Quiénes son los “súper propagadores”, el 10% de los infectados que causa el 80% de los contagios de coronavirus

Especialista señala que se trata de personas portadoras del virus con las que las que el contacto es esporádico o aleatorio y se da más en gimnasios, fiestas, matrimonios, funerales, cafés, restoranes o misas. “De ellos, y no de contactos habituales, hay más riesgo de contraer hoy la enfermedad”, explica.




Por tercera semana consecutiva, Chile y la mayoría de las regiones registraron las cifras más elevadas de nuevos contagios, positividad, casos activos y uso de camas criticas de toda la pandemia. Eso llevó a las autoridades sanitarias a decretar la cuarentena total en casi todas las grandes ciudades del país, obligando a parte importante de la población a permanecer en sus hogares lo más posible, mientras -en paralelo- se refuerzan los sistemas de salud y se continúa con la campaña de vacunación.

Si bien estas medidas pueden ser atendibles, para el médico infectólogo y director del Centro de Diagnóstico e Investigación de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Valparaíso, Rodrigo Cruz, ellas no atacan la causa principal que estaría detrás del explosivo aumento de la segunda ola de nuevos contagios de Covid-19: la súper propagación.

“Está claro que la mayor circulación de población que hubo en el verano contribuyó a que las cifras se dispararan y superaran incluso a las del invierno pasado. Sin embargo, cada vez es más la evidencia científica que indica que detrás de esto está el fenómeno de la súper propagación: el contacto de personas portadoras de una importante carga del virus, muchas veces asintomáticas, que pueden ser simples desconocidos o amigos y parientes a los que no vemos en forma habitual pero con los que entramos en contacto en forma esporádica o aleatoria en gimnasios, fiestas, matrimonios, funerales, misas, pubs, cafés o restoranes, donde por lo general el entorno suele ser de mayor confianza, hay un contacto físico más estrecho y se deja de lado el uso de la mascarilla debido a la naturaleza de esa actividades”, explica.

Asimismo, el especialista advierte que un reciente estudio realizado por investigadores daneses e ingleses concluye que en entornos complejos, como lugares de trabajo y colegios, que tienen la característica de congregar tanto a contactos habituales como esporádicos o aleatorios, el fenómeno de la súper propagación también debiera considerarse, si bien este podría tener un efecto menor si se evita la congregación de grandes grupos de personas en las oficinas y salas de clase.

El doctor Cruz precisa al respecto que si bien todavía no se comprende del todo el proceso de la superpropagación, hasta ahora se ha podido establecer que en los lugares y condiciones señaladas entre el 40% y el 60% de las transmisiones ocurren a través de contactos aleatorios. Y entre los factores relevantes a tener en cuenta se incluyen la velocidad a la que el propagador arroja el virus, las características del entorno en el que éste es diseminado, la densidad de personas, su susceptibilidad y el tiempo transcurrido (minutos u horas) junto a un súper propagador.

“Esta evidencia es muy relevante y nos invita a repensar las estrategias que estamos aplicando, tanto a nivel general como en el Plan Paso a Paso, porque la súper propagación le da al Covid19 un talón de Aquiles. Por ejemplo, las restricciones debieran apuntar mucho más a evitar los contactos esporádicos o aleatorios, lo que implica -incluso más que decretar cuarentenas totales- cerrar o impedir que se realicen aquellas actividades donde es más factible la interacción con ellos, y también reenfocar la trazabilidad, porque debemos hallar y evitar a los súper progadores, a ese 10% de infectados que finalmente es el que causa el 80% de los contagios en la actualidad”, concluye el médico infectólogo de la Universidad de Valparaíso.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.