Gambito de Dama: las inspiraciones tras Beth Harmon, la talentosa ajedrecista

Estrenada por Netflix, la serie está protagonizada por una joven prodigio que destaca como jugadora de ajedrez a mediados de siglo XX, venciendo incluso a los mejores de la disciplina. La muchacha que tuvo una traumática infancia, viaja por el mundo lidiando con sus adicciones y sorprendiendo con su habilidad en el tablero. Si bien la producción está basada en una novela de ficción, también está influenciada por jugadores reales, como el campeón mundial Bobby Fisher.



París, 1967. Allí se presenta por primera vez a Beth Harmon (Anya Taylor-Joy), una joven en sus veinte y tantos que parece despertar abruptamente tras una noche de resaca. De un minuto a otro, se alista para salir velozmente. Ingresa a un salón, se disculpa por el atraso, y se sienta a jugar una partida de ajedrez.

Gambito de Dama, o Queen’s Gambit como se denomina en su idioma original, es uno de los más recientes estrenos de Netflix. Protagonizada por Anya Taylor-Joy, cuenta la historia de Beth Harmon, una mujer que a los 9 años queda huérfana y es enviada a un orfanato.

Es entre el encierro y los estrictos controles del internado, que encuentra una salida a su existencia más bien sombría: aprende a jugar ajedrez gracias a un conserje que trabaja en el lugar. Sin embargo, también se enfrenta a la excesiva medicación repartida por sus “cuidadores”, lo que gatilla en ella una adicción a los soporíferos.

Su traumática infancia es retratada en el primero episodio, con el segundo avanzado rápidamente a su preadolescencia e integración a una familia. Ya liberada de las restricciones del orfanato, encuentra la forma de desarrollar su pasión, y no solo como un pasatiempo, sino destacando como una joven prodigio en una disciplina en la que, en ese entonces, solo participaban hombres.

¿Existió realmente Beth Harmon?

Solo en la literatura. La serie de Netflix está basada en la novela homónima de Walter Tevis, publicada en 1983. Un escrito que destacó por su trama que mezcló feminismo, ajedrez, alcoholismo y drogadicción.

El autor, fallecido en 1984, dijo en entrevista con The New York Times, que considera Gambito de Dama como “un tributo a las mujeres inteligentes. Me gusta Beth por su valentía e inteligencia. En el pasado, muchas mujeres tuvieron que esconder sus cerebros, pero hoy no”, dijo en abril de 1983.

Harold C. Schonberg, crítico literario del New York Times, escribió: “Beth Harmon puede no ser atractiva, pero tiene la dedicación de un santo bíblico, una memoria monstruosa y una habilidad para sintetizar, crear y explotar su pequeño mundo apartado con una clase de originalidad de principiante que nadie más puede unir. Se trata de la naturaleza del ajedrez en su máximo nivel”.

Sin embargo, Tevis no se inspiró en otra mujer para crear a Beth, sino en dos hombres: él mismo, y Bobby Fisher, campeón mundial de ajedrez entre 1972 y 1975.

“Empecé jugando ajedrez con mi hermana y los niños de mi calle”, dijo el escritor estadounidense en entrevista con la revista Time. “Una vez gané un premio de 250 dólares y me convertí en jugador de Clase C -lo que le dio una puntuación entre 1400 y 1599, que indica la probabilidad de ganar ante otro jugador-”.

Fue su pasión por el deporte en blanco y negro, y su propensión a las adicciones lo que puso de sí mismo en el personaje de Beth. Pero el talento inigualable para el juego, lo sacó de Bobby Fisher.

De hecho, hacia el final de la historia, Beth viaja a la Unión Soviética para enfrentarse a los campeones mundiales. Una hazaña que inevitablemente recuerda al logro de Fisher, quien ganó el campeonato mundial en 1972 contra el ruso Boris Spassky.

Por lo mismo, no es de extrañar que el guionista y director de Gambito de Dama -Scott Frank-, revelara en entrevista con Entertainment Weekly, que tomó algunas ideas de la cinta Pawn Sacrifice, protagonizada por Tobey MaGuire como el gran maestro ajedrecista Bobby Fisher.

“Había visto Pawn Sacrifice, la película de Ed Zwick, y me hizo creer que no tenía que mostrar mucho el tablero. Mucho de lo que ocurría estaba en el rostro de Liev Schreiber [Boris Spassky] y en el rostro de Tobey Maguire [Bobby Fisher], a partir de allí se obtiene todo lo que necesitas saber. Y al ver esa película me di cuenta: ‘Tenemos que darle a cada torneo su propia personalidad que refleje dónde está [Beth]’. Así que la vibra de cada torneo se volvió diferente: la sensación, la apariencia, todo”, dijo el realizador a EW.

Ahora, una cosa es lo que dice el libro, y otra es su adaptación a la pantalla chica a manos de Netflix.

Desde el New York Times explican que “Gambito de Dama es familiar e inusual. Una visión glamorosa y desgarradora del ajedrez, ambientada en las décadas de 1950 y 1960”. Y agrega que “A pesar de castigar las adicciones al alcohol y los tranquilizantes, Beth, vestida con los elegantes trajes de época de Gabriele Binder, juega y entrena obsesivamente, ascendiendo en la clasificación hasta que se enfrenta a los mejores del mundo. Lo que la convierte en algo parecido al Rocky de la mujer pensante”.

La revista Time, en tanto, destaca la actuación de su protagonista, la actriz y modelo argentina-británica: “Anya Taylor-Joy es la pieza final y más crucial del rompecabezas de Beth Harmon. Una joven de 24 años que estalló en la aterradora The Witch de 2015 cuando aún era una adolescente, la actriz ha pasado de género desde el terror a la comedia negra (Thoroughbreds) a Jane Austen (la adaptación más reciente de Emma) en una serie de impresionantes actuaciones”.

Sin dejar de mencionar la belleza de la actriz, enfatizan que la expresión de su mirada, son el mayor acierto: “Lo que irradia de sus ojos increíblemente grandes y ultra alertas es una intensidad que raya en lo de otro mundo. Si no es como otras chicas, es porque podría ser el prototipo notablemente expresivo de un modelo humano nuevo y mejorado. Esa, más que nada, es Beth”.

Por otro lado, en The Guardian fueron un tanto más exigentes, otorgándole tres estrellas -de un total de cinco-, y la calificación de “historia de fantasía”.

“Se ve hermosa, las actuaciones principales son excelentes, la exposición de ajedrez está bien hecha y el verdadero significado de cada juego para Beth queda claro, ya sea como batalla espiritual, curva de aprendizaje, ajuste de cuentas interno, coqueteo ocasional, retirada o resurgimiento en el mundo. Sin embargo, sin el punto de anclaje de una historia real detrás de todo, tiene la sensación de un cuento de hadas en lugar de la película deportiva o biopic, su trayectoria y los tropos siguen apuntando a los espectadores. El ascenso de Beth es prácticamente sin fricciones”, apunta el medio británico.

Variety toma un enfoque diferente a su análisis y se concentra más en la mente de Beth Harmon que en su calificación de maestra del ajedrez.

“Es una mente maestra, pero también una obsesiva enojada con un ego sano y un amor por destruirse a sí misma antes de que nadie más pueda hacerlo por ella. Quiere ganar, pero más que eso, quiere un lugar, alguien, a quien llamar hogar”, dice el medio especializado en cine y televisión. “Lo que podría haber sido un espectáculo inteligente se convierte rápidamente en el retrato de una persona especial e imperfecta que venera tanto su fuego como su brillantez”.

Gambito de Dama está disponible en Netflix.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.