David Bowie en el laboratorio

Acaba de llegar a plataformas digitales el EP Brilliant Adventure, el que recoge las sesiones de uno de los álbumes más osados y densos de su trayectoria, el experimental Outside (1995). ¿Qué momento representa en la vida y la carrera siempre cambiante del camaleón?



Disponible desde hace algunos días en Spotify y otros servicios de streaming, el EP Brilliant adventure, editado también en formato vinilo para el Record Store Day (Día de la disquería) de este año, es un vistazo a algo del material inédito del más experimental de los álbumes editados por David Bowie en la segunda mitad de los años 90: Outside (1995).

La colosal obra marcó su retorno a las aventuras sónicas junto a Brian Eno, las que habían quedado suspendidas desde 1979. Un álbum conceptual originalmente pensado como saga, con muchas bifurcaciones sonoras y grabado con un equipo de músicos que incluía a Sterling Campbell, Erdal Kizilcay, Reeves Gabrels, Carlos Alomar y el pianista Mike Garson, único vestigio de la era Ziggy.

Bowie junto a Brian Eno en 1991. (Photo by Dave Benett/Getty Images)

Aparentemente inspirado en David Lynch y de construcción laberíntica, no extraña que Outside haya tenido entre sus personajes a un Minotauro (spoiler: es el asesino). Aunque a menudo vinculado con el período Berlín por la participación de Eno, lo cierto es que la placa tomó la posta conceptual del teatral Diamond dogs (1974), que pretendía adaptar la novela 1984 de George Orwell colando la verborrea lisérgica de William S. Burroughs.

Tal es el entramado de Outside que, además de canciones compuestas e interpretadas en las perspectivas de cada uno de los personajes en esta obra situada en el ficticio pueblo de Oxford Town, en el disco se intercalan pasajes -o “segues”- donde Bowie encarna al detective Nathan Adler, la víctima Baby Grace, Ramona A. Stone o al ermitaño Algeria Touchshriek.

Como muestra de aquella época, Brilliant Adventure acoge una versión preliminar de I’m afraid of Americans, una de las composiciones trabajadas junto a Eno para Outside (cuando el título tentativo de la placa era Leon). La composición originalmente titulada Dummy mutó a esta versión de Johnny Downloader cuando estuvo en conversaciones para ser incluida en el filme Fugitivo del futuro, con Keanu Reeves. Eno declinó la oferta y terminó, en cambio, apareciendo en el filme Showgirls en una remezcla, pero aún distante de la grabación definitiva que aparecería en Earthling (1997).

Junto a ella, se incluye un mix de I have not been to Oxford Town, una de las canciones registradas en las sesiones de cierre del álbum. Comenzando como una pista base grabada por el trío de Eno, Alomar y Joey Baron, la canción cuajó cuando llegó Bowie y, habiendo escuchado la base solo una vez, separó cinco pistas para poder registrar sus vocales, escribió un par de líneas en un papel y en media hora ya había grabado todas sus partes.

En la segunda mitad del EP se reserva lo más oscuro de esta aventura: una versión en vivo de A small plot of land, con Bowie acompañado por Garson al piano, tal vez la pieza más espectacular de la camada. De texturas sombrías y explosivas, cabe mencionar que su jazz lúgubre fue versionado pocos meses después de la muerte de Bowie en el mismo 2016 por Donny McCaslin y su banda -los músicos de Blackstar- en el disco Beyond Now. Al cierre se encuentra una versión en vivo de My death, original de Jacques Brel y que fue parte del repertorio de Bowie en los días de Ziggy Stardust, motivado por la versión del intrépido Scott Walker de 1967.

Es interesante que el camaleón eligiera volver a My death en plena gira de 1995. Pues, la última vez que Eno y Bowie habían trabajado juntos en un álbum fue en Lodger (1979), época en la cual ambos habían quedado maravillados por Nite Flights de los Walker Brothers. Tiempo después, la dupla llegó a ofrecerle a Scott Walker producir Climate of hunter (1984), pero no se concretó.

Scott Walker
Scott Walker.

En 1995, Bowie y Eno estaban logrando hacer de Outside el disco que Walker hubiera hecho a continuación. Ambos ignoraban que, en completo silencio, el viejo Scott editaría su surreal Tilt en el mes de mayo, tres meses antes de Outside. Ambas placas parecían coexistir en el mismo territorio sobrenatural. Si bien hasta su muerte Walker siguió avanzando hacia lo desconocido, Bowie nunca cumplió con la promesa del “to be continued…” estampada en el libro del CD de Outside. Bowie, como su alter ego Major Tom (que, curiosamente se menciona en Hallo Spaceboy), nunca retornó a tamaña aventura. Excepto por Blackstar, claro.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


"Respetando su condición, usted no puede exigir su derecho a abortar porque jamás podrá abortar y tampoco puede exigir su derecho a menstruar” le dijo el diputado a la parlamentaria de Comunes.