El lenguaje exclusivo de los neonazis

kunstmann

¿Cuántas muertas son necesarias para un escándalo nacional? Aún no lo tengo claro. Lo que sí me parece evidente es que verter odio en contra de las mujeres es una efectiva estrategia de difundir el lenguaje del nuevo fascismo.



Ellos pueden pintar la ciudad con frases de odio al inmigrante, colgar muñecos simulando ejecuciones públicas que nos indican su idea de justicia, pregonar la necesidad de acabar con la vida de gays, lesbianas y trans, y amedrentar mujeres que se manifiestan civilizadamente por un derecho que consideran se les ha negado. Ellos puede darse la molestia de instalar un lienzo agresivo en contra de una actriz que representó al país frente al mundo solo para intentar herirla, y usar la vida privada de una persona que logró celebridad como cascabel de su propia inhumanidad. Ellos pueden organizarse para impedir una marcha pacífica, esparcir vísceras por la calzada y armar una barricada para frenar a las convocantes a vista y paciencia de la policía. Pueden ir por ahí dando empujones, refugiándose en la libertad de expresión, esa misma que enterrarían en el mismo momento en que se hicieran de alguna cuota de poder, el minuto exacto en el que pondrían en marcha su proyecto de sociedad imaginada, un espacio limitado por los cuatro costados por frustraciones disfrazadas de una épica cosida con trozos de ideas vagas, visiones añejas, de la crueldad erigida como virtud necesaria para su ensoñación de pureza viril, marcial, que se anuncia con el corte de pelo regular varón y las rutinas adecuadas de gimnasio.

Ellos son los herederos entusiastas de un patchwork político creado con lo que han encontrado hurgando en la basura de la historia. Restos de creencias manchadas por la vergüenza y el horror. Un hijo musculado del doctor Frankestein, que vive recostado sobre sus cabezas, gruñéndoles las reglas necesarias para mantener las calles bien aseadas, libres de todo eso que no pueden soportar que siquiera exista. Ellos suelen elegir los adornos propios que supuestamente representan una esencia de algo llamado "patria", que habita en sables ensangrentados, estrellas míticas, guerreros hurtados a la historia nacional por conveniencia y ritos de iniciación que los transforma en elegidos de una gesta de nunca acabar, una fantasía de lucha en permanente rumbo a las raíces perdidas que yacen en una genética inventada, que veneran como hacen ciertos credos con los relicarios. Crearon su propia fantasía racial, que le da a un determinado mestizaje el valor de un encuentro gótico araucano, depurado por una batalla ancestral que ellos continúan en sus barrios y mentes.

Ellos se asumen como la cruza de pueblos guerreros de dimensiones astrales, ensayando explicaciones metafísica para que su insignificancia no sea otra cosa que el efecto de una confabulación siniestra de grupos enemigos que se reúnen en secreto para amargarles su existencia. Antes lo fueron principalmente quienes pertenecieran a la comunidad judía, los inmigrantes árabes y de pueblos mediterráneos. Ahora el abanico de rivales imaginarios se ha ampliado en la medida en que lo diverso y diferente puede hacerse visible, que el feminismo ha entrado en el debate público y la inmigración latinoamericana se ha incrementado. La aparición de lo distinto los agrede y violenta. Sufren y gozan de un disgusto que los mueve. Algo más profundo que un simple desacuerdo político entre personas liberales y conservadoras; o entre personas de izquierda y derecha. Ellos no solo critican o rechazan una idea, lo que hacen es estar en contra de la mera existencia de una persona o una comunidad. El ansia no es por discutir con quien opina diferente, es por someter a los que juzgan inferiores -por lo que son y no pueden dejar de ser- y, en el mejor de los casos, exterminarlos.

Ellos levantan banderas en la difusa frontera que hay entre el sentido común y la ignorancia, trepan por las grietas que surgen cuando se abandonan poblaciones enteras a su suerte y se instalan cómodamente como voceros de un orden perdido en aquellos sitios en donde los ciudadanos olvidados por el progreso sobreviven acechados por el narco, la miseria y el menosprecio. Los neonazis ensayan su lenguaje exclusivo, excluyente, popular y populista apropiándose de la palabra verdad y trastocando los hechos con el cinismo del matón del barrio, que soslaya en cada frase una amenaza.

Ellos, incluso, parecen invisibles a la autoridad, como quedó demostrado esta semana durante la marcha de las mujeres por el derecho al aborto libre. Después de que tres mujeres fueron atacadas y apuñaladas, el carabinero a cargo que debía proteger el orden, declaró a la prensa que hubo una riña que "se provocó", así con esa forma verbal incierta, "dentro de los mismos manifestantes". El carabinero no hizo referencia a los empujones que sufrieron las mujeres que marchaban, ni al reguero de vísceras que habían esparcido los encapuchados como forma de amedrentamiento. Para él simplemente hubo una riña.

Ellos logran así correr los límites, difundiendo su causa, atizando una barbarie que hierve en el fondo de nuestra convivencia cotidiana, en la que atacar mujeres, herirlas o matarlas puede ser incluso la mejor manera de darse a conocer. ¿Cuántas muertas son necesarias para un escándalo nacional? Aún no lo tengo claro. Lo que sí me parece evidente es que verter odio en contra de ellas es una efectiva estrategia de difundir el lenguaje del nuevo fascismo, enarbolando la libertad de expresión con una mano y con la otra bañando de sangre las veredas.

Comenta

Imperdibles