La declaración judicial de Herval Abreu: "Antes, para todos era un tipo cercano, 'de piel', ¿y ahora resulta que abusaba de poder y gente adulta se sentía obligada a ir a mi casa?"

HERVALABREU ajustado

En dos interrogatorios ante la fiscalía, el director de TV Herval Abreu desestimó cada una de las acusaciones de abuso y acoso sexual presentadas en su contra por actrices con las que trabajó en exitosas teleseries. Estos fueron sus descargos ante la justicia.




Se bajó de su auto. Como llegando a una avant premiere o al lanzamiento de una teleserie. A Herval Abreu Guerrero -54 años, director y productor de telenovelas- le tocaba enfrentar las cámaras y los micrófonos. Vestido con una camisa celeste y una parka, caminó con la frente en alto.

Y entró. Se sentó y en medio de la conversación le dijo a la fiscal jefa de Las Condes, Lorena Parra:

-Jamás he abusado ni física ni sicológicamente de nadie para obtener un favor sexual. Cada persona que ha venido a mi casa ha sido un adulto que se sintió interesado y creo sacó algo beneficioso para su carrera.

La declaración duró dos horas y media. Después vendría otro interrogatorio de igual duración. Como si fuera una película de terror.

La primera en la que Herval Abreu no era director, sino protagonista.

"Pin"

Siete mujeres, una fecha.

Eso fue todo lo que se necesitó para detonar una bomba sobre Herval Abreu.

Todo estalló el 28 de abril, luego de que Revista Sábado publicara un reportaje en el que siete mujeres acusaban al director de teleseries de abuso y acoso sexual. El caso se convirtió en tema obligado en diarios, radio y canales de televisión. Todos los focos estaban puestos sobre Abreu y algunos, incluso, se aventuraron a compararlo con el caso de Harvey Weinstein en Hollywood.

Su hora clave llegó el jueves 14, a las cuatro de la tarde, cuando Herval Abreu declaró por primera vez como imputado. En principio, todo estaba pactado para el 31 de mayo, en la Fiscalía Oriente. Pero la diligencia fue postergada a petición de Mario Vargas, abogado del director. La razón: Abreu quería conocer en detalle las declaraciones de quienes lo acusaban.

Aunque no se sabe si la actriz ha testificado, después de las declaraciones públicas de Abreu en Revista Sábado, en las que se defendió afirmando que "con Josefina (Montané) tengo una relación súper paternal. Se apoya en mí para todo. De hecho, fui a uno de los ensayos de Mamma Mia! Y yo le mandé un mensaje el día del estreno frustrado, tras una alarma de bomba, y ella me respondió". Fue la misma Josefina Montané la que lo desmintió vía Instagram.

-Particularmente, solo tengo relación paterna con mi padre.

A seis días de que el director de teleseries declarara por segunda vez -el lunes 18- ante el Ministerio Público, fuentes conocedoras del tema reconstruyen las partes clave del, hasta ahora, reservado testimonio de Herval Abreu. Y, en efecto, sus primeras palabras, dicen, fueron para Josefina Montané.

Fue en 2011. Ese año el director tenía un desafío: dirigir la primera parte de Soltera otra vez. Abreu, explican fuentes cercanas al caso, necesitaba una figura especial. Una suerte de musa. Esa era Josefina "Pin" Montané.

Ante la fiscalía, el director reconoce haberla llevado a su casa. Necesitaba prepararla, según su testimonio, para hacer la prueba de cámara que decidiría si ella interpretaría a uno de los personajes principales. Así comenzaron las reuniones en el departamento de Abreu. Los famosos "castings". Cercanos al tema explican que Abreu señaló a la fiscal Parra que, como no tenía tiempo en horario de oficina y varios actores le pedían ayuda, los recibía después de las 19 horas. Incluso, más tarde. Los actores -de acuerdo a sus palabras- quedaban muy agradecidos. Así, relatan quienes conocen el tema, ocurrió con "Pin".

Después de 16 teleseries -entre ellas Machos, una de las más exitosas de Canal 13- el sello de Abreu era conocido. Si había algo que sabía hacer bien el director era tener potentes castings femeninos en sus producciones. En simple: bellas actrices. Como Josefina Montané.

Carola

Aunque Soltera otra vez actualmente está al aire con su tercera temporada, el nombre de Herval Abreu desapareció. Incluso, fue sacado de los créditos finales. Sin embargo, Abreu sigue presente. Como un fantasma o una pesadilla, pero sigue.

Carola Paz -una exdiseñadora y arquitecta- conoció a Abreu en 1996, en un casting para la teleserie Adrenalina. Aunque Paz ha dicho que la relación fue desde un principio extraña, en su testimonio ante la fiscalía Abreu sostiene que la relación fue laboral. Se limitaba a grabar las escenas, ya que en esos años era director de tercera unidad.

Al año siguiente, 1997, Abreu llegó como director general de la primera producción del área dramática de Megavisión, Rossabella. Carola Paz, por su lado, participó en el casting. Y quedó. Abreu, continúa explicando en su testimonio, arribó como director con la mayoría de los actores ya contratados, entre ellos Paz.

La teleserie se centraba en un empresario dueño de una marca de lencería y las mujeres que lo rodeaban. Por eso, ante la fiscal Parra, el director justificó que los personajes, como Paz, debían desfilar en ropa interior. En un estudio, sobre una pasarela. Nunca en la oficina de Abreu, como acusó la actriz. Es más, quienes conocen su testimonio afirman que el director sostuvo que jamás hizo comentarios sobre el peso de Paz y que, incluso, él sugirió un trabajo desde vestuario para que ella se viera mejor.

Ante el Ministerio Público, Abreu explicó que con el tiempo, la relación actriz-director empeoró. Cuando Rossabella ya estaba al aire, las grabaciones se aceleraron. Se hacían de un día para otro. Paz tenía uno de los papeles principales y, un lunes, debía grabar. Abreu y todo el equipo de producción la trataron de ubicar. Fue imposible.

Y de hecho, Carola Paz estaba en Buenos Aires. Según la versión de Abreu, ella había viajado con su pareja. En sus declaraciones, Paz relató un episodio supuestamente anterior a su viaje. En el auto de Abreu. El director, según ella, la tocó e incluso la llevó a un motel.

Quienes conocen el testimonio del director sostienen que ante la versión de Paz, este señaló a la fiscalía:

-Jamás fui a un motel con ella.

Todo terminó con la modelo fuera de la teleserie, del canal y sin ningún otro tipo de contacto con Abreu, según testificó el director.

Antonella

Mujeres distintas, de diferentes épocas y teleseries en las que trabajó el director han comentado que Abreu tuvo actitudes de acoso sexual. Precisamente en los "castings" que hacía en su departamento.

Antonella Orsini, actriz, también lo visitó, pero solo para ver un adelanto de una nueva teleserie.

Según Abreu, a ella la vio por primera vez a los 14 años. Tiempo después, la volvió a ver, según señalan cercanos al director, "ya convertida en una mujer". Orsini en esa época tenía 26 años.

En 2011, cuando la actriz era parte del elenco de Soltera otra vez, volvieron a conversar. Esta vez como adultos.

Incluso, Abreu reconoce ante la fiscalía que hubo coqueteo entre ambos. Ese coqueteo en octubre de 2011, explican conocedores del tema, se convirtió en más que una amistad. Fue en ese contexto que Orsini llegó al departamento de Abreu en Las Condes. Y aunque la actriz dice que fue solo para ver un compacto de una teleserie, Abreu, según sus cercanos, la desmintió:

-Le dije que nos fuéramos a mi casa (...), claramente para estar juntos, no con excusas de ver nada.

En su declaración, Abreu enfatiza que todas las interacciones entre él y la actriz fueron de mutuo consentimiento. Aquella noche, todo terminó en unos besos, antes de que Abreu fuera a dejar a Orsini a su casa. Y ahí se despidieron.

Fedra

-Nunca había mezclado una amistad o un sentimiento por alguien en la elección de un personaje y aquí de repente estaba atrapado, empeñado en que ella lo lograra.

Así, fuentes que conocieron la declaración de Herval Abreu, se habría referido el director a la relación que tuvo con Fedra Vergara.

Un mensaje de Facebook fue el impulso que los llevó a conocerse. Ella quería comenzar una carrera televisiva, que derivó en que incluso Abreu conociera a toda la familia de la actriz. Y fue en la primera temporada de Soltera otra vez que Fedra, al fin y gracias a Abreu, aterrizó en la televisión.

Abreu relató a la fiscalía un viaje realizado en compañía de Vergara. En 2012, el director había sido invitado por Red Globo a Río de Janeiro. Él no dudó en invitarla y ella aceptó. Compartieron hotel y pieza. Quienes conocen el testimonio aseguran que el director de teleseries incluso entregó pruebas de aquel viaje: la boleta del hotel donde se hospedaron y compartieron pieza, él y Fedra Vergara.

El director reconoció en el Ministerio Público que su relación con la actriz iba más allá de lo profesional.

Varias de las situaciones que la propia actriz ha relatado públicamente habrían sido admitidas por el director en su declaración. Siempre entendiendo que tanto él como Fedra veían el vínculo como algo más que una amistad.

Cercanos a Abreu aseguran que la coquetería entre ambos se mantuvo hasta inicios de este año. La relación se quebró después de conocer las acusaciones de Fedra, las cuales -según la versión del director- estarían relatadas bajo un contexto completamente distinto al que efectivamente ocurrieron.

Abreu reconoce, por ejemplo, que le impidió a la actriz tener una relación con el actor Mario Horton. No fue por celos.

Según su visión de los hechos, quiso que se preocupara de lo que realmente era importante: actuar.

Bárbara

Todo comenzó en diciembre de 2017. Tres meses antes de que se comenzara a emitir Soltera otra vez 3. Abreu, después de nueve años, ya estaba fuera de Canal 13.

"El director de ficción Herval Abreu ha llegado hoy a un acuerdo para dejar de trabajar en Canal 13 (...). Agradecemos a Herval su gran compromiso y entrega en los proyectos en que participó durante estos años, en los que procuró mantener siempre a Canal 13 en el más alto estándar audiovisual". Así, a través de un comunicado público, la estación dio a conocer la salida del director. Todo, aparentemente, como parte de un proceso de reestructuración que ya había desencadenado el cierre del área dramática y el despido de 34 trabajadores.

En teoría, la salida de Abreu era obvia.

Pero esas no habrían sido las verdaderas razones.

En diciembre de 2017 había llegado a la contraloría de Canal 13 una denuncia por acoso. Era de Bárbara Zemelman, una guionista que había sido desvinculada por el mismo Abreu en noviembre de 2017.

La razón del despido: "Incompatibilidad" en la forma de trabajo. Pero la versión que Zemelman ha dado es otra: había sufrido situaciones impropias de parte del director.

Los problemas con Abreu, según ella ha sostenido, comenzaron en 2011, y luego se agudizaron tras una serie de mensajes de WhatsApp, que terminó con la guionista trabajando para TVN, pero de vuelta en el Canal 13 para Soltera otra vez 3.

La información que relataba situaciones de abuso de poder y acoso fue llevada por Max Luksic a la contraloría interna del canal. Pero la investigación no prosperó. Ya en noviembre, Zemelman había sido despedida y Abreu estaba en proceso de lo mismo.

Pero la versión de Abreu es completamente distinta.

Su salida del canal, según habría dicho el director en su testimonio en la fiscalía, fue por graves deficiencias laborales de la guionista, quien era cuestionada por los mismos actores de la teleserie Soltera otra vez 3, en particular con el desenlace de la producción dramática. La situación, señalan quienes han conocido el contenido de la diligencia, generó el quiebre definitivo con Zemelman, y el mismo director les comunicó a las autoridades del canal su decisión de desvincularla.

Pero hubo algo más.

Según la versión que habría entregado Abreu a la fiscalía, la jefa de contenidos del canal, Lux Croxatto, lo llamó y le comentó, confidencialmente, que la guionista estaba embarazada, recomendándole al director de televisión que se apurara en despedir a Zemelman, porque ella ese mismo día daría aviso formal al canal de su estado.

Quienes conocen el testimonio de Abreu relatan que el director señaló ante la fiscalía que no siguió el consejo de Croxatto, quien habría insistido en la necesidad de darle una lección a la guionista, con el objetivo de que madurara y enfrentara de mejor manera sus futuros trabajos.

Abreu, sin embargo, decide tomar sus resguardos. Según su versión de los hechos, acudió junto al abogado Rodrigo Núñez a conversar con Zemelman, a quien le señaló que por motivos de "necesidad de la empresa" debía dejar Canal 13.

Quienes conocen la historia relatada por Abreu aseguran que la guionista reaccionó mal y defendió su permanencia en la estación televisiva debido a su embarazo, exigiendo su fuero. Pero Núñez tomó la palabra y le explicó que por su tipo de contrato no había fuero.

Lo que siguió, según fuentes cercanas al director, fueron amenazas de parte de la guionista. Zemelman primero habría asegurado que arruinaría la teleserie a través de los medios, porque, a su juicio, no era lógico que una telenovela que hablaba sobre maternidad desvinculara a su guionista precisamente por estar embarazada.

-¿Tú sabes lo que esto significa, no, Herval?

Es la pregunta que le habría hecho Zemelman al director. Impresionados por su reacción -según Abreu testifica- le aconsejaron que hablara con Max Luksic, pero después de eso Abreu cree que todo cambió.

El 8 de enero -prosigue el relato del director- fue citado por Luksic. En su oficina, el subdirector ejecutivo del canal le pidió su salida. Meses después, tras la publicación de las acusaciones en su contra, Abreu sostiene que supo que había una denuncia en su contra y su nombre fue sacado de los créditos iniciales de la teleserie. Su paso por Soltera otra vez 3 debía disimularse.

El testimonio de Abreu ante la fiscalía termina con sentidos descargos en los que el director se queja de que nadie ha sido capaz de ponerse en sus zapatos. Que nadie, antes de hacer públicos los testimonios, le preguntó qué había pasado ni se respetó la presunción de su inocencia.

"Antes, para todos era un tipo cercano, 'de piel', ¿y ahora resulta que abusaba de poder y gente adulta se sentía obligada a ir a mi casa?", se pregunta ante la fiscal Parra.

Según el director, siempre ha sido defensor de los derechos de la mujer y que eso se graficaba en que nunca hizo diferencias salariales ni menos de oportunidades laborales. Agrega que nunca pensó que un grupo de gente con la que trabajó inventaría cosas en su contra y que "desviaría las intenciones" de querer ayudarlas. Remata sosteniendo que todo se trata de una "venganza profesional" o de interpretaciones equivocadas que "le han causado un daño terrible".

Hoy, el director está desvinculado de la televisión y, además, luego de todo lo ocurrido, fue descartado como director del musical La Novicia Rebelde. Ese era el sueño que, dicen, inspiró su carrera. La que hoy, según quienes conocen su declaración, está completamente destruida.

Aunque no del todo. La fiscalía aún debe determinar si los hechos revelados están dentro del plazo para ser indagados o se encuentran prescritos.

La primera vez de Herval Abreu como protagonista, y no director, de su propia telenovela aún no termina.

Comenta