicio de este tipo que te permite ver televisión sin cable", dice el ejecutivo.

Detrás de esos datos está justamente el desarrollo de Zapping TV. "El futuro de lo audiovisual es por internet. La gente ya no quiere depender del cable. Hoy día por menos plata puedes obtener un producto mucho mejor y móvil", enfatiza Valdés.

En enero de 2019 hicieron la primera ronda de levantamiento de capital por US$500 mil. De la mano de ese monto entró a la propiedad Wayra -la aceleradora de innovación de Telefónica- e inversionistas más pequeños. Actualmente, el directorio está conformado por Mauro Valdés; el cofundador de Mountain Nazca VC Manager, Eduardo Amadeo; Luis Enrique Álamos; el CEO de Cloner.cl, Nicolás Lavín; Ignacio Rivadeneira, y el fundador de Chile Ventures VC Manager, Felipe Matta. Gustavo Morandé es socio fundador y CEO.

Con esos recursos, los ejecutivos de la firma fueron el año pasado a Cannes, a los festivales de televisión, a reunirse con los principales proveedores de contenido del mundo, tales como Discovery, Turner, Fox. Con todos ellos lograron firmar acuerdos. "Fuimos la primera empresa en Latinoamérica en firmar contratos de distribución, sin ser un cableoperador, con Discovery, Turner, Fox, AMC, etc. Lanzamos ESPN, que era el último que nos faltaba firmar, en septiembre-octubre pasado", sostiene Morandé. Así lograron armar una parrilla básica de 80 canales a $11.990 mensuales, e iniciaron -a fines de 2019- una agresiva campaña de marketing. "Este es un servicio de igual calidad de imagen y rapidez que el cable, con la misma oferta de canales, pero sin cable y a un costo entre 50% y 60% menor. Eso es Zapping TV", detalla Rivadeneira.

Morandé cuenta que invirtieron cerca de US$1 millón en tecnología para que la imagen se viera y corriera perfecto. "Hemos invertido muchísimo para que los streaming carguen rápido y bien", señala. De hecho, todos los softwares y programas son elaborados por ellos. Y hoy se pueden usar cinco dispositivos en paralelo.

Con todo ese mix listo, salieron nuevamente a buscar financiamiento. Actualmente tienen abierta una nueva ronda por US$2 millones. De ese total, ya han levantado US$600.000 en cuatro meses, de los cuales US$500.000 los puso la familia Lería y, el resto, Rivadeneira. "Hay US$1,4 millones disponibles todavía. La idea mía es cerrar la ronda el primer quarter", dice Morandé.

El gerente general de Osler -family office de Óscar Lería-, Marco Antonio Delgado, reconoce que efectivamente ingresaron a la propiedad de Zapping TV. Esto fue vía Osler, pero también a través de Inv. Cinco Eles -sociedad donde están los cinco hijos- y WildSur, family office de Paola Luksic, esposa de Lería.

"Dentro de nuestro plan de inversión está el invertir en empresas que tienen un gran potencial a futuro, como es el caso de Zapping TV y otras donde hemos invertido", sostiene Delgado. "Creemos que la tecnología avanza cada vez más, y la forma de ver televisión o cable ha cambiado; los millennials y las nuevas generaciones quieren estar conectados en todo momento, las 24 horas del día y en cualquier parte. Estas plataformas, como Zapping TV, están siendo un éxito a nivel mundial y la forma antigua (cable o satelital) está en retirada", subraya.

Actualmente, Zapping TV opera en las dependencias de Canal 13. A ellos les arriendan todo el parque de antenas que recepcionan las señales y el data center, además de oficinas. Si bien no pueden revelar el número de clientes por acuerdos de confidencialidad, sí afirman que su tasa de crecimiento mensual de usuarios bordea el 40%.

Y van por más. Los socios adelantan que ya están ad portas de debutar en Perú y Colombia. De hecho, se encuentran trabajando en la obtención de permisos de los canales locales de ambos mercados, y en la expansión de las autorizaciones que ya tienen con los proveedores de contenido internacionales, para ya en el segundo semestre estar operando más allá de las fronteras nacionales.

Comenta