Casi la mitad de la población mundial ya es vulnerable a los impactos climáticos según informe de la ONU

Un incendio en la Amazonía en septiembre de 2019. Foto: Reuters

En casi todos los aspectos, el documento deja claro que el cambio climático está afectando al mundo mucho más rápido de lo que los científicos habían previsto y los países no han conseguido frenar las emisiones de carbono que calientan el planeta, que siguen aumentando.




El cambio climático está sobre nosotros y la humanidad está lejos de estar preparada, advirtió el lunes el panel climático de Naciones Unidas en un esperado reporte.

Tras constatar que casi la mitad de la población mundial ya es vulnerable a impactos climáticos cada vez más peligrosos, el informe pide que se tomen medidas drásticas a gran escala.

Es necesario conservar y proteger entre un tercio y la mitad del planeta para garantizar el suministro futuro de alimentos y agua dulce, dijo el reporte, que destacó que las ciudades costeras necesitan planes para mantener a sus habitantes a salvo de las tormentas y la subida del mar.

“La adaptación salva vidas”, dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. “A medida que los impactos climáticos empeoren -y lo harán-, aumentar las inversiones será esencial para la supervivencia (...) El retraso significa la muerte”.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres. Foto: AP

El nuevo informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) se centra en cómo la naturaleza y las sociedades se están viendo afectadas y qué pueden hacer para adaptarse.

En casi todos los aspectos, el informe deja claro que el cambio climático está afectando al mundo mucho más rápido de lo que los científicos habían previsto. Mientras tanto, los países no han conseguido frenar las emisiones de carbono que calientan el planeta, que siguen aumentando.

“La contaminación descontrolada por carbono está obligando a los más vulnerables del mundo a afrontar una marcha feroz hacia la destrucción”, dijo Guterres. “Los hechos son innegables”.

Aunque los gobiernos deben frenar drásticamente sus emisiones para evitar un calentamiento global desbocado, también pueden trabajar para limitar el sufrimiento adaptándose a las condiciones de un mundo más cálido, según el informe.

Para ello se necesitará mucho dinero para financiar nuevas tecnologías y apoyo institucional. Las ciudades pueden invertir en zonas de refrigeración para ayudar a la gente en las olas de calor, mientras que las comunidades costeras pueden necesitar nuevas infraestructuras o reubicarse.

“En cuanto a la transformación, podemos planificarla y aplicarla ahora, o nos la impondrá el cambio climático”, dijo Kristina Dahl, experta en clima de la Union of Concerned Scientists, que no participó en la redacción del informe.

Pero en algunos casos, reconoce el informe, los costos de adaptación serán demasiado elevados.

La publicación del informe puso de relieve la urgencia de los esfuerzos para contener el calentamiento global dentro de los 1,5 grados centígrados de las temperaturas preindustriales. Romper ese umbral supondrá un daño irreversible para el planeta, dice el escrito.

Limitar el calentamiento global a cerca de 1,5 grados no evitará la degradación de la naturaleza, las sociedades o las economías, pero las reducirá sustancialmente, dice el informe. El planeta ya se ha calentado 1,1 grados y se espera que alcance el umbral de 1,5 grados dentro de dos décadas.

Las sociedades no se adaptarán bien a un mundo que se calienta si no son socialmente inclusivas a la hora de abordar la tarea, advierte el informe. Las soluciones deben tener en cuenta la justicia social e incluir a las poblaciones indígenas, las minorías y los pobres, agrega.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.