El mayor estudio del mundo sobre la eficacia de la vacuna Covid-19 en adolescentes: ¿Qué tan efectiva ha sido?

Un joven de 17 años vcacunándose en Pensilvania, EE.UU. Foto: Reuters

Un nuevo estudio entrega datos sobre la eficacia de la vacuna Pfizer en la población adolescente de entre 12 y 17 años. La investigación analizó a casi 200 mil jóvenes.




Esta semana el Instituto de Investigación Clalit de Israel en colaboración con investigadores de la Universidad de Harvard, publicaron la revista científica The New England Journal of Medicine el mayor estudio del mundo sobre la eficacia de la vacuna Covid-19 en adolescentes, y que coincidió con la cuarta ola de infecciones y enfermedades por coronavirus en aquel país, durante la cual la variante Delta (B.1.617.2) fue la cepa dominante para las nuevas infecciones.

La investigación analizó una de las mayores bases de datos integradas de registros sanitarios del mundo para examinar la eficacia de la vacuna de Pfizer/BioNTech contra la variante Delta del virus SARS-CoV-2 entre los adolescentes. El estudio proporciona la mayor evaluación revisada por pares de la eficacia de una vacuna contra el Covid-19 entre la población de este rango etario en un entorno de vacunación masiva a nivel nacional (en Israel), y el primer estudio de este tipo en el que la variante Delta era dominante.

El gran tamaño del nuevo estudio- en el que se revisaron los datos de 94.354 adolescentes vacunados de entre 12 y 18 años y 94.354 adolescentes no vacunados- permitió una evaluación más precisa de la eficacia de la vacuna en diferentes periodos de tiempo, resultados que de validan y complementan con los hallazgos previamente comunicados de un ensayo clínico aleatorio de fase III de Pfizer, que se centró en las infecciones sintomáticas frente a las variantes no Delta.

Los resultados muestran que en los adolescentes totalmente vacunados (entre 7 y 21 días después de la segunda dosis), el riesgo de Covid-19 sintomático disminuyó 93% en comparación con los no vacunados, mientras que el riesgo de infección documentada disminuyó 90%. En el período inmediatamente anterior a la segunda dosis (días 14 a 20 después de la primera dosis), la eficacia de la vacuna fue menor, pero aún sustancial: el riesgo de Covid-19 sintomático disminuyó 57% en los individuos vacunados, y el riesgo de infección documentada en 59%.

El profesor Ran Balicer, autor principal del estudio y director del Instituto de Investigación Clalit dijo en un comunicado que “estos resultados muestran de forma convincente que, una semana después de la segunda dosis, esta vacuna es altamente eficaz en adolescentes contra la Covid-19 sintomática y contra todas las infecciones documentadas. Estos datos deberían facilitar la toma de decisiones individuales informadas sobre la relación riesgo-beneficio y, en nuestra opinión, constituyen un sólido argumento a favor de la opción de vacunarse, especialmente en los países en los que el virus está actualmente extendido”.

Una mujer es vacuna da en Belgrado, Serbia. Foto: Reuters

La Dra. María Luz Endeiza, infectóloga pediátrica y jefa del Vacunatorio de Clínica Universidad de los Andes, comenta que esta nueva evidencia es otra razón más para mostrar lo importante que es que los adolescentes se vacunen. “Es importante que se vacunen porque ahora pasaron a ser el target favorito del virus, y además la mayoría de casos que se ven ahora son de niños y adolescentes no vacunados o parcialmente vacunados que están contagiando a sus papás, abuelitos”.

Además, agrega que a pesar de que los adolescentes no ha sido la población de más alto riesgo, eso “ha cambiado y ahora sí es de riesgo, porque como la mayoría de los mayores que ellos ya están vacunados el virus busca nichos y cuando no encuentra en personas vacunadas busca a las no vacunadas. Entonces, ahora hay muchos más casos en adolescentes que en adultos y adultos mayores. Segundo, hay adolescentes que sí son de riesgo. Nosotros tenemos datos que llevamos con los infectólogos de todo Chile y ha habido bastantes casos de Covid-19 grave en adolescentes obesos que no tienen otro factor de riesgo más que la obesidad”.

En tanto, la investigación no tuvo datos suficientes para proporcionar una estimación sobre la reducción de la incidencia de la enfermedad grave, la hospitalización y la mortalidad, ya que estos resultados son poco frecuentes entre los adolescentes.

Foto: Robyn Beck / AFP

Resistencia a la vacuna

El Profesor Ben Reis, investigador del estudio, Director del Grupo de Medicina Predictiva del Programa de Informática de la Salud del Hospital Infantil de Boston y de la Facultad de Medicina de Harvard, dijo que “hasta la fecha, uno de los principales factores de indecisión en la vacunación ha sido la falta de información sobre la eficacia de la vacuna. Este cuidadoso estudio epidemiológico proporciona información fiable sobre la eficacia de la vacuna, que esperamos sea útil para quienes aún no se han decidido por la vacunación.”

En cuanto a la resistencia que aún existe en torno a las vacunas a pesar de la evidencia científica que se entrega como este nuevo estudio, la infectóloga pediátrica comenta que “el que de verdad es antivacuna, no lo vas a convencer con nada porque es ese mismo que cree que la tierra es plana, entonces ahí nada que hacer. La mayoría de las reticencias no son por antivacunas, sino que son por susto a eventos adversos, a que son vacunas nuevas y es super entendible”

“Lo que hay que decirle (a los padres y adolescentes) para tranquilizarlos es que además de que cada vez hay más evidencia, lo que se ha sabido de las vacunas en base a ARNm que se puede colocar en adolescentes de los 12 años en adelante, que para nosotros en Chile sería Pfizer, están demostrando que son vacunas bastante seguras”, a pesar de que se han registrado casos adversos de “miocarditis, que es una inflamación cardiaca, que han requerido ingreso a UCI para monitoreo, a todos los que le ha pasado aquí o en el mundo, han sido casos reversibles y benignos y ninguno ha sido grave como para descontinuarlas (las vacunas)”.

Pero además, para darle más tranquilidad a los padres, la especialista comenta que hay que “decirles que en este minuto se está vacunando a todo menor de 18 años que no alcanzó Pfizer, se está vacunando con Sinovac, que es una plataforma mucho más antigua y conocida, por más que la vacuna contra el Covid sea nueva, usan una plataforma de virus inactivado que se ha usado por muchos años en china y en el mundo y es la misma que se ha utilizado en la vacuna que se pone todos los años contra la influenza, contra la polio, etc. Entonces en ese sentido que se queden tranquilos que no les va a pasar nada grave e inesperado”.

“En todos los estudios sobre la eficacia de las vacunas, uno de los principales retos es garantizar que las personas que comparamos para identificar el efecto de la vacuna sean similares en las demás características que pueden predecir si se infectan o enferman. Esto es especialmente difícil en el contexto de una campaña de vacunación de rápido crecimiento y dirigida a la edad. La extraordinaria base de datos de Clalit hizo posible el diseño de un estudio que aborda estos desafíos de una manera que proporciona una enorme confianza en las inferencias que salen del estudio” señaló el coautor y profesor Marc Lipsitch, director del Centro de Dinámica de las Enfermedades Transmisibles y profesor de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

Foto: Sebastian Barros/NurPhoto

La Dra. María Luz Endeiza, dice que es importante que los jóvenes se vacunen según el calendario “porque haciéndolo no solo se protegen ellos en forma individual, sino que protegen a toda la población con la que viven o con la que conviven o con la que van a estudiar o a trabajar, entonces es una protección doble y que favorece que podamos seguir manteniendo números estables y bajos, y que podamos seguir manteniendo libertades de circulación y que sobre todo, disminuya la cantidad de gente que ingresa a UCI”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.