Timnit Gebru, la científica etiope despedida por Google: “Huí de una guerra de Etiopía y hoy veo una horrible guerra de odio y desinformación en las redes sociales”

Timnit Gebru en una charla de 2018 en San Francisco, California.

La especialista en inteligencia artificial pasó por Congreso Futuro, contó cómo fue despedida de Google e hizo un pedido: “Tenemos que empoderar a las personas que nos ayudan a ver los problemas que genera la tecnología”.


A fines de 2020, la vida profesional de Timnit Gebru iba en pleno ascenso. Distinguida por la revista norteamericana Wired como una de las 25 personas más destacadas en él ámbito de la ciencia y tecnología, premiada en el sitio Venture Beat por su investigación del sesgo algorítmico y reconocimiento facial, la científica etíope de 38 años ejercía como codirectora del equipo de investigación “Inteligencia Artificial ética” de Google y promovía la visibilización de las distorsiones de la IA. “Los métodos actuales de recopilación y anotación de datos para el aprendizaje automático están plagados de sesgos capaces de causar daños en el mundo real”, mencionaba en un artículo escrito a principios de ese año.

Sin embargo, el cierre de 2020 le depararía una sorpresa desagradable. En un episodio confuso, Google la despidió. Mientras que los directivos Jeff Dean y Megan Kacholia afirmaron que ella se ofreció a dimitir, más de 1.200 empleados de la compañía y 1.500 investigadores condenaron en una carta el supuesto despido. “Yo no renuncié, solo pedí un cambio de condiciones. Me echaron y fue de la forma más irrespetuosa”, argumentó Gebru.

Oficina de Google en Berlin, Alemania. Foto: Reuters

La salida de Google no le impidió seguir promoviendo sus investigaciones. En el marco del tercer día de Congreso Futuro 2022, llegó con la exposición “De tal palo, tal astilla” y dejó varias reflexiones interesantes con respecto a la ética en inteligencia artificial. “Tenemos que empoderar a las personas que son capaces de advertirnos sobre los potenciales problemas que trae la tecnología antes de que estos se manifiesten. También debemos reducir el poder de las corporaciones multinacionales que manejan esas tecnologías”, explicó.

“Yo puedo hablar hoy aquí y mi carrera no fue destruida porque tuve mucho apoyo de mis colegas, de personas que se fueron de Google y otros trabajadores y denunciantes que actuaron en mi representación, muchos de ellos anónimos y trabajando en silencio. Por eso remarco la importancia de proteger a los trabajadores frente a las grandes empresas que manejan la tecnología”, agregó. Gebru citó el caso de Frances Haugen, el denunciante de Facebook que aseguró que el crecimiento es la máxima prioridad para la compañía, con las terribles consecuencias que eso conlleva.

Frances Haugen. Foto: AFP

“Cuando estaba escribiendo sobre estas cosas es porque estaba alarmada sobre lo que veía. Ahí fui despedida de Google. Es por eso que necesitamos decirle al mundo cuales son los principales issues en torno a la tecnología. Los parlamentos y congresos deberían orientarse al empoderamiento del trabajador con leyes”, acotó.

“Unos pocos millonarios toman decisiones que afectan a millones de personas, estamos frente a un gran monopolio de las grandes tecnológicas, controlan la agenda de los gobiernos, la investigación y la filantropía. Controlan todo, eso no es posible, necesitamos más balance” agregó. “Huí de una guerra de Etiopía y hoy veo una horrible guerra de odio y desinformación”.

Denuncias de discriminación en Inteligencia Artificial y fundación de Black in AI

En 2016 Gebru se sorprendió al contar sólo “alrededor de cinco personas negras” de los 5.500 asistentes estimados a una conferencia de IA. Al año siguiente, ayudó a organizar el primer taller anual de Black in AI para traer más diversidad a ese campo de estudio. Su investigación puso de relieve los algoritmos racistas y los dilemas éticos de los proyectos de minería de datos y la IA. En 2018 fue coautora de un artículo ampliamente citado que encontró tasas de error más altas en la tecnología de análisis facial para mujeres con tonos de piel más oscuros, según cita un artículo del diario británico The Guardian.

Gebru recibió su doctorado en la Universidad de Stanford e hizo un postdoctorado en Microsoft Research Nueva York en el grupo FATE (Equidad, Responsabilidad, Transparencia y Ética en AI), donde estudió el sesgo algorítmico y las implicaciones éticas subyacentes a los proyectos que buscan obtener información a partir de los datos. Timnit también cofundó Black in AI, una organización sin fines de lucro que trabaja para aumentar la presencia, inclusión, visibilidad y salud de las personas negras en el campo de la inteligencia artificial. Actualmente está creando un instituto de investigación de IA independiente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Jaali, la arquitectura que renace para combatir el cambio climático. A raíz del alto costo de energía que significan los aires acondicionados, los arquitectos están buscando nuevas ideas para mejorar la ventilación.