Ricardo Arjona colapsa las redes y reúne a 150 mil espectadores en concierto virtual

El show que el guatemalteco transmitió anoche, en simultáneo para diversos continentes, desbordó las plataformas, dejó a gente afuera y según sus representantes marcó un récord como el livestreaming más visto en la historia de Iberoamérica.



Es sabido que a Ricardo Arjona o se le ama o se le odia. Pero el primer grupo, los fanáticos incondicionales del cantautor, siguen siendo una fuerza poderosa, incluso en tiempos sin música en vivo como la conocíamos.

Prueba de ello fueron las más de 150 mil personas de diversos continentes que se conectaron anoche para ver “Hecho a la Antigua”, un concierto virtual protagonizado por el músico, en formato íntimo y sin iluminación artificial, montado desde Antigua, Guatemala, la ciudad natal del artista.

Y el efecto que tuvo el espectáculo también fue “a la antigua”. Fue tal la demanda que tuvo el evento que, según la discográfica del solista, las plataformas colapsaron y muchos espectadores quedaron fuera de la transmisión.

Los mismos representantes de Arjona aseguran que las cifras que dejó el show lo convierten en el livestreaming más visto de la historia de Iberoamérica, “con un gran número de espectadores de países tales como: Japón, Australia, Rusia, Francia, Croacia, República Checa, Dubai, Irlanda, Finlandia y África”.

Como una forma de subsanar lo ocurrido anoche, la casa disquera mantendrá el streaming durante 48 horas más con el fin de que quienes quedaron fuera puedan acceder al concierto, cuyos detalles se pueden revisar en el sitio oficial y en el que participaron cerca de 80 profesionales, entre músicos, ingenieros y técnicos.

“No dudamos que todos los que participaron en la producción y distribución de este evento tuvieron las mejores intenciones de llevar esto de la mejor manera, pero el desborde inesperado de gente sobrepasó los límites de lo que tenían planificado”, explican los representantes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.