Las consecuencias del alzamiento de Neil Young contra Spotify

Foto: AP Photo

El retiro de todo el catálogo musical del artista canadiense de la plataforma puso nuevamente en la palestra la discusión sobre los límites de la libertad de expresión, en medio de una nueva alza mundial de contagios provocada por la variante Omicron. Los apoyos a la causa de Young van desde la industria musical hasta la comunidad científica, penetrando incluso en la política internacional. La acción ya generó varias consecuencias, entre ellas, un cambio en la revisión de contenidos por parte de la plataforma de streaming musical más grande del planeta.



El 31 de diciembre del 2021, una carta firmada por 270 miembros de la comunidad científica encendió las alarmas. La misiva, titulada Carta abierta a Sporify: un llamado de las comunidades científica y médica mundial para implementar una política de desinformación, denunciaba públicamente que dicha plataforma de streaming musical no cumplía con las normas mínimas de mitigación para advertir a los usuarios sobre contenidos que difundían información imprecisa.

En la carta, los profesionales se referían al podcast del actor y comediante estadounidense Joe Rogan (Joe Rogan Experiencie), específicamente a un capítulo de más de tres horas donde entrevista a Robert Malone, doctor reconocido por difundir fakenews respecto a la pandemia y el proceso de vacunación.

La denuncia resonó en Neil Young, veterano de la música anglosajona, que el 24 de enero advirtió a Spotify que, si no bajaban el podcast de Rogan, eliminaría todo su catálogo de la plataforma. Esto, a pesar de que su presencia en la aplicación representaba cerca del 60% de sus ingresos de streaming a nivel mundial.

Aunque el hecho despertó múltiples reacciones, la más reciente consecuencia provocada por la decisión de Young se ve en el último anuncio hecho por Spotify que, tras los cuestionamientos recibidos respecto a la poca efectividad en los mecanismos de revisión sobre sus contenidos, confirmó que incorporarán un “aviso” a todos los episodios de podcast que incluyan alguna discusión referente al Covid-19.

Según plantea un comunicado difundido por el director ejecutivo de la compañía, Daniel Ek, el aviso redireccionará a los usuarios a un “centro covid-19, un recurso que brinda fácil acceso a datos basados en datos, información actualizada compartida por científicos, médicos, académicos y autoridades de salud pública de todo el mundo, así como enlaces a fuentes fiables”.

Además, la empresa anunció que harán públicas por primera vez sus políticas de contenido, según las cuales habrían eliminado cerca de 2 mil capítulos de programas que difundían información falsa referente a la pandemia. Sin embargo, ningún contenido publicado por Rogan fue modificado, pese a las denuncias que señalan que su contenido contribuyó a desincentivar la vacunación de los jóvenes y a promover un tratamiento para el coronavirus con Ivermectina (medicamento de uso antiparasitario en medicina veterinaria) que no ha sido aprobado por ninguna institución científica, y que el mismo Rogan afirmó haber seguido cuando se contagió de Covid.

Los nuevos apoyos para Young

La primera en seguirle los pasos al canadiense fue la cantante ganadora de ocho premios Grammy, Joni Mitchell. El apoyo de la artista no se limitó a las palabras, sino que también anunció el retiro de su catálogo musical de la plataforma. “He decidido eliminar toda mi música de Spotify. La gente irresponsable está difundiendo mentiras que le están costando la vida a la gente. Solidarizo con Neil Young y las comunidades científicas y médicas mundiales en este tema”, versa un mensaje publicado en su sitio web oficial.

El pasado domingo 31 de enero, el guitarrista de Bruce Springsteen, Nilis Lofgren, también se unió a la misiva de Young y Mitchell. A través de un comunicado, el músico anunció que se sumaría a la denuncia pública contra Spotify por “promover mentiras y desinformación que están dañando y matando a la gente”, desvinculando toda su música como solista de la empresa de streaming.

Los apoyos a Young y la crítica en contra de la plataforma no se limitaron a personajes de la industria musical. Recientemente, el príncipe Harry y su esposa Meghan Merkle, hicieron pública su preocupación respecto a la creciente desinformación sobre la pandemia difundida en Spotify.

Según comunicaron desde la fundación Archewell –dirigida por ambos-, los duques de Sussex conversaron en abril pasado con los representantes de la empresa para abordar las “consecuencias reales” de la masificación de información imprecisa sobre el Covid. “Hemos seguido expresando nuestras preocupaciones a Spotify para garantizar que se realicen cambios en su plataforma con el fin de ayudar a afrontar esta crisis de salud pública”, señalaron a través de dicha fundación.

La iniciativa comenzada por el músico canadiense obtuvo apoyo incluso dentro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), específicamente a través de su director general, Tedros Adhanom. “Neil Young, gracias por hacer frente a la desinformación y las imprecisiones en torno a la vacunación contra el Covid 19″, apunta un tweet escrito por Adhanom, donde señala además que “todos tenemos un papel que desempeñar para poner fin a esta pandemia e infodemia”.

Fakenews vs libertad de expresión: La paradoja del podcast más escuchado

A pesar de las múltiples críticas levantadas en contra de Rogan y su programa Joe Rogan Experience, lo cierto es que el podcast se alza como el más escuchado de todo Spotify. En 2020, la plataforma pagó cerca de cien millones de dólares para incorporar el programa dentro de su parrilla de contenidos exclusivos, contrato que durará varios años.

La decisión generó un aumento del 7% en los activos de la empresa, y rápidamente se posicionó en el primer lugar de los podcasts más populares a nivel mundial. Actualmente, tiene nada menos que un promedio de 16 millones de oyentes mensuales, significando un flujo de consumidores no menor para la plataforma.

Pero las controversias no solo tienen que ver con sus dichos respecto a la pandemia. El comediante, que se caracteriza por explotar un perfil de partidario del libertarismo y defensor de la libertad de expresión a toda costa, también ha sido criticado por dar tribuna a personajes de la extrema derecha estadounidense, como Alex Jones y Gavin McInnes que, además, son contrarios al consenso científico sobre el covid-19.

En septiembre del año pasado, Spotify tuvo que defender públicamente el programa de Rogan, tras la controversia generada por tener de invitada a Abigail Shrier, escritora del libro Un daño irreversible: La locura transgénero que seduce a nuestras hijas, catalogado de transfóbico.

Durante la tarde de este domingo 30 de enero, el comediante se refirió a la polémica desatada por las recientes críticas a los contenidos de su podcast, a través de un video de diez minutos subido en su cuenta de Instagram. Tras señalar sus disculpas con los usuarios que se hayan molestado por los dichos contenidos en su programa, manifestó estar “interesado en averiguar cuál es la verdad, y estoy interesado en tener conversaciones interesantes con personas que tienen opiniones diferentes. No me interesa hablar solo con personas que tengan una perspectiva”.

A pesar de ello, insistió en que los capítulos Joe Rogan Experience no deberían ser catalogados como “desinformación”, aunque cuestionen el uso de las mascarillas y la efectividad de la vacunación.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.