Avengers se despide como un hito cinematográfico

La exitosa saga que inició Iron Man en 2008 cierra una etapa mañana, con el estreno de Avengers: Endgame. Una megaproducción de más de tres horas y una carta de amor a 21 filmes realizados en 11 años, que podría escalar en el podio de las cintas más taquilleras de la historia.


¿Cómo enfrentar a Thanos?

Como secuela directa de Avengers: Infinity War (2018), poco se puede contar de la película que llega mañana sin hacer referencia al desenlace. Con la advertencia de spoilers ya realizada, se puede decir que Avengers: Endgame parte instalando en pantalla la desolación de un mundo -y universo- donde la mitad de los seres vivos fueron eliminados, apenas el villano Thanos (Josh Brolin) reunió las Gemas del Infinito y chasqueó los dedos. La moral está en el suelo y serán los Avengers originales -de Iron Man y Capitán América a Viuda Negra - quienes busquen un plan para corregir lo que parece irreversible. Se les unen otros sobrevivientes, jugando un rol vital personajes como Ant-Man y Capitana Marvel, quien estrenó en marzo su propia película.

La culminación de un viaje

Cada nueva aventura de los superhéroes de Marvel ha debido enfrentar el desafío de elaborar una historia en común -casi siempre ligada a Thanos y las Gemas del Infinito- y además funcionar en solitario, con distintos directores y tramas, tanto en la Tierra como fuera de ella, con personajes como Thor o los Guardianes de la Galaxia. Una construcción que obedece en buena parte a la guía que impusieron el productor Kevin Feige y Stan Lee, el padre de la mayoría de las aventuras nacidas en las historietas. Y que Avengers: Endgame se dedica a honrar con ingenio y trucos narrativos que inevitablemente emocionarán al espectador que tenga algún vínculo con la saga y sus personajes.

La película más extensa de superhéroes

La millonaria saga de Marvel despide una etapa -habrá más películas- con un récord que no ostentaba: el del filme de superhéroes más largo estrenado en cines, que antes tenía Batman: El Caballero de la Noche asciende (2012). Lejos de las dos horas y media que promediaban las aventuras más extensas de la franquicia -149 minutos para Avengers: Infinity War y 147 para Capitán América: Civil War-, sus 181 minutos de duración los justifica lanzando todo lo que tiene a su alcance, moviéndose por más tonos de los que mostraba su predecesora, una verdadera tragedia para los superhéroes que se reunieron por primera vez en 2012. Los directores Joe y Anthony Russo, además de ofrecer el tradicional cóctel de acción y humor propio de la saga, estudian la fibra más humana de sus protagonistas y se las arreglan para incluir un impresionante derroche de sorpresas.

Un éxito transversal con personajes nacidos del cómic

Disney siempre ha aspirado a un éxito transversal, y en ese plan las películas del MCU no han sido la excepción. En sus 11 años de historia la franquicia escaló en alcance, llegando mucho más allá de los fanáticos de las historietas creadas por Stan Lee medio siglo atrás. Muchos de sus filmes se convirtieron en los puntos más altos de la cartelera de cada año, y sus estrellas, como Robert Downey Jr., Chris Hemsworth y Scarlett Johansson, se instalaron como figuras reconocibles por niños y adultos. Todos méritos que ninguna otra saga de superhéroes ha alcanzado con tal efectividad y que incluso parece difícil que el mismo MCU repita en sus siguientes fases.

Las marcas que aspira a lograr

Particularmente desde 2012, con el estreno de la primera Avengers, las cifras abultadas han estado del lado del MCU, que mundialmente ha recaudado US$ 18.621 millones con sus 21 filmes. Capitana Marvel y Pantera Negra han sido dos de las últimas en superar la barrera de los mil millones, mientras que Avengers: Infinity War es la cuarta película más taquillera de la historia a nivel global (US$ 2.048 millones).

Pero el último estreno promete estar por sobre eso: expertos hablan que sólo en su primer fin de semana Avengers: Endgame alcanzaría en todo el planeta una recaudación que se movería entre los US$ 900 y los US$ 850 millones, números sin precedentes. En Chile, donde su antecesora es la más vista en el recuento histórico de los cines locales -con 2.334.956 entradas vendidas en 2018-, la preventa ha sido tan contundente que se anticipa podría destronarla sin problemas.

Comenta