Virginie Despentes: "Parar de beber es extremamente difícil. Abandonar la heterosexualidad es una fiesta"

Virginie Despentes

En conversación con Clarín, la escritora feminista que revoluciona Francia hace un repaso de su obra que sigue llegando a más lectores.



Si se trata de hablar sobre autoras que han encontrado nuevas formas de ver el feminismo y la teoría de género, Virginie Despentes de seguro será nombrada.

Con 49 años, la 'polémica' escritora francesa desde mediados de la década de los 90 ha hecho de sus experiencias la inspiración para escribir sobre temas prohibidos a la luz del día. Prostitución, pornografía o maternidad han sido parte de los tópicos que ha hablado sin tapujos.

Fóllame (Reservoir Books, 1998), su primera novela, relata la historia de una prostituta y una actriz porno que deben huir tras asesinar a alguien. Con dicha obra, Despentes logró encontrar un espacio en tiempos en que el conservadurismo tenía siempre la última palabra.

Actualmente, tras volverse un fenómeno de masas con la publicación de Teoría King Kong (2006, Penguin Random), un ensayo en el que se postula como una representante del nuevo feminismo, la escritora gala conversó con el medio argentino El Clarín luego de que sus obras fuesen difundidas a Latinoamérica, en fechas en que el feminismo se posiciona como el tema político que toda persona debe conversar.

*

Fóllame irrumpió con una temática y una música muy disruptivas para la sociedad francesa de los años 90. ¿Por qué el aspecto político de la novela fue tan poco comentado y todo parece reducirse al sexo?

–También su ensayo Teoría King Kong causó un enorme impacto. Era el año 2006 y la obra fue presentada como un "manifiesto del nuevo feminismo". ¿Ese nuevo feminismo ya llegó?

–En ese libro usted señalaba que los hombres también padecen el patriarcado. ¿Cómo es eso?

*

–A los 30 años dejó de beber y a los 35 abandonó la heterosexualidad para "transformarse en lesbiana", según explicó. ¿Cuál de esas decisiones fue más difícil y qué resultado han tenido en su vida personal y profesional?

–Parar de beber es extremamente difícil. Abandonar la heterosexualidad es una fiesta. La ausencia de castigo en estos últimos diez años fue una fiesta deliciosa. Parar de beber es otro asunto, es un luto temible y una confrontación brutal contigo misma.

–¿El lesbianismo permite entender mejor el feminismo?

–Vivimos con la impresión de que impera una gran libertad sexual. Pero usted dice que "el problema es la sexofobia". ¿A qué se refiere?

Comenta