Delta no para: casi el 80% de las muestras secuenciadas en los últimos días corresponden a la más contagiosa variante de Covid-19

FOTO: REUTERS

Variante del virus Sars-CoV-2 en tres meses logró desplazar a las variante Gamma que fue la predominante durante más de 20 semanas.




El último informe epidemiológico sobre la circulación de variantes por el Ministerio de Salud este fin de semana dio cuenta de una situación que se esperaba y hoy se confirma absolutamente: la variante Delta del virus Sars-CoV-2, la más contagiosa surgida hasta ahora, es la variante predominante en las últimas semanas y es, según los expertos la principal razón por la que han aumentado los casos.

Según este documento, de los 7.418 analizados durante el mes de septiembre, 4.533 corresponde a Delta, 1.133 a Gamma y 844 a Mu. Desde que se detectó por primera vez esta variante como caso de viajeros (23 de junio) hasta ahora (4 de octubre) se han registrado un total de 5.569 casos Delta: de ellos, 1.244 se confirmaron por secuenciación genómica y 4.325 fueron casos probables mediante detección de mutaciones por RT- PCR.

En las últimas tres semanas epidemiológicas Delta ha sido la más frecuente con 70,2% en la semana del 20 de septiembre y 78,9% en la semana del 27 de septiembre. Para ese mismo período, Gamma estuvo presente en el 7,8 y 6% de los casos respectivamente; mientras que Mu lo hizo en el 10,6 y el 5,7% de los casos.

Rafael Medina, virólogo y profesor asociado del Departamento de Enfermedades Infecciosas e Inmunología Pediátrico de la U. Católica, dice que las cifras que se entregan no logran dar cuenta de lo que realmente está circulando en el país, porque todavía los análisis de muestra son muy dirigidos, pero que sí está claro que Delta es la más dominante. “A nivel país se está secuenciando no más del 3% del total de muestras y la mayor parte de ellas, las hace el ISP”, dice.

A juicio de Medina, en el escenario más favorable, lo casos seguirían aumentando aunque no en la misma medida de las dos olas anteriores. “Delta tiene la capacidad de infectar personas que tengan un algo de inmunidad, pero sabemos que además los anticuerpos decaen en el tiempo. Ha mostrado que tiene la susceptibilidad de contagiar pero no enfermar grave. Teniendo una población altamente inmunizada, podría surgir una nueva variante que escape a la inmunidad”.

Más casos

El infectólogo de Clínica Alemana, Sebastián Solar, explica que la circulación comunitaria de la variante Delta y su predominancia por sobre las otras variantes, si no es la principal, es una de las más importantes razones que justifica el mayor número de casos. “Esto se debe a su muy alto potencial de contagio entre contactos relacionados a un caso confirmado o sospechoso”, dice.

Si siguen aumentando o no los casos durante las próximas semanas, según este especialista dependerá del equilibrio de dos factores, por un lado “la alta transmisibilidad de la variante” que puede verse potenciada para mal por una sensación de relajo en que las personas no se testeen o realicen un aislamiento pero en forma tardía, y la efectividad de la vacuna y la campaña de tercera dosis de refuerzo si es que tiene una alta cobertura”.

Ahora que las personas cuentan con más libertades y mayor movilidad, que sigan aumentando los casos depende de la responsabilidad y el cumplimiento de las medidas sanitarias como lavado de mano, uso de mascarillas y distancia física de cada individuo, advierte Solar.

Las próxima semanas, señala Medina, será una buena oportunidad para ver cómo se comporta Delta durante el periodo de invierno en poblaciones inmunizadas como Portugal, Dinamarca, Israel y saber si ellos tienen enfermedad grave o no. A nivel población, sigue habiendo regiones como Africa, India o Filipinas en los que existe una escasa inmunidad y en ellos podría surgir una nueva variante o la misma Delta, comportarse distinto.

Más vigilancia y trazabilidad

Fernando Valiente, investigador del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y presidente de la Sociedad Chilena de Microbiología (Somich), cree que mayoritariamente el alza de casos puede estar relacionado con la relajación de las medidas de autocuidado y al alto flujo de movilidad. “La vigilancia refleja la semana 39 que corresponde a los últimos días de septiembre y donde la estrategia fue focalizada en la búsqueda de la variante Delta y su penetración a nivel comunitario. Sin embargo, ahora deberíamos cambiar la estrategia a una muestra más amplia para vigilar que otras variantes andan circulando en nuestro país; y como ellas responderán a la inmunidad generada por las vacunas que estamos utilizando actualmente”, indica.

Claudia Saavedra, doctora en Bioquímica y académica de la Universidad Andrés Bello, vocera y past president de la Sociedad Chilena de Microbiología (Somich), explica que, a su juicio, el aumento de los casos de Covid-19 está relacionado con la mayor contagiosidad de la variante Delta, pero tamboén también tiene relación con la suspensión de la estrategia de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento (TTA) por parte de la atención primaria, quienes eran los encargados de esta tarea hasta fines de septiembre. “Todo esto en su conjunto sumado al aumento de la movilidad y la apertura hacia una vida más parecida a la normalidad influye” en más casos.

Recién en las próximas semanas se podrá saber si los casi mil casos diarios de nuevos contagiados se reflejará en un aumento de los casos más graves de la enfermedad. “Hasta ahora no ha sido así porque la vacunación ha dado frutos, incluso el porcentaje de casos en la UCI de vacunados es muy bajo en comparación a los vacunados con esquema completo”. Según ella, si se continúa con la vacunación de los rezagados es probable que, como esperamos, no aumenten los casos graves.

Dominante

Que Delta se convierte en la variante más predominante es hasta ahora un hecho claro y podría incluso, llegar a ser casi la única variante que circule en un momento determinado.

“Delta ha resultado ser una variante dominante en todos los otros países donde su porcentaje es alto, porque su gran característica es ser más transmisible. El mejor ejemplo es Estados Unidos: en aquellos estados donde no hay un porcentaje importante de vacunados predomina y los cuadros son más graves, mientras que en los estados donde hay un porcentaje de vacunados altos, si bien predomina, el cuadro clínico es leve”, indica Saavedra.

Por ahora, la académica de la Unab, “no hay evidencia de que las vacunas protejan de la transmisión del virus ya que igual podemos infectarnos, sin embargo, si reduce la carga viral en las vías aéreas y por lo tanto disminuye en consecuencia la transmisión”.

Siga leyendo en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.