Desde observatorio ALMA equipo liderado por astrónomo chileno capta formación planetaria

Perez-et-al-web-680x680

Observación de HD169142 con ALMA. FOTO: N. Lira–ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); S. Pérez–USACH/UChile

Científico de la Universidad de Santiago y su grupo analizaron la arquitectura del disco protoplanetario HD169142 y descubrieron que se está formando un protoplaneta que tiene 10 veces la masa de la Tierra.




Un mini Neptuno o una súper Tierra. Esa formación planetaria descubrió un grupo de astrónomos liderados por el investigador de la Universidad de Santiago, Sebastián Pérez.

El equipo analizó la arquitectura del disco protoplanetario HD169142, descubriendo estructuras complejas e inesperadas que revelan un nuevo protoplaneta en formación que posee 10 veces la masa de la Tierra. "Hemos logrado asociar estas estructuras finas a un planeta pequeño, de no más de diez veces la masa de la Tierra", dice el investigador del Departamento de Física de la Usach. Según Pérez, este tipo de planetas "son súper difíciles de encontrar".

Las imágenes analizadas fueron capturadas en el Observatorio ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) y revelan "dónde están los granos de polvo, la arena que está orbitando en torno a la estrella" y es precisamente esta arena la que terminaría formando este cuerpo sólido celeste.

"Nos encontramos con esta sorpresa, que era esta estructura de triple anillo en la parte externa de la estrella", dice Pérez. "Anillos como éstos, extremadamente delgados y localizados en la zona más externa de un sistema planetario en formación, no se habían observado. Más sorpresa fue que estuviesen presentes en la estrella HD169142, que exhibe estructuras a gran escala, evidenciando la presencia de planetas gigantes en las partes más internas. Esta estrella se encuentra a 370 años luz de la Tierra, hacia la constelación de Sagitario.

[caption id="attachment_720682" align="aligncenter" width="680"]

formación planetaria

Estructura del disco protoplanetario de HD169142. Crédito: N. Lira–ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); S. Pérez – USACH/UChile.[/caption]

Planeta migrante

El hecho de que el anillo central esté más cerca del anillo interno es la primera evidencia de migración planetaria en observaciones de disco. El planeta se acerca más a la estrella, reduciendo su órbita, mientras empuja al anillo central con él, revela el estudio.

"La comunidad ha progresado mucho en la interpretación de estos anillos observados en los jóvenes sistemas planetarios. En este caso, un pequeño planeta que interactúa con diminutas partículas de polvo puede reproducir estos anillos en condiciones de aislamiento y revelar sus propiedades de forma indirecta. Este y otros experimentos similares abren nuevas posibilidades de caracterización de planetas extrasolares súper jóvenes", explican los investigadores.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.