Ignacio Rodríguez, experto Universidad Austral: “Sin humedales, empeorará la crisis hídrica y la disponibilidad de agua para la vida”

Fundación Conservación Marina

Estudios señalan que los humedales generan el 40% de los servicios ecosistémicos fundamentales para la vida humana. Internacionalmente se han perdido el 87% de estos ecosistemas.




Cada 22 de marzo se conmemora a nivel mundial el Día del Agua, y a pesar de los esfuerzos y los llamados de atención respecto de la importancia de cuidar, conservar y mantener nuestros recursos hídricos, las cifras siguen siendo desalentadoras. Sin embargo, hay iniciativas que generan esperanza y el año 2020, a pesar de la pandemia, se generaron importantes proyectos para proteger y conservar uno de los ecosistemas más importantes para sostener la vida en el planeta: los humedales.

Según Ignacio Rodríguez, ecotoxicólogo, director del Centro de Humedales de la U. Austral de Chile y experto en manejo de recursos hídricos, “los humedales generan el 40% de los servicios ecosistémicos fundamentales para la vida humana y lamentablemente, lo que se ha hecho ha sido destruirlos sistemáticamente en el tiempo. Las estimaciones internacionales son muy variables, pero se considera que se han perdido el 87% de estos ecosistemas”.

“Es imprescindible repensar las acciones para combatir la crisis hídrica, priorizando la conservación de los ecosistemas que nos proveen del agua como son los bosques y humedales por sobre la instalación de mega estructuras que no son resilientes al cambio climático y que probablemente sólo profundicen el problema ampliando el área de impacto de la escasez de agua. Esto incluye la pérdida de diversidad y de sistemas naturales que nos sustentan como sociedad y a cambios demográficos aún más profundos de los que tenemos en la actualidad”, añade Rodríguez.

Otro asunto complejo y raramente tratado es la migración (de seres humanos y no humanos) que acarrea una crisis hídrica como la que estamos enfrentando. “Debido a su rol vital, cambios en la disponibilidad de agua empujan procesos migratorios por diversas razones, que comienzan generalmente con seres como las aves acuáticas que habitan los humedales y siguen con los seres humanos. Esto nos demuestra una vez más que sin humedales, se empeorará la crisis hídrica que estamos enfrentando y la disponibilidad de agua para la vida”.

Avances: Inventario de humedales y Ley de humedales urbanos

En Chile no hay estimaciones a nivel nacional, pero podríamos hacer un ejercicio con el humedal de Batuco que históricamente cubría cerca de 14.000 ha, pero actualmente sólo tiene una superficie de 900 ha, lo que se traduce en una pérdida del 93.6%.

Hoy existen dos propuestas para conservar 600 o 300 ha, que representan el 4.2% o el 2.1% de la superficie histórica, bastante poco si consideramos su área original para poder recuperar el tremendo potencial de este ecosistema. Otro dato es que en este lugar se han registrado 154 especies de aves, representando el 72.6% de las 212 aves registradas en la Región Metropolitana.

Para el experto, hace falta entonces conocer mejor cuánta superficie de humedales hemos perdido en Chile para poder generar mejores estrategias para su recuperación o conservación y protección futura. En este sentido, la construcción y publicación del inventario nacional de humedales por parte del Ministerio del Medio Ambiente es una valiosa herramienta para comparar nuestra performance en la mantención de la superficie neta de humedales.

“Otro tremendo paso adelante es la promulgación de la Ley de Humedales Urbanos, iniciativa en la que hemos participado activamente en la generación de los criterios mínimos de sustentabilidad y en la confección de una guía para su implementación a nivel municipal, que consideró una participación inédita de actores”, señaló el director del Centro de Humedales de la U. Austral.

Construir humedales: Una solución para combatir el cambio climático y depurar agua

Lluvias intensas en pocas horas, sequías extremas, olas de calor y de frío, marejadas frecuentes y mayor frecuencia de fenómenos raros como tornados y huracanes, parecen ser cada vez más comunes en Chile y el mundo. La pregunta es, ¿están preparadas nuestras ciudades para soportarlos?

Según el investigador Ignacio Rodríguez, son precisamente los humedales la solución a esta situación, debido a la capacidad de absorción de agua que tienen, además de otros beneficios como la depuración del agua, fundamental para que las ciudades puedan resistir cambios como las lluvias intensas y que puedan aliviar las inundaciones que éstas provocan.

“Los humedales son clave porque son unas verdaderas esponjas que son capaces de absorber una gran cantidad de agua, depurarla -es decir, limpiarla- y luego soltarla muy lentamente. En este sentido, son fundamentales para evitar las inundaciones que hoy estamos viendo cada vez más frecuentemente”, explicó.

Por esto el Centro de Humedales de la U. Austral se ha enfocado en la tarea de educar en el tema de los humedales, esencialmente en su protección y construcción y ahora ejecutan el proyecto “Resiliencia y Adaptabilidad a la crisis hídrica: ciudades esponjas y campos sustentables mediante humedales depuradores de aguas residuales”, que capacita en el diseño y construcción de humedales con el objetivo de implementarlos en zonas rurales y preurbanas de la Región de los Ríos y que podría extenderse a otras regiones de Chile. En estos talleres se enseña la tecnología para construir un humedal artificial cuyo fin es depurar las aguas residuales de forma natural.

“Hemos tenido participantes de todo Chile ya que en todos lados existe la necesidad de hacer un uso inteligente y sustentable del agua, además de conocer esta tecnología que esperamos que se instale como alternativa a los tratamientos usuales de aguas”, indicó Rodríguez.

El experto insistió también en la necesidad de generar más y mejores instancias para conversar sobre infraestructura verde y en este tipo de soluciones basadas en la naturaleza, ya que los humedales construidos ayudan a los humedales naturales al reducir la carga de contaminación que llegan a éstos.

“Los humedales naturales son en sí mismos fuente de vida, no sólo porque guardan y limpian el agua y además es reservorio de un sin número de especies, sino porque además nos permite educarnos y recrearnos a la vez. ¿Por qué no hacer lo mismo con un humedal construido que nos permita limpiar las aguas grises de nuestras casas u oficinas?”, sostuvo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.