Manifiesto de Gloria Hutt, ministra de Transportes: “Me encantaría ser Anna Wintour”

Foto: Reinaldo Ubilla

La secretaria de Estado dice que su pasión es la costura y si tuviera que elegir un trabajo optaría por ser la editora de Vogue. Hutt, además, que es una de las ministras mejor evaluadas en el gabinete, asegura que no es la favorita del Presidente Piñera.


Me encantaría ser Anna Wintour. Si tuviera que elegir un trabajo en el mundo sería ser editora de Vogue. Ella les dio identidad a las revistas de moda. Tengo una colección de revistas Vogue desde los 70. La Met Gala no me la pierdo.

Mi pasión es la costura. Es fascinante poder tomar una tela plana y transformarla. Yo tenía una tienda, diseñaba ropa, pero la cerré el año pasado. Igual tengo un taller en mi casa.

La pena más grande de mi vida es la enfermedad de mi marido. Él tuvo cáncer. Es una pena acompañada de incertidumbre. Mi preocupación es que tenga el tratamiento que necesita y reservar parte de mi energía para que se recupere.

Duermo poco. Pero duermo profundamente. Con cuatro horas bien dormidas quedo como nueva.

Felipe Kast es amarrete. Cuando estábamos formando Evópoli, siempre decía: “Tenemos que gastar menos”. Pero Evópoli existe por él, por sus ganas.

Luciano Cruz-Coke es un amuleto. Cuando partimos con Evópoli no teníamos plata ni para parafina en invierno. Y cuando salíamos a buscar firmas era un esfuerzo gigante. Entre cuatro recolectábamos 40 firmas. Pero si mandábamos a Cruz-Coke, se paraba en la plaza y llegaba con 100. Teníamos una máquina de firmas muy eficaz. Era una locura.

No soy la favorita del Presidente Piñera. Creo que no tiene favoritos. Él tiene un humor genial. Una situación divertida fue cuando terminó su primer gobierno, yo era subsecretaria de Transportes. Nos invitó al Parque Tantauco, a Caleta Inío. Había una playa y me dijeron que nadie se había bañado ahí. Yo quería ser la primera. El agua estaba tan helada que me entumí. Después me comentaron que el Presidente consideró que si yo me había bañado ahí, él también tenía que hacerlo.

Mis hijos usan Cabify y Uber. Pero yo no. Si estoy trabajando en un proyecto de ley para formalizar esos servicios, tengo que ser consistente. A mí me encanta andar en micro, me gusta ir mirando por la ventana.

Si hubiese podido ser un hombre habría sido David Bowie. Él rompió esquemas. Lo escucho siempre. Canto pésimo, pero me encanta la música. Escucho Beethoven, Bach y Mozart. Pero también me gusta Beto Cuevas, canta muy bien y es muy atractivo. Me desmayo si aparece en la puerta de mi casa.

Seguir leyendo