Alejandro Sieveking y Víctor Jara: amistad y creación entre dos artistas

El dramaturgo que falleció a sus 85 años, tuvo una exitosa y prolífica carrera en el mundo del teatro y más tarde como actor. En sus inicios, cruzó caminos con el cantante durante sus años en la universidad. La amistad dio paso a la colaboración, Jara dirigió algunas de sus obras y Sieveking lo ayudó con la creación de unos discos. Hasta que la muerte quebró los lazos.



12 de septiembre de 1959. Después conocerse en Instituto de Teatro de la Universidad de Chile, Víctor Jara junto a Alejandro Sieveking estrenaron la obra Parecido a la felicidad. Jara hacía su debut como director con el texto que Sieveking había escrito durante su último año de estudios. Quien años más tarde se convertiría en uno de los cantautores más importantes del país tenía 26 años, mientras que el dramaturgo había cumplido días atrás los 25. El éxito fue inmediato y cambió el rumbo de la vida de ambos.

https://culto.latercera.com/2020/03/05/muere-alejandro-sieveking/

Sieveking siguió su camino como dramaturgo, y años más tarde en su carrera se reinventaría como actor. Por su lado, Jara se enfocó en la música después de conocer a Violeta Parra. Durante las dos décadas de amistad trabajaron juntos, hasta la muerte de Jara en septiembre de 1973 tras su detención en la antigua Universidad Técnica del Estado.

La faceta teatral del cantante es de las más desconocidas, siendo eclipsada por su influyente carrera musical y su trágico final que lo convirtió en mártir y en una figura clave de la Nueva canción chilena.

https://culto.latercera.com/2020/03/06/dramaturgo-mejorar-mundo/

Sieveking, quien falleció el pasado 5 de marzo a los 85 años, se alzó como el dramaturgo más importante del mundo del teatro chileno. Recibió el Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales en el 2017. Y marcó la historia de la dramaturgia nacional.

Con Jara como director, Sieveking estrenó las obras Ánimas de día claro (1959) y La remolienda (1965) -la cual se convirtió en un clásico del teatro nacional- y la obra para niños Honorato, el caballo del circo (1959).

Pero la colaboración entre ambos no solo se quedó en el teatro.

https://culto.latercera.com/2019/09/18/ultimos-dias-victor-jara/

La Población

Cuando Víctor Jara se encontraba preparando lo que sería su séptimo y penúltimo disco, La Población, decidió llamar a su amigo y colaborador Sieveking para que lo ayudara. Jara tenía la intención de crear un álbum conceptual en torno a los campamentos y los que vivían allí. Su inspiración venía de Herminda de la Victoria, una toma que se encuentra actualmente en la comuna de Cerro Navia.

"Tenía la idea para el disco, pero estaba sin letras, así es que me pidió que yo escribiera todo lo que pensaba sobre la toma en La Herminda", dijo Sieveking a Marisol García en un reportaje de la periodista para La Nación.

Tras su fallecimiento, la actriz y escritora Nona Fernández recordó una charla que hizo Sieveking para la Muestra Nacional de Dramaturgia en el 2018. Allí, le preguntaron sobre su proceso creativo y el escritor respondió con una anécdota sobre el disco y el momento en que Jara le pidió ayuda.

https://youtu.be/8TPM-kIDFoA

"El maestro, que no se creía maestro, se espantó y le preguntó a Víctor si estaba loco -cuenta Fernández en un post-. Cómo podría él escribir sobre una población si nunca había pisado una. Y Víctor Jara, otro maestro, le respondió que no necesitaba pisar ninguna población para escribir sobre ella porque él era un gran escritor. Los grandes escritores no necesitan nada más que su imaginación", escribió la escritora.

La experiencia hizo que Sieveking, según relató en aquella charla, escribiera sin culpa sobre escenarios que nunca conoció y habló de voces que nunca conoció. "No soy una persona confiable, le contesto esa mañana al joven escritor. Más que un dramaturgo soy un impostor", recordó la autora de Space Invaders sobre los dichos de Sieveking.

Cuando el álbum fue publicado en 1972, el dramaturgo apareció como coautor de "Herminda de la Victoria", canción sobre la historia de una bebé que murió producto de una bala perdida.

https://open.spotify.com/album/75d8xLxYpXvnvA4U6oE4mN?si=o5w4VaOBR_mIa_7XS8w5Mg

Autoexilio

Tras enterarse del brutal asesinato de Jara en manos de agentes del Estado, Sieveking y su esposa Bélgica Castro abandonaron el país para partir hasta Costa Rica. La herida que la violenta muerte de su amigo marcó en el dramaturgo estuvo abierta por décadas.

La relación creativa entre ambos duró hasta los últimos momentos de la vida de Jara. En aquel año del Golpe de Estado, Sieveking le había ofrecido al cantautor dirigir su obra La virgen del puño cerrado. Sin embargo, la muerte derrumbó esos planes. Finalmente el texto cambió de nombre a La virgen de la manita cerrada y fue estrenada en noviembre de ese año.

Sieveking y Castro continuaron con su carrera en el país caribeño, en cual se quedaron hasta 1984, cuando decidieron devolverse a Chile. Ambos fueron galardonados con premios nacionales. Incluso actuaron juntos en la película Gatos Viejos. La muerte de Castro en esta jornada, los vuelve a reunir, esta vez en su despedida final.

https://culto.latercera.com/2018/07/05/alejandro-sieveking-me-aterra-tanta-reverencia/

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.